Papa Francisco: “Si no nos preocupamos los unos de los otros, no podremos curar el mundo”

Papa
Créditos: Vatican News

En su Audiencia General, el Papa Francisco habló sobre cómo la pandemia revela profundos problemas sociales preexistentes . Además nos invita, a la luz del Evangelio, a reconocer y ayudar a las personas que más sufren y a vivir en comunión.

Papa Francisco: “Si no nos preocupamos los unos de los otros, no podremos curar el mundo”

El Sumo Pontífice afirmó que “si no nos preocupamos los unos de los otros, empezando por los últimos, de aquellos que están más afectados, incluso de la creación, no podremos curar el mundo”.

La pandemia reveló “el compromiso de tantas personas que en estos meses están dando muestra del amor humano y cristiano hacia el prójimo, dedicándose a los enfermos incluso poniendo en riesgo la propia salud“.

Sin embargo, “el coronavirus no es la única enfermedad a combatir, sino que la pandemia ha sacado a la luz patologías sociales más amplias“.

Una de ellas es la visión distorsionada de la persona, una mirada que ignora su dignidad y su carácter relacional. En ocasiones miramos a los demás como objetos de usar y tirar. En realidad, este tipo de mirada nos ciega y fomenta una cultura del descarte individualista y agresiva que transforma al ser humano en un bien de consumo”.

Además, el Papa Francisco insistió en que “a la luz de la fe sabemos que Dios mira al hombre y a la mujer de otra manera. Él no nos ha creado como objetos, sino como personas amadas y capaces de amar, a su imagen y semejanza”.

“Nos ha dotado de una dignidad única, invitándonos a vivir en comunión con Él, con nuestras hermanas y nuestros hermanos, en el respeto de toda la creación. En comunión, en armonía. La creación es una armonía en la cual estamos llamados a vivir”.

Por último, nos invitó a pedir a Dios “que nos de ojos atentos a los hermanos y hermanas, especialmente a aquellos que sufren. Como discípulos de Jesús no queremos ser indiferentes ni individualistas. Dos malas actitudes contra la armonía. Indiferente: miro para otro lado. Individualista: solo para mí, mirar solo a mi interés”

Y concluyó: “La armonía creada por Dios te pide mirar a los demás, las necesidades de los demás, los problemas de los demás, estar en comunión”. “La armonía te lleva a reconocer la dignidad humana, el hombre al centro”.

[Ver: ¿Por qué hoy alguien quiere ser sacerdote? La conmovedora homilía en la ordenación de nuevos párrocos]

[Ver: La curiosa visita a un sacerdote cada vez que realiza la adoración eucarística]

Compartir:

Comentarios

comentarios