¿Tatuajes católicos? La particular experiencia de una devota

Tatuajes
Créditos: Pxfuel / Theresa Zoe Williams.

El uso de tatuajes entre creyentes es un tema controvertido, más aún cuando no existe pronunciamento oficial de la Iglesia al respecto.

En un artículo escrito para National Catholic Register, Jonathan Liedl cuenta la particular experiencia de una joven católica que dice poder compatibilizar su fe con el uso de tatuajes devocionales.

¿Tatuajes católicos? La particular experiencia de una devota

Según una encuesta de Ipsos, el 40% de los jóvenes de entre 18 y 34 años tienen al menos un tatuaje y la tasa nacional [en Estados Unidos] de los que tienen tatuajes aumentó en un 21% entre 2012 y 2019. Los católicos practicantes son sin duda parte de este cambio.

Algunos pueden encontrar este hecho preocupante. Después de todo, los tatuajes, las perforaciones y similares se han asociado durante mucho tiempo con subculturas anti-establishment. Algunos podrían preguntar: ¿los católicos no promueven los mismos valores desviados que subyacen a estos estilos de vida subversivos?

Theresa Zoe Williams, en Punk Rock Catholicism, dice que los tatuajes y los piercings se han vuelto populares en las últimas décadas, por lo que deben verse en un nuevo contexto cultural. Williams especifica al Register que la gente hoy en día se pinta el cuerpo porque sus tatuajes “dan una representación hermosa y fácilmente transportable” de aspectos importantes de su vida. Estos tatuajes no se eligen arbitrariamente, por lo general tienen un profundo significado personal y espiritual para la persona que los usa.

Enseñanza católica

El Magisterio no dice nada explícitamente sobre tatuajes o piercings. La práctica está estrictamente prohibida ni se considera intrínsecamente mala. En cuanto a los tatuajes, algunos se refieren a Levítico 19:28, que dice: “No harás grabados corporales para una persona fallecida, ni tampoco marcas de tatuajes. Yo soy el Señor ”. Pero esta prohibición pertenecía a las culturas paganas que tatuaban los nombres de los muertos como parte de su práctica religiosa, y no debe interpretarse como una condena de los tatuajes en general. Es parte de la ley que incluía prohibiciones de comer cerdo y afeitarse la barba. Estas prácticas fueron derogadas con la venida de Cristo.

El discernimiento es necesario

No es sorprendente que diferentes referentes católicos lleguen a conclusiones diferentes. El padre Chad Ripperge sostiene que los tatuajes son impúdicos y “un pecado contra la justicia” porque mutilan el cuerpo, mientras que el apologista católico Jimmy Akins concluye que, “desde el punto de vista moral, no hay ninguna razón por la que no se pueda colorear la piel, que es lo que equivale a un tatuaje”.

Dos célebres exorcistas como Gabriele Amorth y el padre José Antonio Fortea también tenían visiones opuestas respecto a los tatuajes. 

Podría ser útil preguntarnos, si estamos considerando hacernos un tatuaje, “sería apropiado para mí pintarlo permanentemente en el altar mayor de la Basílica de San Pedro”, sugiere Brugger, aplicando la instrucción de San Pablo: Nuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo.

¿Cómo tomar la decisión?

Si estás pensando en hacerte un tatuaje, Theresa Zoe Williams tiene un consejo: primero “pruébalo”. Como se explica en Punk Rock Catholicism, la autora primero sugiere reflexionar sobre un aspecto de la fe que es fundamental para su devoción y orar sobre cómo podría incorporarse a su cuerpo. Luego, sugiere usar un rotulador lavable para hacer el dibujo, dejarlo allí durante una semana y luego orar por la experiencia antes de hacer un compromiso permanente.

¿Tú qué piensas al respecto? ¡Cuéntanos!

Este artículo fue traducido y adaptado de National Catholic Register.

Síguenos también en:

Telegram
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: Ex pastora protestante revela cómo la Eucaristía la llevó al catolicismo]

[Ver: Exorcista explica por qué el demonio detesta tanto las campanas]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.