La letanía que Santa Faustina le escribió a la Santísima Hostia de la Eucarístía

Letanía a la Santísima Hostia
Créditos: Wikipedia / Aleteia Image Department, Flickr, CC BY-SA 2.0

Probablemente hayas oído hablar de la Coronilla de la Divina Misericordia , que Cristo le dio a Santa Faustina. ¿Pero has oído hablar de su hermosa Letanía a la Santísima Hostia?

Santa Faustina fue una de las grandes místicas del siglo XX y registró sus asombrosas experiencias sobrenaturales en su diario .

En un pasaje fechado el 4 de enero de 1935, explica el camino santo en el que pasó las últimas horas de 1934: en una intensa oración ante Cristo en la Eucaristía. Entonces, cuando el reloj dio la medianoche, ¡estalló en una letanía de alabanza a Jesús en la Eucaristía!

El texto completo de su asombrosa oración está a continuación.

Después de registrar la oración en su diario, terminó la entrada de esa fecha con este pensamiento: “No entiendo cómo es posible no confiar en Aquel que puede hacer todas las cosas. Con Él, todo; sin Él, nada. El es el Señor. No permitirá que los que han depositado toda su confianza en él sean avergonzados “.

Letanía a la Santísima Hostia

Oh Bendita Hostia, en quien está contenido el testimonio de la misericordia de Dios para con nosotros, y especialmente para los pobres pecadores.

Oh Santísima Hostia, en quien está contenido el Cuerpo y la Sangre del Señor Jesús como prueba de infinita misericordia para nosotros, y especialmente para los pobres pecadores.

Oh Santísima Hostia, en quien está contenida la vida eterna y de infinita misericordia, dispensada en abundancia a nosotros y especialmente a los pobres pecadores.

Oh Hostia Bendita, en quien está contenida la misericordia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo hacia nosotros, y especialmente hacia los pobres pecadores.

Oh Bendita Hostia, en quien está contenido el precio infinito de la misericordia que compensará todas nuestras deudas, y especialmente las de los pobres pecadores.

Oh Hostia Bendita, en quien está contenida la fuente de agua viva que brota de infinita misericordia para nosotros, y especialmente para los pobres pecadores.

Oh Hostia Bendita, en quien se encierra el fuego del más puro amor que brota del seno del Padre Eterno, como de un abismo de infinita misericordia por nosotros, y especialmente por los pobres pecadores.

Oh Hostia Bendita, en quien está contenida la medicina para todas nuestras enfermedades, que fluye de la misericordia infinita, como de una fuente, para nosotros y especialmente para los pobres pecadores.

Oh Bendita Hostia, en quien se encierra la unión entre Dios y nosotros por Su infinita misericordia para con nosotros, y especialmente para los pobres pecadores.

Oh Santísima Hostia, en quien están contenidos todos los sentimientos del dulcísimo Corazón de Jesús hacia nosotros, y especialmente los pobres pecadores.

Oh Bendita Hostia, nuestra única esperanza en todos los sufrimientos y adversidades de la vida.

Oh Bendita Hostia, nuestra única esperanza en medio de la oscuridad y de las tormentas internas y externas.

Oh Bendita Hostia, nuestra única esperanza en la vida y en la hora de nuestra muerte.

Oh Bendita Hostia, nuestra única esperanza en medio de las adversidades y las inundaciones de desesperación.

Oh Bendita Hostia, nuestra única esperanza en medio de la falsedad y la traición.

Oh Bendita Hostia, nuestra única esperanza en medio de las tinieblas y la impiedad que inundan la tierra.

Oh Bendita Hostia, nuestra única esperanza en el anhelo y el dolor en el que nadie nos entenderá.

Oh Bendita Hostia, nuestra única esperanza en el trabajo y la monotonía de la vida cotidiana.

Oh Bendita Hostia, nuestra única esperanza en medio de la ruina de nuestras esperanzas y esfuerzos.

Oh Bendita Hostia, nuestra única esperanza en medio de los estragos del enemigo y los esfuerzos del infierno.

Oh Bendita Hostia, confío en Ti cuando las cargas están más allá de mis fuerzas y descubro que mis esfuerzos son infructuosos.

Oh Bendita Hostia, en Ti confío cuando las tormentas agitan mi corazón y mi espíritu temeroso tiende a la desesperación.

Oh Bendita Hostia, en Ti confío cuando mi corazón está a punto de temblar y un sudor mortal humedece mi frente.

Oh Bendita Hostia, en Ti confío cuando todo conspira contra mí y la negra desesperación se infiltra en mi alma.

Oh Bendita Hostia, en Ti confío cuando mis ojos comiencen a oscurecerse ante todas las cosas temporales y, por primera vez, mi espíritu contemple los mundos desconocidos.

Oh Bendita Hostia, en Ti confío cuando mis tareas estén más allá de mis fuerzas y la adversidad se convierta en mi destino diario.

Oh Bendita Hostia, en Ti confío cuando la práctica de la virtud me resulte difícil y mi naturaleza se vuelva rebelde.

Oh Bendita Hostia, en Ti confío cuando me dirijan golpes hostiles.

Oh Bendito Hostia, confío en Ti cuando mis esfuerzos y esfuerzos sean mal juzgados por otros.

Oh Bendita Hostia, en Ti confío cuando Tus juicios resuenen sobre mí; entonces confiaré en el mar de tu misericordia.

¡Reza la Letanía a la Santísima Hostia en tu Hora Santa!

Síguenos también en:

Telegram
Gab
Instagram
Twitter

[Ver: El padre Loring explica por qué “Jesús Misericordioso es el Gran Perdonador”]

[Ver: Religiosa tuvo una experiencia mística de la Divina Misericordia y escribió esta oración]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.