Sacerdote casi muere dos veces, pero hoy reconstruye la iglesia más grande de Irak

Irak
Créditos: sticna.org.

El 7 de marzo, durante la visita apostólica del Papa Francisco a Irak, el Padre Ammar Yako, Vicario General de la Arquidiócesis de Mosul de Siria, compartió un poderoso testimonio. Él, junto con varios otros cristianos, tuvo que huir de la ciudad de Bartella en 2014 debido a la invasión del Estado Islámico. Dijo que fue un momento extremadamente difícil, pero que Dios nunca los abandonó. Conoce su historia.

Intentaron matar a este sacerdote dos veces, pero ahora está construyendo la iglesia más grande de Irak.

‘Mi nombre es P. Ammar, fui ordenado sacerdote el 29 de junio de 2001, el día en que le pedí al Señor que me ayudara a vivir sus palabras del Salmo 15: ‘No para nosotros, Señor, sino para dar gloria a Tu nombre’, para que puedan ser la guía de mi servicio sacerdotal”, comenzó.

“Apenas dos años después, entramos en una serie de conflictos, como los ataques terroristas y los conflictos internos que continúan hoy”. Dice que las cosas empeoraron después de la caída de Saddam Hussein.

“El Señor siempre ha sido mi fuerza y ​​me ha ayudado a vivir la palabra de mi ordenación sacerdotal con gran alegría durante los últimos veinte años, pero no para mi gloria, sino para la gloria de su santo nombre”.

¡Explica que casi muere dos veces! El primero fue “cuando iba a celebrar misa en Zakho, en las afueras de Mosul, a pocos metros de la explosión de un coche bomba” y el segundo dice que estaba “en medio de un tiroteo”.

“La noche del éxodo de 2014, la noche en que los terroristas del EI [Estado Islámico] se acercaron a la ciudad en la que servía, Bartella” fue, según él, un día inolvidable para su vida sacerdotal.

En mi corazón había fuerza, el Señor me llevó para ayudar a los que salieron de la ciudad y quedarme hasta unas horas antes de que entraran los terroristas. El Señor me salvó y logramos escapar”. Confesó que fue “un calvario muy difícil y muy difícil: vivir disperso en las calles, plazas y parques públicos sin refugio ni comida”.

“No hay tiempo suficiente ahora para expresar y explicar todo lo que hemos vivido en tres años como refugiados. Pero debo decir que con la fuerza de Dios, en nuestro servicio sacerdotal, ‘juntos somos sacerdotes’, pudimos ayudar a las familias, estar con ellas, distribuir alimentos, ropa y otras ayudas”.

Años de bendición

Según el P. Ammar, los años que vivió huyendo del Estado Islámico no fueron “años malditos”, sino “años de bendición del Señor”.

“El Señor nos mostró su gloria después de la liberación de nuestras ciudades y pueblos, todo quedó completamente destruido: iglesias, miles de casas quemadas y todo saqueado y destruido, todo sin los servicios esenciales. Pero el Señor no nos abandonó, al contrario, fue un milagro volver a vivir en esta ciudad; y aquí estamos hoy en nuestra amada ciudad de Baghdede (Qaraqosh)”.

Finalmente, el sacerdote agradeció al Santo Padre su presencia y estar allí para dar testimonio “y mostrar la gloria de Nuestro Señor en la Iglesia y en todo el mundo”.

El P. Ammar coordina las obras de restauración de la Catedral de la Inmaculada Concepción (también conocida como Catedral de Al-Tahira), donde estuvo presente el Papa Francisco. Cuando estuvo en la región, el Estado Islámico profanó, quemó y destruyó la iglesia.

¿Qué piensas del testimonio de este sacerdote de Irak?

[Ver: ¿La Coronilla de la Divina Misericordia puede detener el aborto? Pistas sobrenaturales en el diario de Santa Faustina]

[Ver: El Señor de los Milagros, la extraordinaria imagen que jamás pudo ser destruida]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.