Así la Virgen convirtió a un satanista, a toda una ciudad y reveló la novena milagrosa del rosario de 54 días

por -
Pompeya
Créditos: Dominio Público.

A lo largo de los años, ha habido cientos de milagros atribuidos a Nuestra Señora de Pompeya y su Novena Irresistible a Nuestra Señora del Rosario, comúnmente llamada la “Novena del Rosario de los 54 Días”.

Pero, ¿Cómo surgió esta gran devoción a Nuestra Señora del Rosario de Pompeya?

Cómo un exsatanista convirtió una ciudad a través de Nuestra Señora de Pompeya

Bartolo Longo fue un devoto laico y abogado. Aunque fue criado como católico, perdió su fe en la universidad.

Se involucró mucho en la práctica del espiritismo y el ocultismo, e hizo todo lo posible para socavar el catolicismo. Esto lo dejó con nada más que ansiedad y depresión, enviándolo a las oscuras profundidades de la desesperación.

Bartolo finalmente buscó ayuda y fue dirigido al padre Alberto Radente, sacerdote dominico profundamente devoto de la Virgen María.

Con una nueva sensación de paz, Bartolo abandonó por completo sus viejas costumbres y deseó hacer todo lo posible para acercar a los demás a la plenitud de la verdad y ayudar a los pobres.

En 1871, se convirtió en dominico de la Tercera Orden y se le dio el nombre de ‘Hermano Rosario’ en honor al Rosario.

El encuentro de la pintura de la Virgen

En una ocasión, el beato Bartolo desenterró una pintura hecha jirones de segunda mano de un convento en Nápoles, que representaba a la Virgen María y al Niño Jesús sosteniendo rosarios y acompañados por Santo Domingo y Santa Catalina de Siena.

Aunque esta pintura en ruinas fue finalmente restaurada por el beato, esta misma representación de Nuestra Señora del Rosario resultó en la curación milagrosa de la joven Fortuna Agrelli años después (Ver más adelante).

Mientras viajaba a Pompeya en 1872 para ayudar a una condesa adinerada llamada Marianna de Fusco con algunos asuntos legales, Bartolo quedó inmediatamente impresionado por el estado de la ciudad.

Muchos habían abandonado su fe católica, el edificio de la iglesia requería reparaciones urgentes, prevalecía la pobreza y muchos lugareños dejaron de asistir a la misa dominical.

Bartolo descubrió entonces su verdadera misión: devolverle la vida al catolicismo en la antigua ciudad de Pompeya.

Comenzó restaurando la destartalada iglesia y el antiguo retrato de Nuestra Señora obtenido de Nápoles, inaugurando una Cofradía del Rosario, patrocinando una fiesta en honor a Nuestra Señora del Rosario, abriendo organizaciones benéficas, ayudando a los huérfanos, los enfermos y los pobres, Bartolo reavivó el fe de muchos.

Como una ciudad que despierta de su letargo, la fe del pueblo de Pompeya revivió.

Hoy, la Iglesia restaurada ha sido declarada Santuario Pontificio y Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Pompeya.

En 1979, el Papa Juan Pablo II hizo una peregrinación a Pompeya. Más tarde beatificó a Bartolo Longo el 26 de octubre de 1980. Millones de personas acuden al santuario cada año, ya que muchos milagros se atribuyen a Nuestra Señora de Pompeya.

Sin embargo, uno de los milagros más grandes hasta ahora fue la aparición de Nuestra Señora de Pompeya a una joven llamada Fortuna Agrelli.

El milagro detrás de la Novena del Rosario de 54 días

El 3 de marzo de 1884, la Santísima Virgen María se apareció a Fortuna Agrelli . María se sentó en un trono alto con el Niño Jesús en su regazo y un Rosario en su mano. Estuvieron acompañados por Santo Domingo y Santa Catalina de Siena.

Durante trece meses, la joven Fortuna soportó un inmenso sufrimiento y dolor. Sus médicos se rindieron, considerándolo un caso desesperado. Pero aferrándose a su último rayo de esperanza, la niña moribunda y su familia comenzaron una novena de rosarios, implorando desesperadamente la intercesión de Nuestra Señora.

“Reina del Santo Rosario, ten misericordia de mí, ¡devuélveme la salud! Ya te he rezado en una novena, oh María, pero aún no he experimentado Tu ayuda. ¡Estoy tan ansioso por ser curada! ” suplicó el joven Agrelli.

Nuestra Señora respondió: “Me has invocado con varios títulos y siempre has obtenido favores míos.

Ahora que me has llamado por el título tan grato para mí, ‘Reina del Santo Rosario’, ya no puedo rechazar el favor que me pides; porque este nombre es el más preciado y querido para mí.

Haz tres novenas y obtendrás todas“.

Nuestra Señora se apareció por segunda vez, diciendo: “Quien desee obtener favores de mí, debe hacer tres novenas de los rezos del Rosario en petición y tres novenas en acción de gracias“.

Finalmente, después de completar las seis novenas del Rosario, la joven se curó.

La intercesión de Nuestra Señora en nombre de Agrelli resultó en la milagrosa Novena del Rosario de 54 días.

La curación de Agrelli a través de la intercesión de Nuestra Señora tuvo un profundo efecto en el Papa León XIII, quien animó a todos a apreciar el Rosario y rezarlo con ardor.

Esta poderosa novena implica rezar el Rosario todos los días durante 27 días en petición, y luego un Rosario cada día durante 27 días en acción de gracias, con las oraciones correspondientes indicadas para cada día.

Como tal, la Novena del Rosario de 54 días es una secuencia de seis novenas ininterrumpidas de nueve días, que requieren tres novenas de petición y tres novenas de acción de gracias.

Las promesas de Nuestra Señora de Pompeya y la Novena del Rosario de 54 días son faros de esperanza para un mundo atormentado por un océano tumultuoso de preocupación y miedo.

En los casos más desesperados donde se siente como si se hubiera perdido toda esperanza, esta novena de Rosarios nos permite implorar la intercesión de la Virgen para que la Santísima Virgen María nos conceda el favor que con tanta confianza buscamos.

Reina del Santísimo Rosario, ¡ruega por nosotros!

[Ver: Las 5 gracias que puedes obtener rezando el rosario en familia]

[Ver: ¿El Rosario tiene el poder de cambiar la historia? Esto aseguran dos frailes franciscanos]

Compartir:

Comentarios

comentarios

¿The gusta ChurchPOP?

Recibe nuestro contenido inspirador en tu bandeja de entrada cada mañana, ¡GRATIS!

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.