Conoce a 5 mujeres pioneras del feminismo que estaban contra el aborto

Dominio público, Wikimedia Commons / ChurchPOP

Muchas feministas de hoy insisten en que una persona debe ser pro-aborto para ser una de ellas.

Sin embargo, esto es muy irónico, ya que muchas feministas de la primera ola estaban firmemente en contra del aborto, y de hecho muchas de las leyes antiaborto revocadas por Roe v. Wade fueron implementadas por feministas pro-vida en el siglo XIX. 

En lugar de ver el aborto como una herramienta de empoderamiento femenino, ellas lo veían como un signo de la opresión contra las mujeres por parte de los hombres. Pues por este, ellos podrían liberarse de su responsabilidad de padres. 

Aquí te compartimos algunos ejemplos ¿Has oído hablar de alguna de estas mujeres?:

1. Elizabeth Cady Stanton (1815-1902)

Dominio Público / Wikimedia Commons

Considerada por muchos como la fundadora del movimiento de derechos de la mujer, y madre de 7 hijos, Elizabeth Stanton tenía claro que el aborto era una forma de infanticidio y, por lo tanto , lo rechazó por completo. 

También culpó a los hombres por el aborto, diciendo que era un síntoma de la opresión de las mujeres (¡en lugar de una señal de su empoderamiento!).

En un artículo periodístico, criticó el “asesinato de niños, ya sea antes o después del nacimiento“, y dijo que “creemos que la causa de todos estos abusos radica en la degradación de la mujer“.

2. Susan B. Anthony (1820-1906)

Dominio Público / Wikimedia Commons

Al igual que Stanton, Susan B. Anthony vio el aborto como una consecuencia perversa de la opresión de las mujeres por parte de los hombres, y no como una herramienta para su empoderamiento. 

Su periódico, “The Revolution”, se negó a permitir que las personas que venden abortivos se publiciten en sus páginas, y una vez publicó un artículo, firmado anónimamente como “A”, que decía:

No importa cuál sea el motivo, el amor a la comodidad o el deseo de salvar del sufrimiento del inocente por nacer, la mujer es terriblemente culpable por cometer el hecho. Cargará su conciencia en la vida, cargará su alma en la muerte; pero, ¡oh, tres veces culpable es el que la llevó a la desesperación que la impulsó al crimen!”.

3. Mary Wollstonecraft (1759-1797)

Dominio Público / Wikimedia Commons

Novelista y filósofa (y madre de Mary Shelley, autora de Frankenstein), Mary Wollstonecraft también vio el aborto como un síntoma del maltrato de las mujeres por parte de los hombres. 

En su texto, “Magnum opus, Vindicación de los derechos de las mujeres”, escribió que la falta de educación para las mujeres significa que “no tienen la fuerza suficiente para cumplir el primer deber de una madre” y que, “o destruyen el embrión en el útero, o lo desechan cuando nace, pero la naturaleza en todo exige respeto… los hombres deben mantener a las mujeres que han seducido“.

4. Sarah F. Norton (siglo XIX)

Dominio Público / Wikimedia Commons

Sarah F. Norton fue una sufragista que presionó con éxito, junto con Susan B. Anthony, para que la Universidad de Cornell comenzara a admitir mujeres como estudiantes. Ella también estaba en contra del aborto.

En un artículo, denunció la “tragedia social y doméstica” del infanticidio, así como “el rápido aumento del delito de feticidio”, otra palabra para el aborto. También llamó sin rodeos a ambas prácticas “asesinato infantil” y “carnicería infantil”, y anheló el día en que “no se negará, ni interferirá, el derecho de los no nacidos a nacer”.

5. Dra. Elizabeth Blackwell (1821-1910)

Dominio Público / Wikimedia Commons

La Dra. Elizabeth Blackwell fue la primera mujer en los Estados Unidos en recibir un título de medicina de una escuela de medicina estadounidense. Ella también era fuertemente antiabortista. 

Después de leer un artículo de una mujer abortista, escribió en su diario:

La gran perversión y destrucción de la maternidad por parte del abortista me llenó de indignación y despertó un antagonismo activo. Me pareció un horror que el honorable término ‘doctora’ se aplicara exclusivamente a aquellas mujeres que llevaban a cabo este impactante oficio. Fue una degradación total de lo que podría y debería convertirse en una posición noble para las mujeres”.

Compartir:

Comentarios

comentarios