La conmovedora historia del “santo” sin rostro y la hermosa lección que nos brinda

Rostro
Créditos: Facebook; P. Gabriel Vila Verde.

¿Eres capaz de reconocer, en la vida cotidiana, en las personas que te rodean, en las situaciones cotidianas, el rostro de Dios? ¡Este testimonio de amor y sufrimiento es profundamente conmovedor y nos inspira a buscar amar más a Dios y llevar nuestras cruces con alegría!

La historia de Paulo Roberto, un “santo” sin rostro, fue contada por el padre Gabriel Vila Verde, a través de una publicación en sus redes sociales este viernes 19 de noviembre y conmovió a miles de personas.

La conmovedora historia del “santo” sin rostro y la hermosa lección que nos brinda

rostro

“… Les presento la historia de Paulo Roberto, nacido en Carapicuíba-SP (Brasil). Víctima de un agresivo cáncer de piel, padeció durante 18 años esta enfermedad. Su cuerpo apestaba a cadáver y pocos fueron los que se atrevieron a acercarse. Su rostro estaba cubierto con un velo para que los mosquitos no le cayeran encima.

Los padres Henrique y Antonello, fundadores de @aliancademisericordia, descubrieron a Paulo Roberto y se hicieron amigos, haciéndolo ‘miembro’ de la comunidad. ¡Paul era un místico! Reveló que, de niño, Jesús le preguntó si estaba dispuesto a sufrir y accedió a abrazar la cruz.

En varias ocasiones, Paulo Roberto participó en las reuniones de la Alianza, dando su testimonio de fe. Muchos de los que vivían de las drogas y la inmoralidad sexual se apartaron del pecado a través del testimonio de Pablo. ¡Su alegría fue contagiosa! De vez en cuando, las moscas se posaban en su rostro y dejaban larvas que se reproducían en la carne. El sufrimiento fue grande, pero no se decepcionó.

Murió el 01/10/2002. Antes de morir, le pidió a su madre que se tapara el rostro en el ataúd, y pusiera en el paño la siguiente frase: ‘Rostro de Dios desfigurado por el dolor, transfigurado por el amor’. Cuando se abrió el ataúd, en lugar del olor a podrido que desprendía en vida, su cuerpo desprendía un suave aroma a rosas.

En su testamento escribió cosas bonitas, de las que transcribo algunas: ‘Comprendí que mi sufrimiento no es mayor que el de los demás, porque siempre habrá alguien que sufra más que yo… Comprendí que el Rosario es la clave de la victoria. , es la copia de la llave a la puerta grande de nuestra casa… entendí que solo hay dos grandes palabras: la primera es amor y la segunda es silencio’.

Hermanos míos, ¡que este testimonio nos convierta verdaderamente! Hace unos días hablamos de los rostros de Jesús y María, pero ¿podemos ver a Jesús en el rostro de Paulo Roberto? Pues bien: ¡aquí está el verdadero rostro de Cristo! Quien no ve a Cristo en los que sufren, nunca verá a Cristo en la gloria”.

Aunque la vida de Paulo Roberto es un testimonio de santidad, no existe ningún proceso de beatificación abierto en la Iglesia.

¡Ayúdanos a ver tu rostro, Señor!

Síguenos también en:

Telegram
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: Niña pregunta a arzobispo por qué Dios permite las discapacidades]

[Ver: El gran poder del silencio: 3 hermosas formas de orar como un santo]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Victoria es periodista y editora asistente de ChurchPOP Portugués. Le encantan las películas, los libros, la música, la teología, la política ... la pizza. Escribe sobre cosas al azar, para que coincida con sus preferencias personales.