Religiosa corrió una maratón por los pobres, en plena pandemia y sin salir de su casa

Pandemia
Créditos: El Siglo de Torreón / Youtube

Una religiosa corrió una maratón de 42 kilómetros para recaudar dinero para barrios pobres afectados económicamente por la pandemia. Pero lo más curioso es que lo hizo… ¡sin salir de su casa y desde un sótano!

La hermana Stephanie Balinga está acostumbrada a correr, diariamente realiza ejercicio físico en su localidad. Cada año corre en la Maratón de Chicago, pero en esta ocasión se canceló por el COVID-19.

Por esta razón se le ocurrió una idea original: correr desde su casa con el objetivo de recaudar fondos para los barrios golpeados por la pandemia.

Así fue la maratón de esta religiosa desde su casa en plena pandemia

[Para ver los subtítulos en Español cliquea sobre “subtítulos (c)” y luego en el engranaje de “Configuración”. Allí cliquea sobre “subtítulos”, luego “traducir automáticamente” y elige el idioma].

La hermana comenta que comenzó a correr “cuando tenía nueve años y terminé siendo realmente buena, gané 19 campeonatos, en la escuela fui elegida para postularme a la Universidad de Illinois.

Y luego me lesioné en mi segundo año en la pista, lo que me llevó a la larga historia de convertirme en monja. Esta herida me obligó a revaluar mi vida y a mirar realmente lo que era importante “.

Fue entonces, comenta la religiosa, que “me di cuenta de cuánto Dios me estaba llamando para servirle en Su Iglesia. Y luego vine aquí y comencé a correr la maratón de Chicago el año en que llegué. Y rápidamente esto se convirtió en una gran recaudación de fondos para la misión”.

El aumento de las necesidades por la pandemia

“La misión sirve en un área humilde de West Humboldt Park y nosotras existimos para estar al alcance material y espiritual del vecindario. Ahora, durante el Coronavirus, lo principal esta enorme despensa de alimentos.

Tenemos servicios de oración, programas de comidas calientes. Nuestro vecindario está muy desgarrado por la violencia y la pobreza, así que existimos para intentar llevar a la comunidad a Jesús.

Ser capaces de proveer sus necesidades materiales como lo haría Jesús, y luego ayudarlos. Acercarles a Jesús de todas las formas posibles.

Durante el coronavirus, nuestra despensa de alimentos se ha triplicado. De aproximadamente 225 familias a la semana, a 700 familias. Servimos a todos los que asisten a la despensa entre 50 y 60 libras de comida [ 25 – 30 kg], para que sea comida para un par de semanas.

La idea de correr la maratón desde un sótano

“Hubiéramos tenido 103 personas  corriendo en la maratón de Chicago para apoyar la Misión de Nuestra Señora de los Ángeles, si la competencia no se hubiera cancelado.

Así que en abril estaba tratando de animar al equipo y dije: ‘estoy tan segura de que esta carrera va a suceder que si se cancela voy a correr una maratón en un cinta de correr‘”, cuenta la hermana Stephanie.

“Cancelaron la Maratón. Y había prometido correr una maratón en una cinta de correr; soy un poco terca, así que no voy a retroceder”.

Y así sucedió, la hermana Stephanie corrió la maratón el 23 de agosto de 9.30 a 13 hs para recaudar fondos para la misión y se transmitió por Zoom. ¡Y recaudó 92.000 dólares!

El destino de lo recaudado

“Utilizaremos el dinero para abastecer nuestra despensa de alimentos en rápida expansión, así como para terminar nuestra proyecto de renovación de nuestro centro”, indicó.

“Mi objetivo era solamente poder atravesar con Jesús. Solo sigue y no pares”.

¡Qué historia increíble en esta pandemia! ¿Tú qué piensas?

[Ver: Monjas se suman a un desafío de rap contra el Covid-19 [Video]]

[Ver: “No es un objeto muerto”: el sacerdote que tuvo una experiencia mística de Jesús en la Eucaristía]

Compartir:

Comentarios

comentarios