Era un médico abortista hasta que Santo Tomás de Aquino se le apareció en un sueño

Médico abortista
Créditos: CatholicRadioTVNet, YouTube / Lawrence OP, Flickr

¡Esta historia de conversión de un médico abortista es asombrosa! El diario español “La Razón” publicó hace unos años un artículo sobre la conversión pro-vida de un ex “defensor del aborto”. Stojan Adasevic, quien realizó 48,000 abortos, a veces hasta 35 por día, ahora es el líder pro vida más importante en Serbia, después de 26 años como el médico de abortos más reconocido del país.

La asombrosa conversión de un médico abortista gracias a Santo Tomás de Aquino

“Los libros de texto médicos del régimen comunista decían que el aborto era simplemente la eliminación de una gota de tejido”, informó el periódico. “Los ultrasonidos que permiten ver al feto no llegaron hasta los años 80, pero no cambiaron su opinión. Sin embargo, comenzó a tener pesadillas “.

Al describir su conversión, Adasevic “soñó con un hermoso campo lleno de niños y jóvenes que jugaban y reían, de 4 a 24 años de edad, pero que huyeron de él con miedoUn hombre vestido con un hábito blanco y negro lo miró en silencio. El sueño se repetía cada noche y él se despertaba sudando frío.

Una noche le preguntó al hombre de blanco y negro quién era. “Mi nombre es Tomás de Aquino“, respondió el hombre en su sueño. Médico abortista, educado en escuelas comunistas, nunca había oído hablar del santo genio dominicano. No reconoció el nombre.

“¿Por qué no me preguntas quiénes son estos niños?” Santo Tomás le preguntó a Adasevic en su sueño.

Ellos son los que mataste con tus abortos“, le dijo Santo Tomás.

“Adasevic se despertó asombrado y decidió no realizar más abortos”, dijo el artículo.

“Ese mismo día, un primo vino al hospital con su novia embarazada de cuatro meses, que quería recibir su noveno aborto, algo bastante frecuente en los países del bloque soviético. El doctor estuvo de acuerdo. En lugar de extraer el feto pieza por pieza, decidió cortarlo y eliminarlo como una masa. Sin embargo, el corazón del bebé salió latiendo aún. Adasevic se dio cuenta entonces de que había matado a un ser humano“.

Después de esta experiencia, Adasevic, que hasta ese momento había sido un médico abortista, “le dijo al hospital que ya no realizaría abortos. Nunca antes un médico en la Yugoslavia comunista se negó a hacerlo. Redujeron su salario a la mitad, despidieron a su hija de su trabajo y no permitieron que su hijo ingresara a la universidad ”.

Después de años de presión y a punto de rendirse, tuvo otro sueño sobre Santo Tomás.

Eres mi buen amigo, sigue adelante“, le dijo el hombre de blanco y negro. Adasevic se involucró en el movimiento pro-vida y logró que la televisión yugoslava transmitiera la película ‘El grito silencioso’, del doctor Bernard Nathanson, dos veces ”.

Adasevic ha contado su historia en revistas y periódicos en toda Europa del Este. Regresó a la fe ortodoxa de su infancia y estudió los escritos de Santo Tomás de Aquino.

“Influenciado por Aristóteles, Santo Tomás escribió que la vida humana comienza cuarenta días después de la fertilización“, escribió Adasevic en un artículo. La Razón comentó que Adasevic “sugiere que tal vez el santo quería hacer las paces por ese error“. Hoy el médico serbio continúa luchando por la vida de los no nacidos.

Aquí puedes ver un video de esta increíble historia

Publicado originalmente en Catholic News Agency.

[Ver: ¿Milagro en cuarentena?: un pueblo experimentó curiosos sucesos en la transmisión de una misa]

[Ver: Ateo en silla de ruedas, a días de morir, decide bautizarse]

Compartir:

Comentarios

comentarios