Cómo la llaga de Cristo nos invita a sanar nuestras heridas: meditación del Papa Francisco

Tomás
Créditos: Wikipedia

Cada 3 de junio celebramos la fiesta de Santo Tomás Apóstol. ¿Sabías que nos habla de la Misericordia de Jesús? El Papa Francisco te lo explica.

Santo Tomás es aquel apóstol que en un comienzo dudó de que Cristo había resucitado. Una semana después, ¿qué hizo Jesús ante la incredulidad? Frente a esta falta de fe, Nuestro Señor se apareció y le mostró su herida.

Entonces Tomás creyó. Pero este episodio nos revela un aspecto emocionante de la Divina Misericordia.

Santo Tomás Apóstol: Meditaciones del Papa Francisco sobre la Divina Misericordia

“Tomás era terco. No había creído ni encontrado la fe, precisamente cuando tocó las heridas del Señor. Una fe que no puede sumergirse en las heridas del Señor no es fe. Una fe que no es capaz de ser misericordiosa, como las heridas del Señor que son un signo de misericordia, no es fe: es una mera idea, es ideología.

Nuestra fe está encarnada en un Dios que se hizo carne, que se convirtió en pecado, que se cubrió de heridas por nosotros. Es por eso que, si queremos creer en serio y tener fe, debemos acercarnos y tocar esa llaga, acariciarla y también inclinar la cabeza y dejar que otros alivien nuestras llagas”.

(Vigilia de oración en la víspera de la fiesta de lo Divino Misericordia, 2.4.2016).

“Jesucristo no se aparece a su pueblo sin heridas; Fue precisamente por sus heridas que Tomás pudo confesar su fe. Estamos invitados a no disimular u ocultar nuestras heridas. Una Iglesia con heridas es capaz de comprender las heridas del mundo actual y asumirlas, sufrirlas, acompañarlas y tratar de sanarlas.

Una Iglesia con heridas no se coloca en el centro, no se considera perfecta, pero coloca en el centro al único que puede curar heridas y que tiene un nombre: Jesucristo”.

(Santiago, Chile, 16.1.2018).

“Entrar en tus heridas significa contemplar el amor sin medida que fluye de tu corazón. Esta es la forma. Significa entender que tu corazón late por mí, por ti, por cada uno de nosotros. (…) Desde el corazón de Tomás, llega la respuesta: ‘Mi Señor y mi Dios!’.

Al entrar hoy, a través de las heridas, en el misterio de Dios, entendemos que la misericordia ya no es una de sus cualidades, entre otras, sino el latir de su corazón. Y luego, como Tomás, ya no vivimos como discípulos vacilantes; devoto, pero vacilante; ¡nosotros también nos hemos enamorado verdaderamente del Señor!”

(Misa dominical de la Divina Misericordia, 8.4.2018).

“El Resucitado es el Crucificado; Y no alguien más. Indeleble en su cuerpo glorioso, trae heridas: heridas que se han convertido en grietas de esperanza. Esperamos que Él sane las heridas de la humanidad atribulada”.

(Mensaje“ Urbi et orbi ”, 12.4.2020).

“Volvamos a los discípulos … Durante la Pasión, habían abandonado al Señor y se sentían culpables. Pero Jesús, al encontrarse con ellos, no les predica un largo sermón. A ellos, que fueron heridos por dentro, les muestran sus heridas. Tomás puede tocarlos y encuentra amor: descubre cuánto Jesús había sufrido por él, que lo había abandonado.

En esas heridas, toca la tierna cercanía a Dios con tu mano. Tomás, que llegó tarde, cuando abraza la misericordia, supera a los otros discípulos: cree no solo en la resurrección, sino también en el amor ilimitado de Dios. Y hace que la profesión de fe sea más simple y hermosa: ‘¡Mi Señor y mi Dios!’ ( Jn 20,28  ).

Esta es la resurrección del discípulo: tiene lugar cuando su humanidad, frágil y herida, entra en la de Jesús. Aquí las dudas se disuelven; aquí Dios se convierte en  mi Dios; aquí comienza a aceptarse nuevamente y a amar su propia vida ”

(Misa dominical de la Divina Misericordia, 19.4.2020).

“Él mismo ofreció sus manos y su costado herido como una forma de resurrección. No oculta ni oculta sus heridas; por el contrario, invita a Tomás a tocar con la mano cómo un costado herido puede ser fuente de vida en abundancia”.

(Carta a los Padres de Roma, 31.5.2020).

¡Santo Tomás, ayúdanos a sanar nuestras heridas en las de Cristo!

Fuente: www.snpcultura.org

[Ver: Consagra tu familia al Sagrado Corazón de Jesús con esta oración]

[Ver: Policía detiene a sacerdote… ¡Para pedirle una bendición!]

Compartir:

Comentarios

comentarios