La misteriosa historia de cómo Santa Faustina “desafió” a una hostia voladora

Hostia
Créditos: Public Domain, Wikipedia / pilot_micha, Flickr, CC BY-NC 2.0

Esta es la historia de un milagro eucarístico único y misterioso que experimentó Santa Fautisna de Kowalska con una hostia voladora.

Santa Faustina fue una de las grandes místicas del siglo XX, y registró sus increíbles experiencias sobrenaturales regulares en su diario . En un pasaje que data de fines de la década de 1920, ella comparte una serie de historias fascinantes sobre sus encuentros personales con Jesucristo, tanto en apariciones como en la Eucaristía. Se destaca una historia increíble que tuvo lugar mientras rezaba en la capilla de su convento.

La hostia que voló y la curiosa acción de Santa Faustina

“Un día Jesús me dijo: ‘Voy a salir de esta casa’“, dice el diario. “Porque hay cosas aquí que me desagradan“. ( Diario , 44ff)

Entonces sucedió algo extraño: ¡la Eucaristía dejó el tabernáculo sola y voló hacia ella! “Y la Hostia salió del tabernáculo y se posó en mi mano …”

Si fuera usted, ¿qué haría en esta situación? La Santísima Eucaristía, que es el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Cristo, comenzó a moverse milagrosamente por la habitación y aterrizó en tu mano . ¿Estarías asustado? ¿Confuso? ¿Te congelarías?

Bueno, así es como respondió la santa: “Yo, con alegría, lo volví a colocar en el tabernáculo“.

Pero la Eucaristía siguió moviéndose. “Esto se repitió por segunda vez, e hice lo mismo. A pesar de esto, sucedió por tercera vez … ”

Después de la tercera vez, sin embargo, sucedió algo nuevo: ” … la hostia se transformó en el Señor Jesús vivo , quien me dijo: ‘¡No me quedaré aquí más tiempo!‘”

Ahora, Jesús le ha dicho dos veces  que quiere irse, y ella lo ha impedido varias veces. Después de esta segunda declaración, ¿no crees que un santo cedería?

¡No este santo! Ella le dijo con confianza a Nuestro Señor que simplemente no lo dejaría salir del convento. Ella explica:

“Ante esto, un amor poderoso por Jesús surgió en mi alma, le respondí: ‘¡Y yo, no te dejaré salir de esta casa, Jesús! Y nuevamente Jesús desapareció mientras la hostia permaneció en mis manos. Una vez más lo puse de nuevo en el cáliz y lo cerré en el tabernáculo ”.

Esta vez, fue Jesús quien cedió. “Y Jesús se quedó con nosotros“.

Pero la monja polaca no lo dejó así. Jesús había dicho que quería irse debido a “cosas aquí que me desagradan”. Entonces, de una manera muy santa, se encargó de tratar de reparar los problemas: “Me comprometí a hacer tres días de adoración a modo de reparación“.

Y eso es todo lo que dice sobre el encuentro. ¡Qué increíble historia de un encuentro maravillosamente personal e íntimo con Nuestro Señor!

Santa Faustina, ¡ruega por nosotros!

[Ver: La asombrosa visión sobrenatural de la Santa Misa de un sacerdote jesuita]

[Ver: Las preguntas que ningún evangélico puede contestar sin reconocer a la Iglesia]

Compartir:

Comentarios

comentarios