Sobreviviente de la matanza del colegio Columbine ahora es religiosa

Fuente: Denver Catholic

La matanza de el Columbine High School, Littleton, Colorado, Estados Unidos, de 1999 fue uno de los momentos más tristes e impactantes de la historia de este país.

Fue gracias a este hecho que la seguridad policial fue obligatoria en los colegios y se promovió trabajos de concientización agresivos contra los juegos violentos y la seguridad escolar.

Algo le decía que tenía que irse

El día de la masacre, el 20 de abril, Jenica Thornby se encontraba en la biblioteca mientras los demás almorzaban. Esto era común en ella, tanto, que muchos de sus amigos sabían que si querían encontrarse con ella, tenían que ir a la biblioteca.

Sin embargo, ese día sintió fuertemente en su interior que tenía que salir de ahí. Que no podía quedarse en la biblioteca, ni en la escuela. Fue una sensación tan fuerte que no dudo en levantarse, buscar a su más cercana amiga, e irse a su casa con el carro que su padre le había prestado ese día.

Disparos

Mientras estaban yéndose escucharon cómo muchos niños salían corriendo del colegio a gritos. Al llegar a su casa supieron la terrible noticia: dos de los alumnos de secundaria mataron a 12 estudiantes y un maestro, e hirieron a otros 20, con ametralladoras, para luego suicidarse.

Días después Thornby supo que la mayoría de los asesinatos había ocurrido en la biblioteca. Supo que, si no hubiera sentido esa voz interior que la invitaba a irse rápidamente de ahí, ella estaría muerta.

¿Por qué ella?

Después de sobrevivir al tiroteo de Columbine, ella sufrió de acoso sexual en la escuela. Esto le impactó mucho, entregándose al alcohol y a las fiestas. Pero cuando una compañera cometió suicidio se cuestionó sobre el sentido de su vida.

Es en ese momento que una amiga la invitó a un grupo de jóvenes de la iglesia católica Saint Frances Cabrini.

En esta iglesia conoció su propósito de vida y comprendió que, aquella voz que la salvó del tiroteo, no era más que Dios tratándola de salvar para una misión personal.

En el 2010, Jenica Thornberry ingresó a la vida religiosa, en la comunidad Disciples of the Lord Jesus Christ (Discípulos del Señor Jesucristo). Se cambió de nombre a Hermana Mary Gianna. En agosto del 2018 cuando realizó sus votos perpetuos.

En una entrevista al Denver Catholic indicó:

“Incluso en medio de la tragedia, Dios puede traer el bien, Dios puede sacar la vida de la muerte. La peor tragedia fue la muerte de Jesús en la Cruz, y eso nos llevó a la salvación. E incluso en medio de esta tragedia de Columbine, Dios pudo traer el bien”.  

Compartir:

Comentarios

comentarios