Cuando Santo Tomás de Aquino usó unas “vacas voladoras” para corregir a unos burlones

ChurchPOP - Wikipedia / Dominio público.

Santo Tomás de Aquino fue un teólogo dominico y doctor de la Iglesia. A pesar de su privilegiada inteligencia, se sabe que el santo era una persona algo despistada e inocente.

Fue estudiante de San Alberto Magno y en el salón de clases le llamaban el “buey mudo” porque solía ser muy silencioso y solo abría la boca para explicar asuntos teológicos muy complejos. Se cuenta también que sus compañeros del seminario solían gastarle muchas bromas y él caía en todas.

Una vez, seguramente mientras meditaba en sus cuatro pruebas racionales sobre la existencia de Dios, sus compañeros estudiantes idearon un plan para burlarse de él y le dijeron:

– “¡Tomás, mira: unas vacas volando!”.

El inocente santo cayó en la trampa y rápidamente se asomó a la ventana para ver las vacas voladoras. Por supuesto, sus compañeros religiosos estallaron en carcajadas. ¿Cómo una mente tan brillante como la de Santo Tomás podría creer que habían vacas voladoras?

Lo que ellos no se esperaban era la reacción de Santo Tomás ante sus burlas. El santo les dijo:

– “Prefiero creer que las vacas pueden volar a aceptar que un religioso miente”.

Sin palabras.

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.