De pie, sentados, de rodillas: ¡El significado de todas las posturas en Misa!

por -
Lawrence OP, Flickr, CC BY-NC-ND 2.0

De rodillas,de pie, siéntense, de rodillas,de pie, siéntense… ¡Ufff!

Cuando los no católicos asisten a Misa piensan muchas cosas sobre las diferentes posturas que los católicos tomamos. Cosa como “Oh, de píe otra vez” y “¿por qué nos arrodillamos?” y “¿Esta mal si no me arrodillo del todo especialmente si no estoy del por qué lo hacemos?”.

Sé que los no católicos piensan estas cosas porque cuando yo no era católico, también lo pensé. No tenía idea de lo que estaba pasando o por qué. Solo trataba de seguirlos.

Ahora, como católico, una de las cosas que he llegado apreciar sobre la Misa es como cada una de todas las cosas tiene un significado.Cada movimiento, postura, palabra o cosa significa algo. Mientras más entiendes lo que está pasando en Misa, más podrás apreciar su belleza.

Esa es la razon por la cual este post se enfoca en el “por qué” del sentarse, pararse y arrodillarse durante la Santa Misa.

Sentados

Sentados es una postura de escucha. Los católicos se sientan en la primera lectura (por lo general del Antiguo Testamento), el Salmo (usualmente cantado) y en la segunda lectura (del Nuevo Testamento, pero no del Evangelio). También nos sentamos durante el ofertorio o la homilía.

Nos sentamos para escuchar y recibir. Nos sentamos para escuchar.

De pie

Para orar. Estar de pie ha sido la postura de oración para los judíos desde antes del tiempo de Jesús. En muchas partes de la Biblia podemos ver que se mantenían de pie para la oración. Así que, como católicos, seguimos usando esta postura para la oración.

Algunos ejemplo de cuándo ponernos de pie para la oración  son: el saludo inicial, el Padre Nuestro y la oración de los fieles.

Para el Credo: Nos ponemos de pie para decir juntos los que los cristianos creemos desde los primeros tiempos con la forma del Credo niceno o el Credo de los apóstoles. Nos ponemos de pie para afirmar nuestra unidad y nuestra creencia juntos como cristianos.

Para el Evangelio: Ponerse de pie es también un signo de respeto. Tenemos muchas lecturas de la Biblia durante la Misa, pero nos ponemos de pie por un particular respeto, ya que allí se encuentran las palabras y acciones de Jesús.

Para la procesión: Nos ponemos de pie al comienzo y al final de la Misa como un signo de respeto al celebrante (Sacerdote u obispo que celebre la Misa).

De rodillas

Cuando entramos a la Iglesia hacemos la genuflexión, donde nos agachamos y tocamos el suelo con una de nuestras rodillas. Así reconocemos humildemente a Jesús en el tabernáculo, en la Eucaristía.

Los católicos creemos que Jesús está presente con todo su cuerpo, sangre, alma y divinidad en la Eucaristía. Creemos que cuando Jesús dijo “Esto es mi cuerpo”, él lo dijo literalmente. Jesús se esconde en as apariencias de pan y vino, pero su presencia es completa y verdadera. Esto es algo que los primeros cristianos creyeron y continuamos creyendo actualmente en la Iglesia Católica. Eso es lo que expresamos con nuestra genuflexión.

Arrodillarse es una postura de respeto y adoración. Otro momento en el que nos arrodillamos Otro momento en el que nos arrodillamos es durante la preparación, y antes y después de la recepción de la Eucaristía (el cuerpo y la sangre del Señor en la Santa Comunión). Nos arrodillamos, otra vez, porque creemos que Jesús está completa y realmente en la Comunión. Si tú crees que estás literalmente en presencia de Cristo, dejarte caer de rodillas debería ser un gesto natural.

Por eso, siempre nos arrodillamos en esta parte de la Misa, y nos mantenemos de rodillas hasta que las sagradas formas vuelven al tabernáculo y este está cerrado.

Conclusión

Bueno, al menos ahora ya sabes que los católicos no estamos confundidos con lo que hacemos con nuestros cuerpos durante la Misa.

Y esta es solo una descripción básica sobre lo que hacemos con nuestros cuerpos como un todo. Hay muchos más gestos y movimientos que el sacerdote hacen durante la Misa con más significados.

Cómo movemos nuestro cuerpo afecta y refleja el estado de nuestra mente. Los hombros caídos, por ejemplo, puede reflejar la tristeza de alguien, o falta de confianza, o timidez, o puede mover a alguien en esa dirección. Cuando uno se para erguido, con los hombros hacia atrás, puede reflejar orgullo, confianza o valentía. E, incluso si no te sientes valiente, por ejemplo, si tomas una postura de valentía, podría llevarte a ello. Las posturas en Misa pueden, como es deseado, reflejar el estado de tu mente, o puede ayudarte al conducirte en esa dirección.

Como todas las estructuras dentro de la Misa, y todo en el catolicismo, hay muchas herramientas que te ayudarán a mover tu corazón, mente y alma hacia Jesús.

Pero no puedes solo ir a través de los movimientos.

Y si tu verdaderamente te relacionas, aceptas y abrazas el significado detrás de lo que estás haciendo, las gracias, gozos y riquezas disponibles para ti en Misa y en la Iglesia Católica son inmensamente hermosas, y solo te llevarán más cerca a tu salvador.

¿Qué piensas sobre esto? Estaremos leyendo tus comentarios

 

Compartir:

Comentarios

comentarios

Lorelei Savaryn
Lorelei es una apasionada conversa al catolicismo, madre de tres y esposa de uno. Ama escribir, cantar (mayormente en la Iglesia, a veces en el karaoke), leer, el chocolate, y pasar tiempo con su familia. Actualmente Lorelei escribe en This Catholic Family, y es columnista en Catholic Stand.