Cuando un demonio sintió en Misa el poder de la Eucaristía

por -
jesus sosteniendo la eucaristia
Créditos: La Última Cena/ Leonardo da Vinci

Los católicos necesitamos asistir a la Santa Misa al menos los domingos para cumplir el precepto y unirse con Dios a través de la Palabra y la Eucaristía. Con tantos compromisos y distracciones, estamos tentados a perder el Santo Sacrificio y no lo valoramos tanto como deberíamos.

¿Eres consciente de que el mismo Jesús que caminó sobre el agua, que sanó a los ciegos y paralíticos, que murió en la cruz y resucitó viene a ti,  con Su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad para estar contigo? ¿Lo valoras?

¡Tan real es la santa presencia de Cristo en la Eucaristía que hasta Satanás la comprende! Monseñor Stephen Rossetti, en su blog Diario de un Exorcista, contó un impactante relato de una persona poseída al asistir a Misa, y la impactante reacción de los demonios al entrar en contacto con la Eucaristía.

Cuando un demonio sintió en Misa el poder de la Eucaristía

“Por lo general, es muy difícil lograr que una persona totalmente poseída vaya a Misa. Siempre que animamos a una persona, siente una repulsión sobrenatural hacia la Eucaristía. ‘K’ no fue la excepción. No podíamos hacer que se fuera sin prácticamente arrastrarla a la Iglesia. Y así, sentarse durante toda la Misa fue doloroso, si no imposible.

Después de meses de exorcismos, estaba mucho mejor, pero llevarla a la capilla seguía siendo una gran lucha. Finalmente, pudimos organizar una misa privada para ella, su padre y su tío. Durante tres días antes de la misa programada, se manifestaba casi constantemente. Los demonios sabían lo que estaba planeado y se volvieron locos.

La manipularon a ella y a todos los demás, tratando de sabotear el evento, pero nadie se movió.

Cuando llegó el día, su familia, no tan sutilmente, casi la arrastró hasta la capilla. Estaba sentada entre dos grandes miembros de la familia que la sujetaban en su lugar. Luego comenzó la Misa. A medida que avanzaba la Misa, ella seguía gritando: ‘¡Me estás matando!’ Dijo que le dolía el estómago y que se sentía enferma. Se atragantó muchas veces. Teníamos un balde cerca y ella escupió espuma blanca en él. Cuando se leyó el Evangelio, ella reaccionó violentamente. (Debo admitir que fue difícil concentrarse).

Entonces llegó el momento de la comunión. Después de mucha persuasión y finalmente una orden de su padre, abrió la boca. Cuando me acerqué con la Eucaristía, ella gritó: ‘¡Me estás quemando!’. Puse la hostia en su boca. Luchó y trató de escupirla, pero su padre mantuvo la boca cerrada. Más tarde dijo que la hostia sabía a ‘ceniza’.

Cuando terminó la Misa, volvió en sí. Dijo que los demonios se habían ido (al menos temporalmente) y que estaba en paz. Ella se reía, bromeaba y sonreía.

Satanás, sin darse cuenta, es testigo de todo lo que es santo. Se retuerce cuando se lo rocía con agua bendita; se estremece al ver un crucifijo bendito; pero grita con decisión cuando entra en contacto con la Eucaristía.

Nosotros, por nuestra parte, también damos testimonio de la santidad de la Eucaristía. Nos arrodillamos ante la Eucaristía reservada en el sagrario; adoramos la presencia de Jesús durante la adoración eucarística; recibimos el Cuerpo y la Sangre de Jesús en la Misa con gran reverencia.

Como escribió Santo Tomás: ¡Cuán bendecidos somos al recibir ‘el pan de los ángeles!’ (Panis Angélico)”.

¡Bendito sea el Santísimo Sacramento del Altar!

Síguenos también en:

Telegram
Instagram
Twitter

[Ver: ¿Realmente tenemos que ir a Misa todos los domingos?]

[Ver: ¿Sientes que tus oraciones no son escuchadas por Dios? El Papa Francisco te da un consejo]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Victoria es periodista y editora asistente de ChurchPOP Portugués. Le encantan las películas, los libros, la música, la teología, la política ... la pizza. Escribe sobre cosas al azar, para que coincida con sus preferencias personales.