El editor en jefe de EWTN Noruega, Pål Johannes Nes, enfrentaba un gran problema con su equipo de filmación. Desesperado, recurrió a la intercesión de Santa Rita y Madre Angélica, y la respuesta llegó de la mano de los Boy Scouts.

Antes del 15 de agosto, día del lanzamiento oficial de EWTN Noruega, Nes tenía planeado cubrir un gran evento de tres días en honor al patrón de Noruega, San Olaf. Con cinco lugares que filmar, el editor se enfrentaba a un gran problema, su equipo de filmación no podría viajar.

“Estaba completamente solo, teníamos cinco lugares, tres días de filmación intensa y no sabía qué hacer”, indicó a ChurchPOP.com.

Nes señaló que decidió primero filmar a un obispo que anunciaba su nuevo libro, pero “todo salió mal” con el sonido y la producción.

0:00
/
Créditos: Pål Johannes Nes, EWTN Noruega

En ese momento, el editor decidió recurrir a Santa Rita y Madre Angélica en busca de ayuda, y recibió una respuesta inesperada a sus oraciones.

“Entré a la iglesia y me senté. Le dije a Santa Rita y Madre Angélica que necesitaba su ayuda porque esto no funcionaba y nos íbamos a avergonzar ante todo Noruega”, señaló. “Le dije a Madre Angélica: ‘Tienes que enviarme ayuda’”, agregó.

Nes indicó que al salir de la iglesia encontró en el patio “un pelotón de Boy Scouts franceses”. Los 10 jóvenes del grupo San Maximiliano Kolbe ofrecieron su ayuda durante los tres días.

“Pensé: ‘¡Gracias Madre Angélica y gracias Santa Rita!’”, remarcó.

Al preguntar a los Boy Scouts si alguno tenía experiencia usando una cámara, el editor descubrió que uno de los jóvenes era camarógrafo y otro era productor de televisión.

0:00
/
Créditos: Pål Johannes Nes, EWTN Noruega

“Sabían todo sobre sonido y producción”, señaló Nes. “Esa fue una verdadera bendición. Así que, de estar solo en una iglesia, pidiendo ayuda a Madre Angélica y Santa Rita, salí por la puerta, encontré a un productor de televisión francés y a un camarógrafo, y a otras cuatro personas que podrían ayudarme”, agregó.

“Para mí, esto fue un gran milagro y salvó todo el festival de tres días, lo cual habría sido completamente imposible”, continuó.

“El último día, hicimos seis producciones con cámaras en una gran iglesia con dos coros”, indicó. “Si Madre Angélica, Santa Rita y San Maximiliano Kolbe no me hubieran enviado un pelotón de Boy Scouts, no tengo idea de cómo hubiéramos podido lograrlo”, concluyó.

Créditos: Pål Johannes Nes, EWTN Noruega
Comparte