Sacerdote recomienda la Cuaresma de San Miguel para “ganar la batalla al demonio”

por -
san miguel
Créditos: Wikipedia.

El 15 de agosto, cuando la Iglesia celebra la Solemnidad de la Asunción de María, comienza también la Cuaresma de San Miguel Arcángel.

Se trata de una devoción que surgió bajo la inspiración de San Francisco de Asís y termina el 29 de septiembre, con la fiesta de los santos arcángeles.

Sacerdote recomienda la Cuaresma de San Miguel para “ganar la batalla al demonio”

¿Cómo surgió esta devoción?

El padre Paulo Ricardo, comentó en un artículo de su sitio web que San Francisco de Asís, “encontrando la distancia entre Adviento y Cuaresma muy larga, los dos períodos litúrgicos tradicionalmente dedicados a la penitencia y al ayuno, decidió practicar un nuevo tiempo de mortificación en honor del príncipe de la milicia celestial, San Miguel Arcángel”.

A partir de entonces empezó a hacerse muy popular, “aunque no está previsto en el calendario litúrgico de la Iglesia”. Este ciclo de cuarenta días de penitencia, sin contar los domingos, comienza exactamente el 15 de agosto, en la Asunción de la Santísima Virgen María , y termina el 29 de septiembre, fiesta de los santos arcángeles.

La forma correcta de vivirla

El sacerdote, advierte que “lamentablemente, algunas personas viven la Cuaresma de San Miguel como una superstición”, pensando que basta con “encender una vela” al santo arcángel para “convertir, por ejemplo, el alma de su familia”. miembros”.

Contrariamente a estas prácticas, el padre Paulo Ricardo recuerda que el secreto de esta Cuaresma es la “humildad”. “No es casualidad que comience con la Asunción de Nuestra Señora y termine con la fiesta de San Miguel, las dos criaturas que, en el orden de la gracia, dieron un gran testimonio de humildad ante Dios”, enfatiza.

María y Miguel muestran que el camino de la perfección se debe seguir a través de la humildad”. Ambos “vencieron al dragón con la sangre del Cordero porque estaban dispuestos a cumplir todo lo que Él les había dicho”.

Necesitamos también recurrir a la ayuda divina, a la intercesión de los ángeles, de la Virgen y de la sangre del Cordero, si queremos ganar la batalla al demonio”.

¿Cómo se puede vivir la Cuaresma de San Miguel?

Puedes hacer esto cada día.

Todos los días:

– Encender una vela sagrada.
– Ofrecer una penitencia.
– Hacer la señal de la cruz.
– Rezar la oración de apertura.
– Rezar las Letanías de San Miguel

Rezo inicial:

¡San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha, sé nuestro refugio contra el mal y las asechanzas del demonio! Te pedimos encarecidamente; a ti, príncipe de la milicia celestial, por virtud divina, que arojes al infierno a Satanás y a todos los espíritus malignos, que vagan por el mundo para perder las almas. Amén.

¡Sacratísimo Corazón de Jesús! (tres veces)

Letanía de San Miguel

Señor, ten piedad de nosotros;
Jesucristo, ten piedad de nosotros;
Señor, ten piedad de nosotros;
Jesucristo, escúchanos;
¡Jesucristo, respóndenos!

Padre Celestial, que eres Dios, ten piedad de nosotros;
Hijo, Redentor del mundo, que eres Dios, ten piedad de nosotros;
Espíritu Santo, que eres Dios, ten piedad de nosotros;
Santísima Trinidad, que eres un solo Dios, ten piedad de nosotros.

Santa María, Reina de los Ángeles, ruega por nosotros;
San Miguel, ruega por nosotros;
San Miguel, lleno de la gracia de Dios, ruega por nosotros;
San Miguel, perfecto adorador del Verbo Divino, ruega por nosotros;
San Miguel, coronado de honor y gloria, ruega por nosotros;
San Miguel, Príncipe poderosísimo de los ejércitos del Señor, ruega por nosotros;
San Miguel, abanderado de la Santísima Trinidad, ruega por nosotros;
San Miguel, guardián del Paraíso, ruega por nosotros;
San Miguel, guía y consolador del pueblo de Israel, ruega por nosotros;
San Miguel, esplendor y fuerza de la Iglesia Militante, ruega por nosotros;
San Miguel, honor y alegría de la Iglesia triunfante, ruega por nosotros;
San Miguel, luz de los Ángeles, ruega por nosotros;
San Miguel, baluarte de la verdadera fe, ruega por nosotros;
San Miguel, fuerza de los que luchan bajo el estandarte de la Cruz, ruega por nosotros;
San Miguel, luz y confianza de las almas en el último momento de la vida , ruega por nosotros;
San Miguel, socorro muy seguro, ruega por nosotros;
San Miguel, nuestro auxilio en todas las adversidades, ruega por nosotros;
San Miguel, mensajero de la sentencia eterna, ruega por nosotros;
San Miguel, consolador de las almas del Purgatorio, ruega por nosotros;
San Miguel, a quien el Señor encomendó recibir las almas después de la muerte, ruega por nosotros;
San Miguel, nuestro Príncipe, ruega por nosotros;
¡San Miguel, Abogado nuestro, ruega por nosotros!

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos Señor;
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos Señor;
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros, Señor.

– Jesucristo, escúchanos.
– Jesucristo, respóndenos.
– Ruega por nosotros glorioso San Miguel, Príncipe de la Iglesia de Jesucristo.
– Para que seamos dignos de Sus promesas. ¡Amén!

Oración final

Señor Jesucristo, santifícanos con una bendición siempre nueva y concédenos, por intercesión de San Miguel, la sabiduría que nos enseñe a acumular riquezas en el Cielo y a cambiar los bienes del presente por bienes eternos. Tú que vives y reinas por todos los siglos de los siglos. ¡Amén!

¡San Miguel Arcángel, defiéndenos en batalla!

Este artículo fue traducido y adaptado de ACIDigital.

Síguenos también en:

Telegram
Instagram
Twitter

[Ver: Exorcista revela el inmenso poder de la oración a San Miguel Arcángel]

[Ver: Conoce esta oración a San Miguel Arcángel para antes de dormir]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.