El mensaje olvidado de Nuestra Señora en Fátima: 5 primeros sábados para consolar su Inmaculado Corazón

Nuestra Señora de Fátima
Créditos: Estatua del peregrino internacional de Nuestra Señora de Fátima, Flickr / CC BY-SA 2.0.

En 1917, Nuestra Señora de Fátima se apareció seis veces a los tres niños pastores: Lucía Santos, Francisco Marto y Jacinta Marto.

Nuestra Señora de Fátima dijo durante la aparición de julio de 1917: “Vendré a pedir… que el primer sábado de cada mes, se hagan comuniones de reparación en expiación por los pecados del mundo”.

El 10 de diciembre de 1925, la Virgen regresó con Sor Lucía a la Casa de la Hermana Dorotea en España.

Se apareció con el Niño Jesús de pie sobre una nube, solicitando actos de reparación por las blasfemias e ingratitudes cometidas contra su Inmaculado Corazón.

Jesús dijo: “Ten piedad del Corazón de tu Santísima Madre. Está cubierto de espinas con que los hombres ingratos lo traspasan a cada momento, y no hay quien las quite con un acto de reparación”.

Esto es lo que dijo Nuestra Señora de Fátima:

“Mira, hija mía, Mi Corazón rodeado de espinas con las que los ingratos me traspasan en todo momento con blasfemias e ingratitud. Tú, al menos, asegúrate de consolarme y anunciar que todos los que durante cinco meses, los primeros sábados, se confiesan, comulgan, rezan las cinco décadas del Rosario, y me hacen compañía durante 15 minutos meditando los misterios del Rosario, con el propósito de repararme, prometo asistirlos en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para la salvación de sus almas”.

En 1939, Sor Lucía agregó:

“Que el mundo tenga guerra o paz depende de la práctica de esta devoción, junto con la consagración al Inmaculado Corazón de María. Por eso deseo tan ardientemente su propagación, sobre todo porque esta es también la voluntad de nuestra querida Madre del Cielo”.

Jesús le dijo a Sor Lucía que “las almas que hacen los Primeros Cinco Sábados con fervor y hacen reparación al Corazón de tu Madre Celestial me agradan…”

Cómo practicar la devoción de los cinco primeros sábados

Haz lo siguiente el primer sábado del mes durante cinco meses consecutivos:

1. Ir a la confesión

2. Recibe la Sagrada Comunión

3. Reza cinco décadas del Rosario

4. Medita en los misterios del Rosario durante 15 minutos. 

Sin embargo, Nuestro Señor ajustó estos requisitos para una mayor flexibilidad:

La confesión puede recibirse antes o después del primer sábado, siempre que el devoto tenga la intención de repararlo. También se debe recibir la Sagrada Comunión en estado de gracia. Jesús agrega que si el individuo se olvida de ofrecer la Confesión de antemano, se puede ofrecer la próxima confesión como un acto de reparación.

¿Por qué cinco sábados?

Nuestro Señor le reveló a Sor Lucía que el número cinco representa los cinco pecados cometidos contra su Inmaculado Corazón:

1. Blasfemias contra su Inmaculado Corazón

2. Blasfemias contra su virginidad perpetua

3. Blasfemias contra Su Divina Maternidad, negándose al mismo tiempo a reconocerla como Madre de los hombres.

4. Infundir públicamente la indiferencia, el desprecio e incluso el odio hacia la Madre Inmaculada en el corazón de los niños.

5. Insultarla directamente en sus imágenes sagradas.

Señor, ten piedad de nosotros. Nuestra Señora de Fátima, ruega por nosotros.

[Ver: Cuando un demonio reveló en un exorcismo algo increíble de Jesús]

[Ver: Así la Virgen convirtió a un satanista, a toda una ciudad y reveló la novena milagrosa del rosario de 54 días]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.