¿Qué hago si encuentro un objeto maldito y debo eliminarlo? La explicación de un exorcista

por -
Objeto maldito
Créditos: Pixabay.

¡Si entras en contacto con algún objeto maldito sigue estos consejos! Todos los célebres exorcistas como el fallecido padre Gabriele Amorth, el sacerdote José Antonio Fortea o Monseñor Stephen Rossetti han hablado de la existencia de objetos malditos.

Se trata de objetos que, por lo general, han participado de alguna práctica en la que intervienen los demonios. Puede tratarse tanto de un maleficio como de un hechizo. Según el padre Fortea, en su obra Summa Daemoníaca,  un maleficio es aquella operación que se hace para dañar a otro invocando a los demonios. Entretanto, el hechizo es aquella operación que se hace para obtener algo positivo con el concurso de los demonios.

En cualquier caso, el resultado es el mismo, la persona puede sufrir a causa de ello algún tipo de actividad demoníaca. Los objetos malditos o maléficos son los objetos que son utilizadas en tales prácticas.

Ahora bien, puede que tú no estés envuelto en ninguna de estas prácticas y encuentres algún objeto como estos. Siempre es mejor no tocarlos, pero si debes eliminarlos por alguna razón y no tienes sacerdote a quien recurrir por asesoramiento, el sitio Catholic Exorcism, dirigido por Monseñor Stephen Rossetti te explica cómo puedes deshacerte de él.

¿Qué hago si encuentro un objeto maldito y debo eliminarlo? La explicación de un exorcista

Esto es lo que explica el célebre exorcista:

1. Bendice el objeto maldito con agua bendita, diciendo: 

En el nombre del  Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

2. Corta los lazos impíos, los lazos y las ataduras entre el objeto y las fuentes y espíritus malignos a través de la Oración para romper los lazos impíos. 

 En el Nombre de…  +  Jesús, rompo todos los lazos, vínculos, relaciones y ataduras impíos entre _____ (nombre el objeto) y todas las fuentes de males y espíritus.  (3 veces)

Y ordeno a todos los espíritus asociados con estos lazos, eslabones y ataduras impíos que vayan inmediata y directamente al pie de la cruz del Señor Jesús.

3. Haga la siguiente oración sobre el tema (si está casado, ore esto junto con su cónyuge si es posible):  

Padre que estás en los cielos, te pedimos que ates y arrojes lejos de mí (nosotros) y de mi (nuestra) familia entera y de todos aquellos que han entrado en contacto con estos materiales, cualquier entidad demoníaca que pueda haber estado unida a estos materiales.

Suplicamos la sangre de Jesús sobre estos materiales y recuperamos cualquier terreno que el Maligno me haya arrebatado (a nosotros) debido a la presencia de estos materiales en mi (nuestro) hogar. Fortalece, oh Señor, el cerco de protección que me rodea (cada uno de nosotros) y mi (nuestra) familia.

Bendíceme (a nosotros) y a mi (nuestra) familia, Señor. Ayúdanos a amarte más. Yo (nosotros) también te pedimos que estés con la persona que me (nos) estos materiales y la liberes de cualquier atadura. Ayúdalos a comprender Tus caminos y bendícelos.

Yo (Nosotros) pedimos estas cosas con la intercesión de la Santísima Virgen María, Madre de Dios, los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo, Benditos Arcángeles San. Miguel, Gabriel y Rafael, San José, San Nicolás, Santo Domingo y NN. (Patrono (s)), mi (nuestro) ángel (es) de la guarda, y todos los santos y ángeles del cielo, y poderosos en el santo y poderoso nombre de tu hijo, Jesucristo, cuyo nombre hace temblar el infierno. Amén.

4. Luego, destruya el objeto maldito para que ya no se parezca a lo que era. Si se puede quemar, quémalo. Si es vidrio, rómpelo en pedazos. Si es de metal, rómpalo por la mitad si es posible u otro daño tal vez con un martillo. Si está hecho de madera, córtelo en dos, y si es de algún otro material, rómpalo en pedazos pequeños, desmóntelo o dáñelo lo mejor que pueda. Si no hay forma de destruirlo, entonces átele una rama de palma bendecida o un bendito San Benito.

5. Si es posible enterrar el objeto, excave un hoyo en el suelo y coloque los restos del objeto en el hoyo. Espolvorea los restos con agua bendita una vez más. Luego ate o coloque una medalla bendecida de San Benito encima de los restos si aún no lo hizo en el paso 4. Llene el agujero enterrando los restos del objeto. Si el artículo es biodegradable y no contamina, también se puede desechar en un río o arroyo.

6. Con el objeto maldito enterrado (o desechado en un río o arroyo), bendícete con Agua Bendita y la Señal de la Cruz, reza un Padre Nuestro y tres Avemarías.  

7. Ore la siguiente oración para romper cualquier maldición que pueda haberse adherido a usted al poseer este objeto (si está casado, cada cónyuge debe orar esta oración por separado):

En el nombre del Señor Jesús  +  Cristo, fortalecido por la intercesión de la Santísima Virgen María, Madre de Dios, de San José, de los Beatos Arcángeles San Miguel, Gabriel y Rafael, de los Beatos Apóstoles Pedro y Pablo, San Nicolás y Santo Domingo,  NN. (Patrono / s), mi ángel de la guarda y todos los santos, y poderoso en la santa autoridad de Su Precioso y Maravilloso Nombre, te pido, oh Señor Dios, que rompas y disuelvas todas y cada una de las maldiciones, maleficios, hechizos, sellos, votos y pactos satánicos, lazos espirituales y lazos del alma con fuerzas satánicas, malos deseos, malos deseos, sellos hereditarios, lazos, trampas, mentiras, obstáculos, engaños, desviaciones, influencias espirituales y toda disfunción y enfermedad de cualquier fuente, que han sido puestos sobre mí.

Padre Celestial, reprende a estos espíritus malignos y sus efectos y échalos lejos de mí para que pueda continuar haciendo Tu Voluntad y cumplir la misión que tienes para nosotros para Tu Mayor Gloria.

Gracias, Padre, por escuchar mi (nuestra) oración. Yo (Nosotros) alabamos Tu Santo Nombre y Te adoramos y Te amamos. Gracias por la sabiduría y la luz de tu Espíritu Santo. Gracias por permitirme (a nosotros) a través de Tu Espíritu Santo defendernos contra las obras del enemigo.

Gracias por tu esperanza que quita el desánimo; gracias por la victoria continua. “… en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó” (Romanos 8:37). Padre, ahora pongo a mis (nuestros) enemigos en Tus manos. Míralos con misericordia y no les reproches sus pecados. Cualquiera que me haya maldecido (nos), ahora (nosotros) bendecimos. Cualquiera que me haya lastimado (nos), ahora perdonamos. Por aquellos que me han perseguido (nos), ahora oramos:

Padre nuestro… Ave María… Gloria a…

Oh Mi Dulce Jesús, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno. Lleva a todas las almas al cielo y ayuda especialmente a aquellos que más necesitan de Tu Misericordia.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla….

8. En la primera oportunidad que tenga, vaya a misa y ofrezca su vida, su familia y sus propiedades a Dios. 

Esperamos que estos consejos sobre cómo tratar un objeto maldito te sean de utilidad.

Síguenos también en:

Telegram
Instagram
Twitter

[Ver: Fue un gran santo, le decían el Ángel del Apocalipsis y así predijo el fin del mundo]

[Ver: ¿Crees que la conversión de alguien es imposible? Prueba esta oración por la Sangre de Cristo]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.