La Santa Sede revela el testamento espiritual de Benedicto XVI

por -
Benedicto XVI
Créditos: NPR.org.

El sábado 31 de diciembre, tras el fallecimiento de Benedicto XVI, la Santa Sede publicó el testamento espiritual que dejó escrito el Papa Emérito. El documento tiene fecha del  29 de agosto de 2006.  Aquí puedes conocerlo.

La Santa Sede revela el testamento espiritual de Benedicto XVI

Mi testamento espiritual

Cuando, en esta última hora de mi vida, miro hacia atrás a las décadas por las que he vagado, veo en primer lugar cuántas razones tengo para dar gracias. Sobre todo doy gracias a Dios mismo, dador de todos los buenos dones, que me ha dado la vida y me ha guiado a través de toda clase de confusiones; que siempre me ha recogido cuando comenzaba a resbalar, que siempre me ha dado de nuevo la luz de su rostro. En retrospectiva, veo y comprendo que incluso los tramos oscuros y arduos de este camino fueron para mi salvación y que Él me guió bien en esos mismos tramos.

Agradezco a mis padres, quienes me dieron la vida en momentos difíciles y prepararon para mí un hogar maravilloso con su amor, que brilla a través de todos mis días como una luz brillante hasta el día de hoy. La fe clarividente de mi padre nos enseñó hermanos y hermanas a creer y se mantuvo firme como guía en medio de todos mis conocimientos científicos; la piedad sincera y la gran amabilidad de mi madre siguen siendo un legado por el que no puedo agradecerle lo suficiente. Mi hermana me ha servido desinteresadamente y con bondad durante décadas; mi hermano siempre me ha allanado el camino con la clarividencia de sus juicios, con su poderosa determinación y con la alegría de su corazón; sin este siempre nuevo ir adelante y andar, no habría podido encontrar el camino correcto.

Doy gracias a Dios desde el fondo de mi corazón por tantos amigos, hombres y mujeres, que siempre ha puesto a mi lado; por los colaboradores en todas las etapas de mi camino; por los maestros y alumnos que me ha dado. Agradecido los encomiendo a todos a Su bondad. Y me gustaría agradecer al Señor por mi hermoso hogar en las estribaciones bávaras de los Alpes, en el que pude ver el esplendor del Creador mismo brillando una y otra vez. Agradezco a la gente de mi patria por permitirme experimentar la belleza de la fe una y otra vez. Rezo para que nuestro país siga siendo un país de fe y les pido, queridos compatriotas, que no dejen que su fe se distraiga. Finalmente, doy gracias a Dios por toda la belleza que pude experimentar durante las diversas etapas de mi camino, pero especialmente en Roma y en Italia, que se ha convertido en mi segunda casa.

Pido perdón desde el fondo de mi corazón a todos aquellos a quienes he agraviado de alguna manera.

Lo que antes dije de mis compatriotas, lo digo ahora a todos los que fueron confiados a mi servicio en la Iglesia: ¡Mantente firmes en la fe! ¡No te confundas! A menudo parece como si la ciencia – por un lado, las ciencias naturales; por otro lado, la investigación histórica (especialmente la exégesis de las Sagradas Escrituras) tiene ideas irrefutables que ofrecer que son contrarias a la fe católica. He sido testigo de lejos de los cambios en las ciencias naturales y he visto cómo las certezas aparentes se desvanecen frente a la fe, demostrando no ser ciencia, sino interpretaciones filosóficas que solo aparentemente pertenecen a la ciencia -así como la fe, por supuesto, en diálogo con las ciencias naturales, aprendió para comprender mejor los límites del alcance de sus declaraciones y, por lo tanto, su naturaleza real.

Desde hace 60 años acompaño el camino de la teología, especialmente de los estudios bíblicos, y he visto derrumbarse tesis aparentemente inquebrantables con las generaciones cambiantes, que resultaron ser meras hipótesis: la generación liberal (Harnack, Jülicher, etc.), la generación existencialista (Bultmann, etc.), la generación marxista. He visto y veo cómo, de la maraña de hipótesis, ha surgido y emerge de nuevo la razón de la fe. Jesucristo es verdaderamente el Camino, la Verdad y la Vida, y la Iglesia, en todas sus deficiencias, es verdaderamente Su Cuerpo.

Finalmente, humildemente pido: oren por mí, para que el Señor me admita en las moradas eternas, a pesar de todos mis pecados y faltas. A todos los que me son confiados, día tras día, va mi oración más sentida.

¡Oremos por el Papa Emérito Benedicto XVI!

Síguenos también en:

Telegram
Instagram
Twitter

[Ver: 5 momentos divertidos durante el pontificado de Benedicto XVI]

[Ver: 8 sorprendentes cosas que no sabías sobre Benedicto XVI]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.