La vez que Santa Teresa de Lisieux curó milagrosamente a la Madre Angélica

Santa Teresa de Lisieux
Rhoda Wise, Wikimedia Commons, Uso justo / Santa Teresa de Lisieux, Wikimedia Commons , Dominio público / Madre Angélica, EWTN / ChurchPOP

¡Un prodigio de Santa Teresa de Lisieux! En 1943, Rita Rizzo (más tarde fundadora de EWTN, Madre María Angélica) tenía 19 años y sufría problemas gastrointestinales graves. No podía comer nada más que galletas, té y pan duro. Ella soportó espasmos estomacales severos y mucho dolor.

Un amigo de la familia le sugirió a Rita que conociera a Rhoda Wise, una supuesta estigmatista del siglo XX, mística y convertida al catolicismo. Wise también una vez sufrió problemas de salud graves, como ruptura del intestino y abdomen herido, así como una herida grave en la pierna.

Las visiones de Rhoda Wise sobre Jesús y Santa Teresa de Lisieux

En 1939, Wise dijo que Jesús y Santa Teresa de Lisieux se le aparecieron en su casa de Ohio. Santa Teresa se acercó a su cama, abrió su herida abdominal y le habló.

Luego puso su mano sobre mi abdomen y dijo: ‘Soy la Pequeña Flor. Te han probado en el fuego y no te han encontrado con ganas. La fe cura todas las cosas‘”.

Wise dijo que después de ese momento, ella “se sorprendió al descubrir que la herida en mi abdomen estaba completamente cerrada… El intestino roto también fue completamente curado“.

Wise recibió más visitas de Santa Teresa y recibió los estigmas, sufriendo las heridas de Cristo el primer viernes de cada mes de 12 p.m. a 3 p.m. de 1942 a 1945. También sufrió “heridas invisibles” hasta su muerte en 1948.

Rhoda Wise se encuentra con Rita Rizzo (Madre Angélica)

Cuando Rita y su madre llegaron a la casa de Rhoda, esta le sugirió a Rita que se sentara en la “Silla de Nuestro Señor”, donde dijo que tenía conversaciones con Jesús.

Durante su visita, Rhoda le regaló oraciones a Santa Teresa de Lisieux . Ella le dijo que rezara una novena y que hiciera un sacrificio junto con sus oraciones. También solicitó que Rita extendiera la devoción a la Pequeña Flor si Dios la curaba.

Rita oró y se sacrificó como se le indicó. A lo largo de la novena, sin embargo, el dolor de estómago y los espasmos de Rita continuaron.

El 17 de enero de 1943, después del noveno día de la novena, Rita experimentó el dolor y los espasmos más extremos que había conocido esa mañana.

Parecía que algo me estaba sacando el estómago“, dijo la Madre Angélica a Raymond Arroyo, autor del libro biográfico de esta religiosa.

Sin embargo, escuchó una voz que decía “levántate y camina” sin el corsé.Aunque continuó experimentando dolor en el estómago, dijo que “era diferente del otro dolor“.

Cuando el Señor entró y me curó a través de la Pequeña Flor, tuve una actitud completamente diferente“, agregó la Madre Angélica.

Sabía que había un Dios; Sabía que Dios me conocía y me amaba y estaba interesado en mí. No lo sabía antes. Todo lo que quería hacer después de mi curación era darle mi vida a Jesús“.

Rita no sabía cómo dar su vida a Jesús, por lo que se apoyó en Rhoda Wise, quien “se convirtió en su modelo de santidad y una influencia espiritual fundamental“.

La Madre Angélica extendió la devoción a Santa Teresa de Lisieux , como prometió inicialmente, enviando cartas, oraciones e insignias del Sagrado Corazón de Jesús a quienes enviaron cartas a la casa de Rhoda Wise.

Santa Teresa de Lisieux, ¡ruega por nosotros! 🌹🙏📿

[Ver: Escucha al papa emérito Benedicto XVI cantar el Regina Coeli]

[Ver: San Miguel Arcángel y el increíble relato que no aparece en el film “El Exorcista”]

Compartir:

Comentarios

comentarios