4 deliciosas comidas que le debemos a la Iglesia Católica

Comidas
Créditos: The Catholic Talk Show/Divulgação

Que la Iglesia Católica ha influido en sociedades con fe, moral, enseñanzas, instituciones y muchas otras cosas que ya sabemos … pero ¿sabías que también merece crédito por estas increíbles y deliciosas comidas? 

1) café

Se dice que la “cuestión del café” llegó alrededor de 1600, durante el pontificado del Papa Clemente VIII. El café ya era popular en el mundo musulmán y estaba comenzando a encontrar su camino hacia la Europa cristiana.

Pero algunos cristianos, que estaban acostumbrados a beber vino, empezaron a pensar que el café de alguna manera representaba una bebida anticristiana, como una “amarga invención de Satanás”.

Los consejeros le dijeron al pontífice que condenara la bebida y la prohibiera para los católicos. Sin embargo, al Papa no sólo le encantó la bebida, sino que pensó que sería un desperdicio dejarla sólo a los “infieles”. Por supuesto, en poco tiempo se hizo popular.

2) pollo

Puede parecer súper normal hoy en día comer pollo empanizado, frito, hervido, asado y en otras tantas otras comidas. Pero la práctica de alimentarse de ese animal no era tan común en el pasado …

En excavaciones en el sudeste asiático, los arqueólogos descubrieron, al estudiar los huesos de aves que estaban en el suelo, que no tenían una hormona que casi todos los pollos tienen actualmente. No fue hasta el siglo IX que este gen se volvió mucho más común en los pollos. ¿Y qué provocó este cambio?

¡Tenía que ver con los monasterios benedictinos! Debido a la abstinencia de la Iglesia Católica de las prácticas cárnicas, no podían comer “animales de cuatro patas”, pero la medida no se extendía a las aves, que solo tenían dos. Cuando se dieron cuenta de que algunas aves eran menos agresivas, crecieron más y dieron más huevos, empezaron a domesticarlas y hacerlas reproducirse.

Esta “selección natural” hizo que las aves con esta hormona (que se desarrolló mejor) se reprodujeran y se multiplicaran, haciendo que el gen fuera muy común hasta hoy. Y, por supuesto, se volvieron más disponibles y agradables de consumir. Y así, domesticar y alimentar a las gallinas se hizo común, y así que hiceron común entre las comidas.

3) pizza

¿Sabías que el primer registro de entrega de pizzas se hizo para un obispo católico? ¿Y se usó la palabra pizza por primera vez en un documento de una catedral católica?

Los documentos fueron encontrados en los archivos de la Catedral de San Erasmo y Santa Maria Assunta en Gaeta, Italia. Se trataba de un contrato de alquiler entre un duque y el obispo de la época por el uso de un molino dentro del territorio de la iglesia. ¿El más increíble? El alquiler no se pagó en efectivo, sino en… ¡pizza!

Para el uso del equipo de molienda de granos, el duque prometió traer cada año 12 pizzas para el obispo y sus futuros sucesores, además de una paleta de cerdo y algunas gallinas en la fiesta de Pascua. Fue entonces cuando se realizó la primera entrega y el primer lugar donde tenemos noticia de que la pizza se llama así por primera vez y hoy está entre las más popular de las comidas.

4) tocino

De las tres religiones que se originaron en Abraham, solo el cristianismo permite el consumo de carne de cerdo; en el Islam y el judaísmo, no. Y la autorización la dio no solo un Papa, sino el primero de ellos: San Pedro .

En las Sagradas Escrituras (Hechos 10, 9) se narra la visión del apóstol de una toalla que bajaba del cielo con todos los alimentos tradicionalmente prohibidos a los judíos en ese momento (según las leyes del Antiguo Pacto) y una voz le dijo que comiera, pero El se negó. A lo que la voz respondió: “Lo que Dios ha purificado, no te llames impuro” . En otras palabras, en la Nueva Alianza se habían dejado atrás ciertos ritualismos alimentarios de la ley. ¡No hay comidas prohibidas!

Entonces, ¿cuál de estas comidas es tu favorita?

El texto de ha inspirado en un episodio de The Catholic Talk Show.

[Ver: La noche en que un sacerdote conoció a su ángel guardián]

[Ver: ¿Deprimido? 6 formas de garantizar la felicidad, según San Juan Bosco]

Compartir:

Comentarios

comentarios