El poder espiritual de las apariciones de Nuestra Señora: cómo los mensajes de María pueden guiarte en esta Cuaresma

Nuestra Señora
Créditos: Wikimedia Commons

La Virgen María, Nuestra Señora, es una excelente compañera durante el tiempo de Cuaresma, especialmente sus mensajes y apariciones. A lo largo de este tiempo, muchas personas profundizan su vida de oración con prácticas y devociones espirituales.

Algunos optan por rezar el rosario a diario. Otros rezan las Estaciones de la Cruz. Algunos incluso pueden cantar el Stabat Mater en el camino.

La oración, la penitencia y la limosna son los tres pilares de este tiempo de preparación. En las apariciones aprobadas de Nuestra Señora, ella nos dirige a estos pilares y nos anima a vivirlos.

En el pueblo de Beauraing en Bélgica, Nuestra Señora se apareció a cinco niños. Ella les dijo a los pequeños que “oren, oren mucho, oren siempre”.

En otras apariciones, Nuestra Señora les dijo a los videntes por qué o por quién deberían orar.

En Fátima, pidió que rezaran el rosario por la paz en el mundo. En Champion, Wisconsin, solicitó que ofrecieran su santa comunión para la conversión de los pecadores.

Nuestra Señora no solo nos dijo por quién o por qué orar, sino que solicitó diferentes métodos de oración. María nos anima a ser más orantes, así como intercesores por los demás.

Nuestra observancia cuaresmal también enfatiza la penitencia. Nuestra Señora también solicitó esto en sus apariciones.

A Santa Bernadette en Lourdes le dijo: “penitencia, penitencia, penitencia”.

En Fátima, les dijo a los tres niños que ofrecieran sus pequeños sacrificios por amor a Dios y a la Inmaculada en reparación por el pecado y la conversión de los pecadores.

Ayunamos y hacemos actos de abnegación a lo largo de la Cuaresma. Asegúrate de ofrecer estos sacrificios a Dios como una oración. Mientras lo haces, María te acompañará en tu viaje de Cuaresma, porque nos anima a hacer penitencias.

El tercer elemento de la Cuaresma es dar limosna en nuestro cuidado y apoyo a los pobres.

En el Magníficat de María, rezamos para que Dios “arroje a los poderosos de sus tronos y eleve a los humildes”. María tiene un lugar especial en su oración y corazón por los pobres.

Los videntes de las apariciones de Nuestra Señora vinieron de familias pobres. La familia de Santa Bernadette era increíblemente pobre. En Lourdes, los enfermos y los pobres en salud vienen y rezan por la curación.

En 1933, cuando María se le apareció a Mariette Beco en Banneux, Bélgica, le dijo a la niña que era la “Virgen de los Pobres”.

Durante esta temporada de limosnas, viajamos con una mujer que se identifica con los pobres, y permitimos que aquellos que son pobres financiera, física, espiritual o emocionalmente, recurran a su intercesión materna.

A lo largo de tu viaje de Cuaresma, considera hacerlo en oración con la Santísima Virgen. Y si lo deseas, escucha las palabras de Nuestra Señora, de sus apariciones aprobadas, y permite que guíen tu vida, no solo durante la Cuaresma, sino por el resto de tus años.

Haz tu viaje de Cuaresma con la Madre María adquiriendo el libro de Sophia Institute Press.

[Ver: 3 hermosas oraciones al Sagrado Corazón de Jesús que todo católico debe saber]

[Ver: ¿Una monja estuvo en dos lugares al mismo tiempo en el siglo XVII?]

Compartir:

Comentarios

comentarios