Papa Francisco en Tailandia: ¿Quién fue el primer beato de este país?

Padre Nicholas Bunkerd Kitbamrung

El Papa Francisco se encuentra de visita en Asia, específicamente, en Bangkok, Tailandia, desde la madrugada del 20 de noviembre hasta el 23 del mismo mes. Su viaje recorrerá las diferentes realidades de este país. 

Su visita pone a Tailandia en el mapa para muchos, pues son pocos los que conocen la historia o la actualidad de la Iglesia Catolica en este país. Quizás una de las preguntas que se nos ocurre es: ¿Tailandia tiene algún santo o beato? 

Nicolás Bunkerd Kitbamrung: primer beato de Tailandia

Nació el 28 de febrero de 1895 en el distrito de Nakhon Chaisri, en la provincia de Nakkon Pathon, Tailandia. Era de una familia católica, fue bautizado con el nombre de Benedicto, pero por alguna razón siempre lo llamaban Nicolás desde niño. 

A los trece años, expresó su deseo de ser sacerdote y fue admitido en el seminario menor de Bang Xang, donde permaneció hasta 1920. Luego se mudó al Seminario Mayor de Pinang, Malasia.

Fue ordenado sacerdote el 24 de enero de 1926 y fue asignado a la ciudad de Bang Nokkuek. Cuando los salesianos llegaron, dirigida por el padre italiano Gaetano Pasotti, el padre Nicolás se dedicó a ayudarles enseñándoles el idioma local a los nuevos misioneros.

En 1930 fue enviado a la parte norte de Tailandia, donde los católicos habían abandonado la fe. La misión pastoral fue difícil porque las aldeas estaban ubicadas en zonas montañosas y de difícil acceso.

Dedicación apostólica 

Durante siete años, el Padre Nicolás fue de casa en casa para alimentar la fe de los cristianos abandonados y, pacientemente, los invitó a regresar a la práctica religiosa en la Iglesia. En ese momento, demostró su extraordinario carácter apostólico, su espíritu de sacrificio y su generosa dedicación.

Era conocido por su mansedumbre, buena voluntad, una vida piadosa de muchas oraciones, devoción a la Eucaristía y a la Virgen María. Le preocupaba especialmente la catequesis de los niños, que inculcó en la piedad y de la que dio a luz muchas vocaciones sacerdotales.

La guerra Francoindochina 

En este período de gran fervor católico que despertó, estalló la guerra franco-indochina (1940-1941) que involucró a la propia Tailandia y, como de costumbre, los misioneros y sacerdotes de la religión europea considerada pagaron las consecuencias.

El padre Nicolás fue acusado de espionaje a favor de los franceses, solo porque hizo sonar las campanas del pueblo donde se encontraba para llamar a la Misa. Luego fue arrestado el 12 de enero de 1941 y llevado a la prisión del distrito; después de 40 días, fue transferido al ejército en Bangkok.

Aquí fue juzgado y sentenciado a quince años de prisión; su arresto y posterior sentencia a prisión, fue solo una consecuencia del odio por la fe de los católicos y, en particular, de los sacerdotes, especialmente si eran locales.

Tuberculosis 

Aun así, él continuó su ministerio sacerdotal dentro de la prisión, consolando, catequizando y bautizando a sus compañeros enfermos, y por lo tanto fue transferido a la sección de pacientes con tuberculosis. Se sospecha que la intención de los guardias es que contraiga dicha enfermedad.

Y así sucedió, contrajo tuberculosis en la prisión y se fue sin tratamiento, murió el 12 de enero de 1944 a los 49 años de edad. Fue beatificado por San Juan Pablo II en el año 2000, siendo el primero en Tailandia en comenzar un viaje a los altares. 

Beato Nicolás Bunkerd Kitbamrung. Fuente: Evangelizando.co
Compartir:

Comentarios

comentarios