Conoce a la que podría ser la primera santa de la Generación X

por -
Chiara Badano
Créditos: Chiarabadano.org.

La historia de la Beata Chiara Badano es una historia de la victoria del amor sobre el egoísmo y la muerte, de la luz de la fe sobre todas las circunstancias, incluso las más dramáticas.

Chiara nació en Sassello, donde reposa su cuerpo, el 29 de octubre de 1971, después de once años de espera de sus padres, quienes pidieron un regalo a la Virgen María, a la que eran muy devotos.

Chiara Badano, la joven que podría ser la primera santa de la generación X

Chiara vivió una infancia tranquila, rodeada del amor de sus padres y una sólida educación cristiana. Hay un episodio muy bonito que concierne a su vida. A los cuatro años, su madre le ofrece rezar una oración, pero la pequeña Chiara se niega. Al principio la madre piensa en imponérsela pero considera que la libertad es uno de los pilares fundamentales que Dios nos da. Recita la oración al Ángel de Dios y con sorpresa oye a la niña que está detrás de ella repetir sus propias palabras.

Ya en primer grado le escribe al Niño Jesús, no para pedir regalos sino para la curación de su abuela y de todas las personas con problemas de salud.

A los nueve años vive uno de los momentos que marcarán definitivamente su vida espiritual y su encuentro personal con Dios, el del Movimiento de los Focolares, fundado por Chiara Lubich.

Pero Chiara es una chica con una vida normal, ocupada entre el tenis, la natación y la música, pero sobre todo con sus amigas, con las que nunca habla directamente de Dios salvo con su brillante ejemplo de vida. Uno de sus “mantras” era precisamente “dar a Jesús con mi comportamiento”. Sabía bien que el testimonio era la primera puerta para abrir el corazón de las personas.

A los once años se propuso “amar a los que me desagradan” y cada vez que invitaba a almorzar a alguien le repetía a su madre que pusiera la mesa más bonita, porque “hoy viene Jesús a visitarnos“.

En una carta a Chiara Lubich fechada en 1983 escribe sobre cómo ella descubrió en la figura de “Jesús abandonado” a la persona a quien amar de verdad y cómo Él es “la clave de la unión con Dios”. “Comprendí que lo puedo encontrar en la lejanía, en los ateos, y que debo amarlos de una manera muy especial, sin interés”, dijo una vez..

Esta alegría incontenible de la vida encontró un primer obstáculo: debido a un malentendido con un maestro, tuvo que repetir el primer año de secundaria. Es rechazada, pero confía todos estos dolores y amarguras a Jesús, confiando en su diario “que tardó un poco en recuperarse”.

Se enfrenta al nuevo año escolar en una nueva clase y se siente “un poco como Jesús”. Pero ella no se siente abrumada: “Abandonada y llena de alegría, entré al aula”.

El momento más difícil de la enfermedad

Y de pronto un día se sacudió toda su vida: durante un partido de tenis siente un dolor punzante en el hombro. Inicialmente parecía solo una fractura, pero el dolor no desaparece. Tras algunos controles, le diagnosticaron osteosarcoma con metástasis. Un tumor que no deja salida. Después de una primera operación, debe someterse a varios ciclos de quimioterapia y radioterapia.

Un estallido de esperanza la hace creer que puede salir de esa dramática situación. Pero ese no es el caso. Fue entonces cuando Chiara decidió poner toda su vida en las manos de Dios, de hecho, en uno de sus diarios escribió: “Si Jesús lo quiere, yo también lo quiero”. Y continúa en otro: “Debo aprender a confiar en Jesús, a creer en su inmenso amor”.

¿Una visita de la Virgen?

Su cercanía a María también es increíble. Todo sucede durante una de las cirugías inútiles. Chiara sale del quirófano y apenas se despierta le pregunta a su madre quién era esa misteriosa dama que había estado cerca de ella durante toda la operación, que siempre la había cuidado con una sonrisa luminosa y tranquilizadora. Los padres están sorprendidos y sin palabras por las palabras de su hija.

Por cada mechón de cabello que se le cae, exclama: “Por ti, Jesús”. Y durante todo este tiempo en la cama esperando que el cáncer se la lleve, también encuentra tiempo para enviar todos sus ahorros de su último cumpleaños en una misión a África, diciendo: “No lo necesito, lo tengo todo”.

Ofreció todos sus sufrimientos por la salvación del mundo, Chiara “Luce”, como quiso apodar Chiara Lubich, logró dar sentido a su vida también a través de la enfermedad, con la mirada y los ojos fijos en Dios.

Murió a los 18 años, el 7 de octubre de 1990. Fue beatificada en 2010 y podría ser la primera santa de la Generación X.

¡Beata Chiara Badano, ruega por nosotros!

Síguenos también en:

Telegram
WhatsApp
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: Los cuatro pecados que claman al cielo por venganza]

[Ver: Tenía estigmas, fue torturada por la policía de Stalin y podría ser santa]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.