Así habría sido la batalla entre San Miguel Arcángel y Lucifer antes de ser expulsado del cielo

por -
Lucifer
Créditos: Wikimedia Commons.

En el libro del padre José Antonio Fortea Historia del mundo angélico cuenta cómo pudo haber sido  la batalla entre San Miguel y Lucifer.

La obra se trata de una narración de las problematizaciones teológicas respecto a este momento en que se produjo la caída de los ángeles rebeldes. Es un ejercicio literario que contiene verdades teológicas de la batalla en el cielo. Está narrado como si los ángeles fueran los propios protagonistas.

Así habría sido la batalla entre San Miguel Arcángel y Lucifer antes de ser expulsado del cielo

Los ángeles tuvieron una prueba. No está absolutamente claro pero se piensa que Dios pudo haberles revelado el misterio de la Encarnación. Esto suscitó la rebeldía de los ángeles. Así lo cuenta el padre Fortea.

“Lucifer, el teólogo, el sabio, volvió su rostro hacia los ángeles y dijo:

‘No te das cuenta de que no puede suceder. Que Dios no puede pedirnos cosas sin sentido. No tienes que romper las reglas para aceptar lo inaceptable. Es Dios quien se equivoca’.

Y nuestro gran teólogo nos habló con un discurso de insuperable sutileza. Sus argumentos tenían una gran capacidad para encantar a todos. Pero no porque hubiera magia en ellos, no. El único regalo mágico era su formidable inteligencia.

Ante el discurso rebelde de Satanás, la masa de oyentes quedó atónita y por lo tanto silenciosa. Y luego, en medio del estupor que todo el Cielo se apoderó de ese discurso de Lucifer… todo el Cielo escuchó una declaración vibrante:

¡Quién como Dios!

Esa declaración fue como un puñetazo en el medio de la mesa. Y repitió por segunda vez con tanta valentía, que sus palabras valieron un discurso:

‘¡Quién como Dios!’

Fue como un grito que despertó a todos. Su exclamación para muchos fue más convincente que todas las razones del Rebelde.

Y así, él, el pequeño Miguel, se paró frente a Lucifer y le dijo mirándolo:  ‘¡Eres un soberbio!’

Al principio, cuando Lucifer todavía era respetado, cuando estaba en la cima de su honor, nadie se habría atrevido a hacer eso. Pero Miguel no tuvo miedo y sus palabras hirieron profundamente a Lucifer. Fue tan doloroso para el rebelde que le dio la espalda a Miguel y se fue. Lucifer lloró de rabia, pero no pudo resistirse.

Hubo exclamaciones en todo el mundo angelical. Algunos con incredulidad, otros con ira.
En el tiempo de los ángeles, Lucifer lloró durante horas. Pero en nuestro tiempo, era como si Lucifer hubiera vuelto de inmediato para enfrentarse a Miguel.

Lucifer fue rehecho y comenzó la batalla. Algunos lo miraron con admiración. Había surgido la admiración por el líder. Y aunque se habían presentado voces sueltas ante Lucifer, siguió su razonamiento. Hablaba como un maestro, había seguridad en su voz, presentaba las razones de la rebelión. Detrás del discurso había resentimiento. Pero no mostró ni una pizca de esa amargura secreta. Ni siquiera se dio cuenta de que estaba reaccionando a la embriaguez del orgullo herido.

Muchos de los ángeles continuaron inclinándose ante la imagen del Crucificado. La multitud inmediatamente se negó a seguir escuchando al rebelde, le dio la espalda a Lucifer y vio la revelación de Jesucristo reconociéndolo como el futuro Rey; mientras las malditas palabras de la Rebelión seguían resonando como un eco en los corazones de todos los ángeles. Un eco que dolía un poco, un eco que otros querían borrar. Pero un eco que no se ha ido“.

¡San Miguel Arcángel, defiéndenos en batalla!

[Ver: Cuando el Papa Francisco alertó sobre el peligro del demonio en este mundo]

[Ver: Sacerdote experto en ángeles explica lo que todo católico debería saber sobre ellos]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.