Cómo este carmelita escapó de soldados musulmanes cantando alabanzas a Cristo

Carmelita
Créditos: catolicnewsagency, YouTube / Wikipedia

Como un pelirrojo alto y larguirucho nacido y criado en Colorado, el hermano carmelita David Johnson de 34 años definitivamente se destacaba en Siria, el país del Medio Oriente donde sirve con el Monasterio Carmelita Persa de Santiago en Qara.

Originalmente arribó como estudiante para estudiar el idioma, pero decidió quedarse después de enamorarse del país y sentir el llamado de Dios a la vida religiosa allí.

Ese amor por el lenguaje y por Dios algún día salvaría la vida del hermano Johnson. En un reciente desayuno de oración en Denver, el hermano Johnson recordó la historia del lunes de Pascua, hace ocho años.

Estaba en la torre del monasterio y, de manera típica y amistosa en Colorado, saludó a algunos militares sirios que vio en las colinas a lo lejos.

“Ni siquiera sabía que había cristianos en el Medio Oriente cuando me mudé allí, pero hay dos millones de ellos”. – Hermano David Johnson en una entrevista a CNA

Inmediatamente el ejército comenzó a sospechar y dirigió su convoy hacia el monasterio. Cuando llegaron, exigieron saber quién los saludó con la mano y secuestraron al hermano carmelita cuando descubrieron que era estadounidense y lo consideraron un espía.

“Dijeron qué está haciendo aquí, probablemente solo está jugando como si fuera un monje”, dijo el hermano Johnson a CNA.

Sus hermanos inmediatamente comenzaron a rezar.

“Mi comunidad, en lugar de entrar en pánico, inmediatamente fueron a la iglesia, comenzaron la liturgia, comenzaron a rezar, comenzaron la misa“, dijo, “y yo estaba en las manos de Dios, no sentí miedo”.

Extrañamente en paz, incluso alegre, el hermano Johnson comenzó a cantar canciones de la resurrección de Jesús a sus captores en su idioma nativo. Al principio se sorprendieron, pero luego el hermano Johnson se dio cuenta de que sus corazones se estaban ablandando.

“Dijeron ‘Nunca había escuchado eso antes, por qué no cantas eso otra vez’“, recordó el hermano Johnson que dijo uno de los soldados. “Así que canté nuevamente, ‘Cristo ha resucitado de entre los muertos, pisoteando muerte por muerte, y sobre aquellos en las tumbas que otorgan vida‘”.

Los soldados comenzaron a reír y aplaudir, y decidieron que lo llevarían al monasterio ileso. Pero primero, tuvieron que mostrarles a sus amigos el hermano estadounidense cantante.

“Abrieron las puertas (a su campamento) y me hicieron cantar estas canciones de la resurrección a una multitud de soldados, ¡y todos estaban aplaudiendo! 

¡Pensé que estaba soñando! ¡Pensé que había entrado en una realidad alternativa!” Dijo el hermano Johnson.

Si bien el hermano carmelita Johnson está seguro de que su habilidad para hablar en el idioma nativo del soldado ayudó en su liberación inmediata, dijo que está convencido de que las oraciones de sus hermanos y el nombre de Jesús en las canciones que cantó fue lo que le salvó la vida ese día

Es por eso que su consejo a todos los que están preocupados por los terroristas islámicos en el Medio Oriente es rezar.

“Reza, reza, reza”, dijo, “y pon toda tu confianza en su sabiduría”.

Publicado originalmente en Catholic News Agency

[Ver: ¿Es posible que me hagan un maleficio? Lo que todo católico debe saber]

[Ver: 5 razones por las que los laicos deberían saber rezar la Liturgia de las Horas]

Compartir:

Comentarios

comentarios