10 cosas para pensar cuando no puedes recibir la Eucaristía

Eucaristía
Créditos: Pxhere

Desde que diversos países del mundo decretaron la cuarentena por el coronavirus, en muchos países se suspendió obligatoriamente la celebración de la Eucaristía. Esta situación dramática para la vida de un cristiano, por la importancia de la Eucaristía, puede ayudarnos, sin embargo, en nuestro camino de santidad.

En un hermoso artículo escrito para National Catholic Register, Mary C. Tillotson comparte 10 cosas para pensar cuando no puedes ir a misa. Se trata de realidades que deben permitirnos crecer espiritualmente mientras no tengamos acceso a los sacramentos.

1. Recuerda que no tienes derecho a la Eucaristía.

“Dios es generoso al entregarse a nosotros, y la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a sacerdotes generosos que ponen a nuestra disposición la Eucaristía, y es fácil olvidar que no tenemos derecho a ella.

La Eucaristía es un regalo, no un derecho. No importa cuán grande sea nuestro deseo, incluso si no es un deseo egoísta, no siempre podemos tener todo lo que queremos, incluida la Eucaristía”.

2. Tu deseo de la Eucaristía es un deseo bueno y santo, incluso si no puede cumplirse.

“Es difícil estar lejos de alguien que amas tanto y que te ama aún más. Cuando sientas la ausencia de la presencia de Dios en el sacramento, cultiva un deseo de estar en su presencia para siempre en el cielo.

Deja que la ausencia haga crecer tu cariño. Cultiva tus santos deseos y espera con amor el momento en que te reúnas con él en la Eucaristía en la tierra y te unas totalmente con él en el cielo”.

3. Las distancias espaciales no son necesariamente distancias santas.

“Admiramos a muchos santos por su tenacidad, por asumir todo tipo de sufrimiento extra por amor a Dios. Podemos sentir que, para ser contados entre ellos, debemos llegar a Misa independientemente de lo que suceda. Pero debemos recordar que en nuestra propia vida, la tenacidad no necesariamente proviene de la santidad; también puede provenir del orgullo.

Examinemos nuestras conciencias y seamos honestos sobre la fuente de nuestro celo”.

4. Si eres dispensado o eximido de tu obligación, ya no la tienes.

“Si estás enfermo o cuidas niños enfermos, si tu obispo dispensa la diócesis o cancela misas, no tienes la obligación. Si crees que tu obispo se equivocó al dar una dispensa, la dispensación sigue siendo válida y no tienes ninguna obligación. Es bueno y santo desear la Eucaristía y, en general, recibirla con frecuencia. Pero no siempre es lo mejor para nosotros, incluso espiritualmente, asistir a misa cuando no estamos obligados”.

5.  La verdadera fortaleza no pone innecesariamente en riesgo a otras personas.

Si bien muchas personas con sistemas inmunes debilitados debido a la vejez, enfermedad grave o embarazo pueden quedarse en casa después de la misa, no ocurre lo mismo con quienes los cuidan, y tienes la responsabilidad de tener cuidado con la vida de los más vulnerables. Recuerda que tu sacerdote también tiene un sistema inmunológico normal (es decir, imperfecto) y que necesita estar sano si va a proporcionar los sacramentos”.

6. Dios no está obligado por los sacramentos.

“Su promesa de estar presente en los sacramentos de ninguna manera incluye una promesa de estar ausente en otra parte.

Dios está presente de una manera particular en la Eucaristía, pero está presente en todas partes, y siempre puedes unir tu corazón al de él. Si quieres estar cerca de Jesús, ora, ayuna, cultiva la virtud, trabaja en contra de tus hábitos pecaminosos y haz que tu corazón se parezca más al suyo”.

7. Una comunión espiritual es un gran sustituto. 

Una comunión espiritual es una oración en la que expresamos nuestro deseo de estar completamente unidos con Jesús, confiando en que nunca nos abandonará.

8. Muchas personas a lo largo de la historia de la Iglesia se han convertido en santos sin recibir la Sagrada Comunión con frecuencia.

“Santa Teresa de Lisieux escribió: ‘Desde esa Comunión, mi deseo de recibir creció más y más, y obtuve permiso para ir a la Sagrada Comunión en todas las fiestas principales’. Estas palabras fueron escritas por una santa y doctora de la Iglesia.

Si ella pudo crecer en santidad sin comunión frecuente, tú también puedes”.

9. Tomar las precauciones normales, especialmente cuando lo recomiendan los expertos, no implica una falta de confianza en Dios.

Si así fuera, nunca cerraríamos nuestras puertas, recibiríamos atención médica prenatal o programaríamos relojes de alarma. Dios es nuestro Padre todopoderoso, y nos ama. Podemos confiar en que, pase lo que pase, su amor es real, nunca nos abandonará y nos proporcionará una forma de crecer en santidad.

Los milagros suceden, pero son, por definición, una excepción a la norma, y ​​debemos tomar precauciones ordinarias siempre que sea posible”.

10. La oración es poderosa.

“Es supersticioso pensar que si rezas un Rosario mágico, serás inmune automáticamente. Pero Dios es real y él escucha.

Independientemente de si nos enfermamos personalmente e independientemente de nuestro acceso a la misa, confiemos a Dios, sabiendo que su amor infinito por nosotros no se limita a la Eucaristía”.

¡Esperamos que todas estas cosas te ayuden a vivir con mayor santidad tu cuarentena!

[Ver: ¿Cuáles son las 5 “piedras de santidad” según este sacerdote católico?]

[Ver: ¿Por qué Dios permite las enfermedades?]

Compartir:

Comentarios

comentarios