Las 5 obligaciones mínimas que debes cumplir para ser un “buen católico”

Preceptos de la Iglesia
Créditos: Gerben van Heijningen, Flickr , CC BY-NC 2.0

Una parte importante de la respuesta incluye lo que se conoce como los Preceptos de la Iglesia . Desafortunadamente, pocos católicos parecen ser conscientes de ellos, y mucho menos intentar seguirlos concienzudamente. Esto es lamentable porque probablemente mejorarían la vida de muchos católicos.

El  Catecismo de la Iglesia Católica  da  cinco preceptos (CIC 2041-2043), que se enumeran a continuación con explicaciones. Algunos catecismos más antiguos solían fijar el número en seis, con el precepto adicional de que los católicos deben seguir las leyes de la Iglesia con respecto al matrimonio. Eso, por supuesto, sigue siendo un requisito para los católicos de hoy, pero este artículo solo revisará los cinco enumerados en el Catecismo . Estos preceptos no agotan la vida cristiana.

Entonces, ¿por qué la Iglesia tiene estos preceptos? Según el Catecismo, están “destinados a garantizar a los fieles el mínimo necesario en el espíritu de oración y esfuerzo moral, en el crecimiento en el amor a Dios y al prójimo”.

Aquí están los 5 preceptos de la Iglesia:

1) “Asistirás a misa los domingos y días festivos de obligación y descansarás del trabajo servil”.

Es el primero de los preceptos de la Iglesia y “requiere que los fieles santifiquen el día de la Resurrección del Señor, así como las principales fiestas litúrgicas en honor a los misterios del Señor, la Santísima Virgen María y los santos; en primer lugar, participando en la celebración eucarística, en la que está reunida la comunidad cristiana, y descansando de aquellas obras y actividades que puedan impedir tal santificación de estos días ”. (CIC 2042)

La misa de los domingos y los días santos de obligación no son sugerencias ni opcionales. A menos que tenga una buena razón, todos los católicos deben estar allí. Observe también el “descanso del trabajo servil”: se supone que son días de descanso.

2) “Confesarás tus pecados al menos una vez al año”.

Esto “asegura la preparación para la Eucaristía mediante la recepción del sacramento de la reconciliación, que continúa la obra de conversión y perdón del Bautismo”. (CIC 2042)

Se supone que los católicos no deben recibir la Eucaristía en estado de pecado mortal, y el Sacramento de la Confesión es el medio por el cual una persona puede ser limpiada del pecado mortal. Dado que se requiere recibir la Eucaristía al menos una vez al año (ver precepto 3), y dado que la Iglesia es realista sobre el pecado humano, debe confesarse al menos una vez al año.

Pero eso es solo lo mínimo. Para que pueda recibir la Eucaristía más de una vez al año, y para la salvación de su alma, la mayoría de los católicos probablemente necesiten confesarse con algún tipo de regularidad durante todo el año.

3) “Recibirás el sacramento de la Eucaristía al menos durante el tiempo de Pascua”.

Esto “garantiza como mínimo la recepción del Cuerpo y la Sangre del Señor en relación con las fiestas pascuales, origen y centro de la liturgia cristiana”. (CIC 2042)

La fe cristiana se trata de Jesús, su obra en la cruz y su unión con él en la gracia. La Eucaristía es una de las principales formas que Dios nos ha dado para aplicar la gracia del Evangelio en nuestras vidas. Al igual que con la Confesión, recibir la Eucaristía una vez al año es mínimo. Un católico practicante normal debería recibir la Eucaristía mucho más que eso. Sin embargo, el punto es que si una persona no recibe la Eucaristía ni siquiera una vez al año, hay un problema. Recordemos que los preceptos de la Iglesia marcan lo mínimo necesario.

4) “Observarás los días de ayuno y abstinencia establecidos por la Iglesia”.

Esto “asegura los tiempos de ascesis y penitencia que nos preparan para las fiestas litúrgicas y nos ayudan a adquirir dominio sobre nuestros instintos y libertad de corazón”. (CIC 2043)

El ayuno, más allá de ser uno de los preceptos de la Iglesia, es una parte normal de la vida cristiana, porque Jesús lo dice en los Evangelios (por ejemplo, Mateo 6) y porque nos ayuda a crecer en virtud. La Iglesia ha prescrito un ayuno mínimo durante ciertas partes del año litúrgico. Nada de esto es muy difícil, pero eso se debe a que es un requisito mínimo. Todos los cristianos pueden voluntariamente hacer ayunos más difíciles y más frecuentes (para los cuales un director espiritual puede proporcionar una supervisión útil).

5) “Ayudarás a satisfacer las necesidades de la Iglesia”.

Esto “significa que los fieles están obligados a ayudar con las necesidades materiales de la Iglesia, cada uno según su propia capacidad”. (CIC 2043)

La Santa Iglesia Católica tiene la misión más importante de cualquier organización en la historia del mundo: predicar el evangelio salvador de almas de Jesucristo. Llevar a cabo esta misión, por supuesto, requiere recursos terrenales. Aquellos de nosotros que, por la gracia gratuita de Dios, hemos recibido el don de la fe y una nueva vida en Jesucristo, naturalmente deberíamos querer brindar generosamente lo que podamos para apoyar esta obra desesperadamente importante. Pero debido a nuestra debilidad humana, la Iglesia ha hecho del apoyo una obligación de la ley y se transformó en uno de los precepto de la Iglesia.

Tenga en cuenta que la Iglesia no prescribe una cierta cantidad o porcentaje, sino que solo dice que las personas dan “cada uno según su propia capacidad”. Cada católico debe considerar en oración lo que puede hacer para apoyar a la Iglesia. Pero deben saber que no ayudar de ninguna manera (cuando uno tiene la capacidad de hacerlo) no es una opción.

¿Conocías estos preceptos de la Iglesia?

[Ver: “No es un objeto muerto”: el sacerdote que tuvo una experiencia mística de Jesús en la Eucaristía]

[Ver: Esta tierna historia muestra cómo los ángeles nos enseñan sobre la Misa]

Compartir:

Comentarios

comentarios