Este artista histórico era católico practicante, y muy pocos lo sabían

Fuente: Rael Garcia Arnes / Flickr / (CC BY-NC 2.0)

Era el 1 de abril de 1987 en la iglesia de San Patricio, Nueva York, Estados Unidos. Entre las primeras bancas de la catedral se encontraba la élite del movimiento artístico estadounidense y de ese entonces.

Personajes como Liza Minelli, Yoko Ono, Calvin Klein, Tom Wolfe, George Plimpton se encontraban presentes, pues el famoso y excéntrico artista, Andy Warhol, había muerto.

Lo que nadie esperaba ese día es que el artista, John Richardson, revelara información sobre Warhol que nadie esperaba: Warhol tenía una “piedad secreta” que “inevitablemente cambia nuestra percepción hacia un un artista que engañó al mundo haciéndole creer que sus únicas obsesiones eran el dinero, la fama y el glamour; que era tan genial que se había vuelto insensible. Nunca juzgues a Andy por lo que parece”. 

Andy Warhol, el católico 

La fe católica parece haber sido esta delgada línea roja que guió toda la extraña vida de Andy Warhol.

Sus padres nacieron en una aldea en la frontera norte del imperio austrohúngaro. Eran rutenos: miembros de una pequeña iglesia católica bizantina nacida de Cirilo y de la misión de Metodio en los Cárpatos.

En 1955, la marca de zapatos I. Miller contrató a Warhol para ilustrar sus anuncios en el New York Times. Los críticos, asombrados por sus habilidades y talento, compararon sus anuncios con los carteles de Toulouse-Lautrec.

Este dibujo sobre temas comerciales, que se incluirán en sus obras artísticas, llegó a definir el movimiento Pop Art. También colocó a Warhol en el centro de la vanguardia en Nueva York y su estudio (apodado “The Factory”).

Su círculo social no ayudaba

Rodeado de sexo, drogas y alcohol, su religiosidad a menudo impidió que Andy Warhol superara el límite. Solía ​​ir a Misa todos los días en la parroquia de San Vincenzo Ferrer, en la avenida Lexington.

Siempre llevaba un Rosario en el bolsillo, en su mesita de noche había colocado una pequeña iglesia de yeso acompañada de un viejo libro de oraciones y debajo de su bata blanca colgaba, en el cuello, una cruz.

Solía ​​pasar las noches de acción de gracias y Navidad como voluntario en comedores sociales, intercambiando palabras con las personas sin hogar.

Aunque era abiertamente homosexual, se esforzó por permanecer soltero durante toda su vida. Cuando se negó a apoyar el movimiento por los derechos de los homosexuales, muchos de sus amigos culparon a su fe.

Vivió con su madre hasta su muerte, y cada mañana rezaban juntos en antiguo eslavo antes de que Andy fuera a su “fábrica”. Siempre llevaba consigo un pequeño misal.

Tímido y desapegado, Andy Warhol era reacio a hablar sobre su fe en público o con quienes lo entrevistaron.

Sus serigrafías se convirtieron en verdaderos “iconos seculares”, que reflejaban principalmente la cultura pop de los años 50 y 60 (como el famoso retrato de Marylin Monroe).

Su religiosidad apareció en sus piezas artísticas solo durante su último año de vida, cuando Andy Warhol se “obsesionó” con el fresco de la Última Cena de Leonardo da Vinci, recreando cientos de reproducciones de la escena, muchas de las cuales se incluyeron en el más clásico que las representaciones pop.

Conoció a San Juan Pablo II

También sucede que Warhol viajó a Roma en 1980 para encontrarse con San Juan Pablo II. Se dice que decidió usar su peluca menos llamativa y su corbata más simple como un gesto de respeto por el Santo Padre.

Una foto lo muestra agarrando la mano del Papa, entrecerrando los ojos y sonriendo levemente, como conteniendo las lágrimas. Es la única foto en la que Andy Warhol traiciona su “piedad secreta”.

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.