Astrónomo explica el asombroso fenómeno de la Estrella de Belén que guio a los magos a Jesús

Estrella de Belén
Créditos: Pixy.

Según un astrónomo de un importante centro de investigación en Italia, la Estrella de Belén no es una simple metáfora, realmente existió y pudo haber guiado a los Magos al pesebre en que nació Jesús. ¡Los resultados de sus investigaciones son impresionantes!

Su nombre es Liberto De Caro y es el científico líder del Instituto de Cristalografía del Consejo Nacional de Investigaciones en Bari, Italia. Este investigador no solo afirma que la Estrella de Belén fue real, sino que probablemente fue una conjunción excepcionalmente rara de Júpiter y Venus que brillaba 200 veces más que la estrella más brillante vista desde la Tierra.  

El 21 de diciembre de 2020 ocurrirá un fenómeno parecido pero se trata de la alineación de Júpiter y Saturno. Sin embargo, como en esta oportunidad los planetas estarán diez veces más separados de lo que estaban en aquella oportunidad Júpiter y Venus, no se verán como un único cuerpo celeste. Además, Venus brillaba 100 veces más de lo que brillará Saturno el diciembre de 2020.

La hipótesis de la Estrella de Belén

“Es posible asociar el fenómeno astronómico de la Estrella de Belén con conjunciones planetarias que pueden alinearse lo suficientemente bien como para parecer un solo cuerpo celeste, mucho más brillante en el cielo y móvil con respecto a las estrellas fijas”, dijo Liberto De Caro a National Catholic Register.

“Aunque en principio muchos fenómenos astronómicos diferentes pueden haber atraído la atención de los observatorios de los cielos nocturnos de hace 2.000 años, si de Mateo 2,1 derivamos dos propiedades simples que deberían caracterizar a la Estrella de Belén (suponiendo que fuera un fenómeno astronómico real): el primero es su movimiento con respecto a las estrellas fijas y el segundo que apareció como un solo cuerpo celeste en el cielo, entonces las posibilidades de lo que podría haber sido el cuerpo celeste se reducen considerablemente”, reconoce el astrónomo.

Considerando la evidencia histórica que ubica el nacimiento de Jesús en 1 a.C., más el detalle de la edad de hasta dos años de los niños de Belén asesinados por los soldados de Herodes (ver Mateo 2,16) y relacionando esto último con la otra narración de Mateo -“Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella” (Mateo 2, 7)-; entonces el intervalo temporal en el que se debe buscar un fenómeno astronómico semejante a la Estrella de Belén es desde el 2 a. C. al 1 d. C. 

Y afirma asombrosamente el astrónomo: “De hecho, en el 2 a. C., el 17 de junio para ser precisos, se produjo una conjunción planetaria excepcional entre Júpiter y Venus, tan próximos entre sí que parecían un solo cuerpo celeste”.

“Solo en el año 2 a. C. eran Júpiter y Venus visibles a simple vista como si fueran una sola estrella, por unas dos horas, mientras que antes y después de eso, todavía eran visibles pero separados entre sí”.

La llegada de los magos

Así, el fenómeno astronómico de la Estrella de Belén habría sucedido un 17 de junio de 2 a.C. Pero recordemos que la estrella guio a los Magos a Judea para conocer al Mesías. Habían recibido esta idea del próximo nacimiento del Salvador del contacto que tuvieron con los judíos de la diáspora (comunidades judías en oriente).

Pero esto no debió suceder inmediatamente, explica el astrónomo. Hay que relacionar este dato astronómico con el histórico de la Matanza de los Inocentes, que eran niños de dos años (o menos). Entonces el viaje de los Magos tuvo que haber durado unos dos años desde que vieron la Estrella de Belén.

“Dado que estos fenómenos astronómicos ocurrieron ese año, es posible ubicar la llegada de los Magos a Jerusalén de acuerdo con el nacimiento de Jesús a principios del invierno del 1 a.C., pero después del ritual judío de ofrecer el primogénito varón a Dios, en el Templo, 40 días después de su nacimiento. De hecho, María y José hubieran tenido miedo de ir a Jerusalén, si Herodes el Grande ya hubiera sabido por los Magos sobre el nacimiento del Mesías.”, indica el astrónomo.

¿Qué piensas sobre su teoría de la Estrella de Belén?

Este artículo fue traducido y adaptado de la entrevista realizada por Edward Pentin para National Catholic Register.

[Ver: Así luce hoy el bendito lugar donde nació Jesús]

[Ver: 3 oraciones de santos donde se exalta el santísimo nombre de la Virgen María]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.