Sacerdote alerta que solo Cristo “podrá frenar el tsunami del mal que se avecina”

Mal
Créditos: Facebook.

El padre Antonello Iapicca es párroco en una diócesis japonesa y parte del Camino Neocatecumenal. Según el sacerdote, solo el retorno a Cristo “podrá frenar el tsunami del mal que se avecina”.

En una entrevista realizada para el sitio Il Timone, el padre Antonello advierte los peligros de un falso ecologismo, la ideología de género, el feminismo, el aborto -entre otras cosas- presagian un mal mayor que está por venir. Sin embargo, nos insta a ser valientes, unirnos a Cristo y defender abiertamente la verdad revelada.

Sacerdote alerta que solo Cristo “podrá frenar el tsunami del mal que se avecina”

Uno de los primeros peligros que advierte el sacerdote es el de un nuevo sistema de pensamiento que se alimenta de diferentes ideas falsas que alejan al hombre del Evangelio. Entre estas doctrinas erroneas llama la atención sobre el falso ecologismo que extravía a los jóvenes.

“Un veneno con el que el anticristo seduce hoy a nuestros niños es precisamente el gran engaño pseudoecológico del calentamiento global. El que se disfraza de ángel de luz se ha camuflado hoy en una causa, la salvación del planeta, que sólo puede hacerse pasar por noble, sacrosanta, urgente”.

Al mismo tiempo, el padre Antonello Iapicca señala que la ideología de género no conduce a la verdadera felicidad, sino a lo contrario.

“Con mucho amor, y al mismo tiempo con igual firmeza, también debemos recordarles (…) que la libertad es realmente ser quien eres, mientras que la esclavitud es ser lo que quieres ser. No al revés, como susurran las sirenas del mundo. Aquí está toda la diferencia entre la Verdad y la mentira, entre la felicidad y la infelicidad, entre la realización y esa frustración que es hija de búsquedas imposibles”.

En este sentido expresó que “la libertad es obedecer a la Palabra que nos creó, la esclavitud es obedecer la mentira de quienes nos engañan para convertirnos en Dios, decidiendo qué es verdadero y qué es falso, qué queremos o no queremos ser. En definitiva, lo bueno y lo malo, en un engaño que remite los derechos al pecado original. Nacimos para convertirnos en verdaderos hombres y verdaderas mujeres, es decir, para madurar en plenitud lo que el Padre nos da gratuitamente“.

El feminismo también confunde, niega la verdadera antropología y el amor cristiano. “No es en absoluto amor auténtico a la mujer aquel en el que se la pone en constante competencia con el hombre, en el que se la empuja hacia formas de vida que pulverizan su esencia antropológica, con el único fin de hacerla estéril en el terreno. mente y en el cuerpo, incapaz, es decir, incluso de pensar en sí misma como una madre, dedicada a sus hijos y su familia”, dijo el sacerdote.

“Y luego de nuevo con la demonización de la figura del varón, que siempre se presenta como violento, peligroso, traicionero, al que las hembras deben mirar continuamente con sospecha”, agrega.

Frente a esta realidad el padre Antonello nos invita a volver a escuchar a nuestra Iglesia: “Es hora de abrir los ojos y convertirnos. Porque solo la fe encarnada en un pueblo nuevo, que ofrece su vida crucificada para dar testimonio de la Verdad, podrá frenar el tsunami del mal que se avecina. Sólo un pueblo unido a Cristo, y por tanto capaz de exorcizar al diablo, podrá salvar a esta generación”.

¿Tú qué piensas?

Este artículo fue traducido y adaptado de Il Timone.

Síguenos también en:

Telegram
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: 5 frases de la beata Sandra Sabattini que sacudirán tu fe]

[Ver: El psicólogo católico que explicó el origen del desorden moral del siglo XXI]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.