Conoce al soldado que sobrevivió a la guerra gracias a una Biblia

En la Primera Guerra Mundial (1914-1918), el soldado británico George Vinall se encontraba esperando a un amigo de la tropa en un alojamiento. Su amigo llegó y de pronto los alemanes atacaron el lugar.

Los dos trataron de esconderse del fuego enemigo en una trinchera. Tras la batalla y la victoria del combate, Vinall tuvo tiempo de calmarse y revisar si había recibido algún impacto de bala.

Él había recordado, en medio de la adrenalina, que habían caído cuatro balas cerca de él. Encontró una en su mochila y otra cerca de donde él estaba echado. Estimó que un tercer proyectil había pasado cerca de su cabeza y se perdió en el campo.

Encontró la cuarta bala en su chaqueta, y con ella un milagro. Había impactado en su bolsillo pero no sangraba, no había atravesado su torso. La razón: había sido detenida por su Biblia que se encontraba guardada ahí.

Vinall envió una carta a su familia contándoles todo lo ocurrido, y con la carta envió la Biblia, que aún tenía la bala incrustada entre sus páginas.

Más increíble aún, la bala dejó de romper la Sagrada Escritura en el libro de Isaías, capítulo 49. Entre sus versículos se puede leer:

“Yavé te asegura: En el momento oportuno te atendí, al día de la salvación, te socorrí. Quise que fueras la alianza del pueblo, que reconstruyeras el país, y entregaras a sus dueños las propiedades destruidas” (Is 49,8).

“Pero, ¿puede una mujer olvidarse del niño que cría, o dejar de querer al hijo de sus entrañas? Pues bien, aunque alguna lo olvidase, yo nunca me olvidaría de ti” (Is 49,15).    

Compartir:

Comentarios

comentarios