¿Por qué Satanás odia tanto a la Virgen María y al Santo Rosario?

por -
Santo Rosario
Créditos: Wikipedia / Flickr

La Madre Angélica, la recordada y querida fundadora de la cadena EWTN, reflexionó hace unos años sobre la razón por la cual el demonio detesta tanto a la Virgen María y el Santo Rosario.

El demonio teme a las oraciones, las odia. Y el Ave María es una oración que especialmente detesta. ¿Por qué?

Porque recuerda que el Arcángel Gabriel saluda a María diciéndole: “Dios te salve, llena de Gracia, el Señor es contigo”.

La Madre Angélica explicaba que Lucifer se negó servir a Dios al saber que sus hijos, los hombres, serían más importantes que ellos, los poderosos ángeles.

¡Cuánto le habrá molestado saber que una mujer sería la Madre de Jesús, de Dios!

El diablo odia a la Virgen porque siendo humilde y pequeña, es mucho más que él. Le tiene envidia.

Además que el diablo teme al nombre de Jesús y al de la Virgen. ¿No es el Santo Rosario la repetición de ambos nombres?

Esta es la razón, según la Madre Angélica, del por qué el diablo detesta de tal manera a la Virgen María, y al Rosario.

El Papa Francisco ha recordado a los católicos en más de una ocasión que el diablo no es un personaje ficticio, sino el más grande enemigo de quienes quieren llegar al Cielo. No dejemos de rezar el Santo Rosario… es un arma poderosa contra él.

En este video la Madre Angélica te cuenta porqué el diablo odia el Santo Rosario:

¡Dios te salve María, llena eres de Gracia!

Síguenos también en:

Telegram
Instagram
Twitter

[Ver: 6 oraciones efectivas para blindarte contra todo mal presente o futuro]

[Ver: ¿Una manifestación de la Divina Misericordia? Esto ocurrió durante la transmisión de una misa el domingo]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.