¿Te cuesta encontrarte con Jesús en el silencio? Sacerdote recomienda los “misterios silenciosos” del Rosario

Misterios silenciosos
Créditos: Wikipedia.

¿Conoces los “misterios silenciosos”? “Para escuchar a Dios hablarnos, a nuestros corazones, necesitamos silencio. Hoy en día, muchas personas tienen tanto miedo al silencio que intencionalmente dejan la televisión o la música encendida toda la noche solo para tener un poco de ruido de fondo para irse a dormir.

Pero Dios requiere que nos pongamos en una posición no solo para estar quietos, sino también en silencio, sin prácticamente ninguna distracción para escuchar su voz o para contemplar un significado más profundo de la vida”.

En un artículo escrito para ChurchPOP, el padre Kyle Walterscheid, nos brinda unas hermosas meditaciones de lo que él llama los misterios silenciosos del Rosario.

¿Te cuesta encontrarte con Jesús en el silencio? Sacerdote recomienda los “misterios silenciosos” del Rosario

“Todas las principales religiones del mundo se han dado cuenta de esto durante milenios, pero como cristianos, tenemos la clara ventaja de entrar en un estado meditativo profundo con Dios hecho visible en Jesucristo.

Podemos usar nuestra imaginación para colocarnos a los pies de Jesús, escucharlo, mirarlo, hablar con Él y estar disponibles para una unión increíblemente profunda con Él.

Después de haber rezado el rosario diariamente durante 25 años, alcanzando esa hermosa unión con Cristo de una manera tan profunda, comencé a darme cuenta de que sería de gran valor para todos pasar tiempo con Jesús en lo que he llamado los Misterios Silenciosos.

El primer misterio silencioso: el momento de la muerte de Jesús

Jesús respiró por última vez .

El que más te ha amado ahora ha muerto por ti. ¿Cómo te sientes al mirar su rostro? Esto es lo que hizo falta para salvarte. Es invaluable y, sin embargo, desgarrador ver a Nuestro Señor en este estado. No hay sonido, solo Él y tú.

Esta escena va más allá de las palabras. Esta meditación te llevará a todo el significado de tu vida. Nada lo separa a Él de ti ni a ti de Él. Está ensangrentado, coronado de espinas, mutilado más allá del reconocimiento, y ahora duerme en el momento de la muerte.

Por el momento, todo está tranquilo, pero inquietante. Dile que te arrepientes de tus pecados.

Dominio publico

El segundo misterio silencioso: la tierra tiembla y el velo del templo se rasga por la mitad

En el Templo, el velo que separaba lo Santo del Lugar Santísimo se rasga por la mitad, o mejor dicho, el velo que nos separaba de Dios ya no existe. Nuestra división con Dios ha terminado, nuestra división entre nosotros ha terminado. ¿O es eso?

Medita sobre por qué hemos permitido la división en nuestras vidas cuando Cristo ya la terminó.

Biblioteca Nacional de Gales / CC0

El tercer misterio silencioso: Jesús es traspasado en el costado

Un soldado atraviesa el costado de Jesús, y fluyen sangre y agua. En la combinación del temblor de la tierra, el eclipse solar y el amor que Jesús expresó en la cruz, esto hace que el centurión y todos los demás soldados lleguen a creer que Jesús realmente es el Hijo de Dios.

¿Puedo ponerme en sus zapatos?

En el pasado, me burlé de Jesús, le escupí y lo azoté. Sin embargo, desde la cruz me perdonó a mí y a todos mis amigos. “Pero Dios demuestra su amor por nosotros en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros”. (Romanos 5: 8)

Quédate quieto y cree que Jesús es el Hijo de Dios. Gime y llora por Jesús. Guarda silencio y ten remordimiento por todos tus pecados. Muy pronto, la misericordia estará sobre ti y serás perdonado.

Gerard de la Vallée / Dominio público

El cuarto misterio silencioso: Jesús es colocado en el regazo de María

Jesús ahora es bajado de la cruz. Como dice la tradición, lo colocaron en el regazo de María. Está cubierta por la sangre de su Hijo y su Hijo yace sin vida en su regazo.

No habrá consuelo para sus gritos.

Puedes escuchar sus gemidos y llantos y ver el dolor expresado en su cuerpo por el derramamiento de lágrimas. Ella ayudó a darnos el Salvador del mundo y lo condenamos con nuestras mentiras y pecados.

Llorar con nuestra Santísima Madre y llorar, para ayudar de alguna manera, su llanto.

¿Qué se siente al ver ese amor que María tiene por el Señor? Pídele a Dios que también puedas compartir ese amor y dolor por el Señor.

William-Adolphe Bouguereau / Dominio público

El quinto misterio silencioso: José de Arimatea y Nicodemo entierran a Jesús .

Sisto Badalocchio / Dominio público

Traen ropa de entierro y mirra para el cuerpo de Jesús. Llevan el cuerpo sin vida de Jesús a la tumba preparada para él. Ambos eran discípulos silenciosos de Jesús. Con ternura lavan su cuerpo, lo cubren con un aceite de mirra y lo envuelven en lienzos para el entierro.

Este fue un proceso largo, como era la costumbre judía.

En silencio, ayude a lavar la sangre del cuerpo de Jesús. Llora por el que vivió desinteresadamente. Llora por el que quita los pecados del mundo.

Por último, lo ponen en el sepulcro y sellan el sepulcro con una gran piedra. Todo el sábado no hay nada más que silencio. El mundo espera. Los discípulos se preguntan.

¿Qué te gustaría decirle a Jesús?

Pide perdón. Llora por tus pecados, por los de tu familia y por aquellos a quienes llamas amigos que desperdician sus vidas.

Llegará el domingo y celebraremos, porque entonces y solo entonces aprenderemos que Jesús ha vencido el pecado y la muerte y realmente ha resucitado de la tumba.

Pero por ahora nos sentamos en un silencio sagrado, lamentando nuestro pasado y anhelando estar con Jesús para siempre”.

Síguenos también en:

Telegram
WhatsApp
Gab
Instagram
Twitter

O recibe nuestro contenido por correo electrónico[email protected]

[Ver: ¿Tienes nudos en tu vida que parecen imposibles de desatar? ¡Conoce a la Virgen Desatanudos!]

[Ver: ¿Incluyes las redes sociales en tu examen de conciencia? Ten en cuenta esto al confesarte]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.