Ya estamos en el cuarto día de la novena a San José

Cuarto día de la novena a San José
Créditos: Wikimedia Commons.

Faltan 6 días para celebrar la Fiesta del padre adoptivo de Jesús, ¡Ya puedes comenzar a rezar el cuarto día de la novena a San José!

El 10 de marzo comenzamos con la novena a San José. Esta fiesta será única porque el Papa Francisco encomendó el año a este enorme santo Patrono de la Iglesia Universal. Junto con la proclamación, el Sumo Pontífice estableció múltiples formas de obtener indulgencias en su honor.

Santa Teresita de Jesús dijo una vez: “A otros santos parece les dio el Señor gracia para socorrer en una necesidad; el Glorioso San José, tengo experiencia, que socorre en todas. Sólo pido por amor de Dios que lo pruebe quien no creyere y verá por experiencia cuan gran bien es recomendarse a ese glorioso Patriarca y tenerle devoción”.

Ya puedes rezar el cuarto día de la novena a San José

Día cuatro: siervo fiel

San José, viviste con un propósito: ser el servidor personal de Jesucristo, el Verbo hecho carne. Tu noble nacimiento y ascendencia, las gracias y los dones, tan generosamente derramados sobre ti por Dios, todo esto fue tuyo para servir mejor a nuestro Señor. 

Cada pensamiento, palabra y acción tuya fue un homenaje al amor y la gloria del Verbo Encarnado. Cumpliste con la mayor fidelidad el papel de un siervo bueno y fiel que cuidó de la Casa de Dios.

¡Cuán perfecta fue tu obediencia! Tu posición en la Sagrada Familia te obligaba a mandar, pero además de ser el padre adoptivo de Jesús, también eras Su discípulo. Durante casi treinta años, viste al Dios-Hombre mostrar una obediencia simple y rápida, y llegaste a amarlo y practicarlo perfectamente tú mismo. Sin excepción, te sometiste a Dios, a los gobernantes civiles y a la voz de tu conciencia.

Cuando Dios envió un ángel para decirte que cuidaras de María, obedeciste a pesar del misterio que rodeaba su maternidad. Cuando le dijeron que huyera a Egipto en condiciones dolorosas, obedeció sin la menor palabra de queja. Cuando Dios te aconsejó en un sueño que regresaras a Nazaret, obedeciste. En cada situación, tu obediencia fue tan simple como tu fe, tan humilde como tu corazón, tan rápida como tu amor. No descuidó nada; tomó cada comando.

Tenías la virtud de la perfecta dedicación, lo que caracteriza a un buen sirviente. Cada momento de tu vida estuvo consagrado al servicio de nuestro Señor: sueño, descanso, trabajo, dolor. Fiel a tus deberes, sacrificaste todo desinteresadamente, incluso con alegría. Habrías sacrificado incluso la felicidad de estar con María. El descanso y la tranquilidad de Nazaret fueron sacrificados en cumplimiento del deber. 

Toda tu vida fue una entrega generosa, hasta el punto de estar dispuesto a morir en prueba de tu amor por Jesús y María. Con verdadera abnegación, trabajaste sin elogios ni recompensas.

Pero Dios quería que, en cierto sentido, fuera un cooperador en la redención del mundo. Te confió el cuidado de nutrir y defender al Divino Niño. Quería que fueras pobre y sufrieras porque te destinó a ser el padre adoptivo de Su Hijo, que vino al mundo para salvar a los hombres por Sus sufrimientos y muerte, y tú debías compartir Su sufrimiento. ¡En todas estas importantes tareas, el Padre Celestial siempre te encontró un siervo fiel!

San José, agradezco a Dios por tu privilegio de ser su fiel servidor. Como muestra de su propia gratitud a Dios, obtenga para mí la gracia de ser un fiel siervo de Dios como lo fue usted. Ayúdame a compartir, como tú, la perfecta obediencia de Jesús, que no vino a hacer Su Voluntad, sino la Voluntad de Su Padre; a confiar en la Providencia de Dios, sabiendo que si hago Su Voluntad, Él proveerá para todas mis necesidades de alma y cuerpo; estar tranquilo en mis pruebas y dejar que nuestro Señor me libere de ellas cuando le plazca. Y ayúdame a imitar tu generosidad, porque no puede haber mayor recompensa aquí en la tierra que el gozo y el honor de ser un fiel siervo de Dios.

San José, yo, tu indigno hijo, te saludo. Eres el fiel protector e intercesor de todos los que te aman y veneran. Sabes que tengo una confianza especial en ti y que, después de Jesús y María, pongo toda mi esperanza de salvación en ti, porque eres especialmente poderoso ante Dios y nunca abandonarás a tus fieles servidores. 

Por eso te invoco humildemente y me encomiendo, con todos los que me son queridos y todos los que me pertenecen, a tu intercesión. Te ruego, por tu amor a Jesús y María, que no me abandones durante la vida y me asistas en la hora de mi muerte.

Glorioso San José, Esposo de la Virgen Inmaculada, consígueme una mente pura, humilde, caritativa y perfecta resignación a la Divina Voluntad. Sé mi guía, mi padre y mi modelo en la vida para que pueda merecer morir como tú en los brazos de Jesús y María.

Amado San José, fiel seguidor de Jesucristo, elevo mi corazón a ti para implorar tu poderosa intercesión para obtener del Divino Corazón de Jesús todas las gracias necesarias para mi bienestar espiritual y temporal, particularmente la gracia de una muerte feliz, y la gracia especial ahora imploro:

(Mencione su solicitud).

Guardián del Verbo Encarnado, confío en que sus oraciones en mi favor serán escuchadas con gracia ante el trono de Dios. Amén.

RECUERDA
Recuerda, pura esposa de María, siempre Virgen, mi protector amoroso, San José, que nadie jamás acudió a tu protección ni pidió tu ayuda sin obtener alivio. Confiado, por tanto, en tu bondad, me presento ante ti y te imploro humildemente. No desprecies mis peticiones, padre adoptivo del Redentor, pero recíbelas con bondad. Amén.

¡Ya puedes comenzar a rezar el cuarto día de la novena a San José!

Esta oración traducida y adaptada de EWTN.

[Ver: Entrega tu trabajo cotidiano a Dios con esta hermosa oración a San José]

[Ver: Cuando un filósofo ateo escribió desde un campo de concentración lo más hermoso de la Navidad]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.