“‘Padre, qué hermosa misa la de hoy’, esa frase me molesta”: la lección de un sacerdote

Misa
Créditos: Camilo Ríos Sáez vía Cathopic.

Muchas veces nos ocurre que escuchamos que alguien dice, “a mí me gusta la misa de tal sacerdote” o “qué hermosa misa que se da en aquella parroquia”. El padre Wellington José de Castrode la arquidiócesis de Campo Grande, en Brasil, explica por qué estos pensamientos nos alejan del verdadero sentido de la Misa.

“‘Padre, qué hermosa misa la de hoy’, esa frase me molesta”: la lección de un sacerdote

El padre Wellington José de Castro volvió a compartir un post de Facebook en el que explica porqué “la Misa no es fea o bella, es la renovación del único y perfecto sacrificio redentor. Con eso nos basta!”.

El post comienza diciendo:

′ Padre, qué hermosa misa la de hoy!!”
Esta frase me molesta, confieso Ella puede significar un simple romanticismo, o que un sacerdote agrade más que otros, o que sólo tiene valor si la gente se siente ′′ tocada”, o incluso si estoy de acuerdo con la predicación del sacerdote, si me gustan las canciones, o la voz de aquel cantante; si la decoración estaba de mi agrado, si la casula (espero que todavía la usen! ) era hermosa…

Por supuesto, ni siquiera me atrevería a estar en desacuerdo con que en muchas celebraciones nos podemos sentir molestos si el sonido no es bueno, si el banco no es cómodo, si el lector proclamó mal las lecturas, si el celebrante hizo una homilía larga, agotadora, ideológica, politizada, etc . Eso es verdad!”

Y luego agrega una explicación muy importante:

“Sin embargo, no olvidemos que el protagonista de la Sagrada Liturgia es Jesús, quien ofrece al Padre el don precioso de Si mismo. No es la comunidad la que está en el centro de la Misa; la acción principal no está siendo realizada ni por el sacerdote ni por la asamblea, sino por Jesús. Para participar activamente en la Santa Misa, los fieles deben ser motivados a presenciar lo que pasa en el altar, y no inventar mil cosas diferentes que terminan desviando el foco de toda la acción litúrgica de la Cruz. Y que los ministros ordenados sigan con amor, celo y obediencia las normas litúrgicas.

La Misa no es fea o bella, es la renovación del único y perfecto sacrificio redentor. Con eso nos basta! Siempre!

¿Tú qué piensas?

Síguenos también en:

Telegram
WhatsApp
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: “Escuché una hermosa voz”, el milagro más extraordinario de la Virgen de Lourdes]

[Ver: Los fieles no iban a Misa y el padre los fue a buscar al mercado]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.