El hereje volador: de cómo San Pedro derrotó a Simón el Mago

por -
Public Domain, Wikimedia Commons / ChurchPOP

Los herejes han estado presentes en la Iglesia desde sus inicios. ¿Pero cuántos de ellos sostenían sus falsas enseñanzas volado? Esta habilidad fue demostrada en el siglo I por Simón el Mago, conocido en la iglesia primitiva como el “Padre de herejías”.

La primera vez que escuchamos de Simón el Mago es en el Nuevo Testamento, en el libro de los Hechos de los Apóstoles, donde aprendemos que él era un hombre con artes mágicas con las cuales “tenía deslumbrados a los samaritanos y pretendía ser un gran personaje” (Hechos 8, 9). La biblia nos cuenta que en la región de Samaria todos le seguían, “desde el más pequeño al más grande”, y decían: “Este hombre es la Fuerza de Dios, esa que es llamada Grande”.

Sin embargo, cuando Felipe, uno de los primeros diáconos, llevó el evangelio a esta zona. Por la gracia de Dios, mucha gente creyó y fue bautizada, incluyendo a Simón el Mago. Al poco tiempo Pedro y Juan visitaron Samaria para llevar el sacramento de la confirmación a los nuevos conversos. El poder de este sacramento impresionó a Simón el Mago y le ofreció dinero a los apóstoles a cambio de que le dieran ese poder.

Por supuesto, los apóstoles se rehusaron a perpetrar ese sacrilegio, y la Iglesia hoy llama a ese pecado Simonía, tomando el nombre de Simón.

Pero la historia no termina aquí. Aunque la Escritura no registra su vida después de este punto, el resto de su increíble vida es registrada por los padres de la Iglesia y otras fuentes.

En una versión, Simón, luego de ser rechazado por los Apóstoles, abandonó la Iglesia Católica y se volvió hacia el gnosticismo, una herejía cristiana temprana que rechaza la autoridad de los Apóstoles en favor del conocimiento secreto que los cristianos afirmaban recibir directamente de Dios. Es probable que en algún punto de su vida haya afirmado ser Cristo o que recibió algún poder directamente de Dios y que haya regresado a su magia demoníaca.

Simón comenzó a perseguir a Pedro, desafiando directamente su enseñanza, y rápidamente se convirtió en el oponente más importante del primer papa. Su conflicto llegó a su punto más alto en Roma. Hinchado de orgullo, Simón el Mago desafió públicamente a San Pedro en Roma delante del emperador Nerón y una multitud, diciendo que iba a volar como prueba de sus doctrinas. ¡Y, sorprendentemente, voló!

Por supuesto, no lo hizo con el poder de Dios, sino de Satanás. Ante esto, San Pedro se arrodilló y oró para que Dios detuviera a Simón. Dios escuchó la oración de San Pedro y detuvo al mago mientras volaba. Repentinamente, Simón cayó desde una gran altura, rompiéndose las piernas, y muriendo poco después.

Recemos por la conversión de los herejes

[Ver: 5 sorprendentes afirmaciones de Martín Lutero sobre la Virgen María]

[Ver: La verdad sobre el caso Galileo]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.