Era protestante, desconfiado se acercó a San José y su vida dio un vuelco

San José
Créditos: Devin Rose / Wikipedia.

Como bautista, no pensé demasiado en San José. En primer lugar, las Escrituras dicen muy poco sobre él, no registran nada de sus palabras reales, y dado que como buen protestante creía que las Escrituras eran la única regla infalible de fe, eso debe significar que San José no era demasiado importante.

Vaya, estaba equivocado, pero no lo sabía en ese momento, y fue a través de un camino sinuoso que nuestro Señor me mostró la grandeza de su padre adoptivo.

Conversión

San José no era lo único que tenía mal acerca de Jesús, pero por la gracia de Dios, tenía poco más de veinte años cuando descubrí la Iglesia Católica y dejé mi iglesia Bautista del Sur por la plenitud de la verdad en el catolicismo.

Me había graduado de la universidad, acababa de comenzar mi carrera e iba a una parroquia en la ciudad cuando conocí a un esposo y padre católico mayor en la misa diaria.

Llegué a conocer a este hombre, el Sr. K, que tenía cinco hijos. Lo observaba en la misa para ver cómo se preocupaba por sus hijos, cómo les enseñaba la fe, para que yo también pudiera aprender a ser un buen padre algún día.

Pureza

El Sr. K me tomó bajo su protección y me enseñó informalmente cómo ser un hombre católico sólido. Le conté que luché con la pureza y un día me dio una tarjeta sagrada con la imagen de San José.

En el reverso de la tarjeta había una oración por la pureza que invocaba la intercesión de San José. Fascinado por esto, comencé a pedirle a San José que orara por mí por pureza. El Sr. K explicó que San José permaneció puro durante toda su vida y fue un poderoso intercesor.

Comencé a aprender más sobre la rica tradición de la Iglesia Católica con respecto a este santo y crecí en aprecio por él. Leí la Exhortación Apostólica del Papa San Juan Pablo II sobre San José, llamada Redemptoris Custos (Guardián del Redentor). ¡Resulta que había mucho más en este santo silencioso de lo que jamás había imaginado!

En mi estudio, descubrí una ayuda espiritual adicional para la pureza: el Cordón de San José. Este cordón es una simple cuerda con nudos que se coloca alrededor de la cintura, debajo de la ropa para que no se vea.

Un sacerdote lo bendice y, a través de oraciones regulares y devoción a San José, Dios concede al portador las gracias para ser un hombre virtuoso.

San José estaba creciendo en mi corazón y en mi vida, y estaba viendo los frutos de ello.

Noviazgo

Creí que Dios me estaba llamando al matrimonio, y tuve la bendición de conocer a una joven católica, con quien comencé un noviazgo.

Por primera vez en mi vida, estaba tratando de tener una relación a la manera de Dios y no a la mía. Esta joven tenía una devoción por la Sagrada Familia de Jesús, María y José, y compartió conmigo la imagen completa de cómo nuestro Señor unió a la Sagrada Familia.

Me di cuenta de cuánto quería ser como este enorme santo: fiel, puro, fuerte, santo. Él personificó lo que significaba ser un esposo y padre piadoso.

A través de su estrecha relación con Nuestra Señora y Jesús, se elevó a alturas de santidad con las que solo podía soñar; sin embargo, Dios me lo dio como padre espiritual y patrón.

Fue en ese momento que supe que mi cumpleaños coincidía con la festividad de San José, el 19 de marzo. Este descubrimiento fue un regalo secreto que nuestro Señor había planeado que yo lo averiguara un día, cuando estuviera listo.

Matrimonio

El noviazgo que había tenido con la joven no condujo en última instancia al compromiso, pero había aprendido mucho sobre qué tipo de hombre quería ser para mi futura esposa.

Descubrí novenas durante este tiempo y comencé a rezar la Novena de San José por la intención de encontrarme con mi cónyuge.

No sucedió de inmediato, nuestro Señor sabía cuánto tiempo me tomaría estar lista, pero unos años más tarde, mientras estaba en medio de la novena a San José, conocí a Catalina, quien se convertiría en mi esposa.

Para mi deleite, mientras pasábamos de la amistad al noviazgo al compromiso, ella compartió conmigo que, debido a situaciones difíciles en su propia educación, había tomado a San José como su padre espiritual, donde su propio padre se había quedado corto.

A lo largo de nuestra relación, ella vio mi devoción a este santo y para ella era la marca del hombre con el que quería casarse. San José volvió a pasar sin que yo me diera cuenta.

Mecenazgo

A lo largo de los siglos, la Iglesia ha revelado todo el alcance de la grandeza de San José. Este santo silencioso de la Biblia ahora es reconocido como el patrón de innumerables causas, personas y lugares, que incluyen: esposos y padres, la Iglesia Universal, los niños por nacer, los inmigrantes, los trabajadores, el empleo, contra la duda y la vacilación, y de una muerte feliz. .

San José murió de la manera más feliz, en los brazos de Jesús y María, por lo que es el santo patrón de una muerte feliz y cada vez que escucho que alguien ha muerto, le pido a San José que ore por ellos.

¿Cómo conocer por ti mismo a este santo o profundizar tu relación con él? ¿Por qué no empezar con una novena de nueve días a San José ? La fecha tradicional comienza el 10 de marzo y conduce a su fiesta.

¡Te garantizo que no te arrepentirás!

Este artículo fue escrito originalmente por Devin Rose para ChurchPOP.

[Ver: Los cuatro pecados que claman al cielo por venganza]

[Ver: Cuando un filósofo ateo escribió desde un campo de concentración lo más hermoso de la Navidad]

Compartir:

Comentarios

comentarios