El Papa Francisco nos pide rezar esta oración al Espíritu Santo

Espíritu Santo
Créditos: Radio María.

En la audiencia general del día miércoles, el Papa Francisco  animó a los cristianos a invocar al Espíritu Santo con más frecuencia cuando enfrenten dificultades, agotamiento o desánimo en la vida diaria.

“Aprendamos a invocar al Espíritu Santo a menudo,” Francisco dijo en el Aula Pablo VI, el 10 de noviembre. “Podemos hacer esto con palabras simples en varios momentos del día”.

El Santo Padre recomendó a los católicos que guardaran una copia de la “hermosa oración que la Iglesia recita en Pentecostés”.

“’Ven Espíritu divino, manda tu luz desde el Cielo. Padre amoroso del pobre, don en tus dones espléndido. Luz que penetra las almas, fuente del mayor consuelo’. Nos hará bien recitarla frecuentemente, nos ayudará a caminar en la alegría y la libertad” ”, dijo el Papa, recitando la primera mitad de la oración.

“La palabra clave es esta: ven. Venir. Pero debes decirlo tú mismo con tus propias palabras. Ven, porque me encuentro en dificultades. Ven, porque estoy en la oscuridad. Ven, porque no sé qué hacer. Ven, porque estoy a punto de caer. Ven. Ven. Así es … cómo invocar al Espíritu”, dijo el Santo Padre

El Papa Francisco nos pide rezar esta oración al Espíritu Santo

Aquí tienes la oración al Espíritu Santo 

¡Ven, Espíritu Santo, ven!
¡Y desde tu hogar celestial
derrama un rayo de luz divina!
¡Ven, Padre de los pobres!
¡Ven, fuente de toda nuestra tienda!
Ven, brilla dentro de nuestros pechos.
Tú, el mejor de los consoladores;
Tú, el invitado más bienvenido del alma;
Dulce refrigerio aquí abajo;
En nuestro trabajo, descansa dulcemente;
Agradecido frescor en el calor;
Consuelo en medio de la aflicción.
¡Oh bendita Luz divina,
brilla dentro de estos corazones tuyos,
y llena nuestro ser más íntimo!
Donde tú no estás, no tenemos nada,
Nada bueno en hechos o pensamientos,
Nada libre de la mancha del mal.
Sana nuestras heridas, renueva nuestras fuerzas;
Sobre nuestra sequedad derrama tu rocío;
Lava las manchas de la culpa:
Dobla el corazón y la voluntad obstinados;
Derretir el helado, calentar el frío;
Guía los pasos que se desvían.
Sobre los fieles que te adoran
y te confiesan,
desciende por tu séptuple don:
dales la recompensa segura de la virtud;
Dales tu salvación, Señor;
Dales alegrías que nunca terminan.

Amén.

¡Ven, Espíritu Santo, ven!

Este artículo fue traducido y adaptado de Catholic News Agency.

Síguenos también en:

Telegram
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: Eucaristía sobrevive inexplicablemente al devastador incendio de una iglesia colonial]

[Ver:¿El demonio puede hacerse pasar por la Virgen y otros santos? Esto dicen dos sacerdotes]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.