Hombre se ahogaba, rezó a Dios y lo rescató un bar flotante lleno de sacerdotes

Bar
Barra flotante de tiki. Crédito: Matt Armon / Shutterstock.

Cuando Jimmy Macdonald se ahogaba en un lago, lejos de la costa y rezó a Dios por ayuda, jamás pensó que el auxilio podría venir bajo una forma tan curiosa: ¡Un bar flotante lleno de sacerdotes!

Jimmy pasaba unas vacaciones con su familia en el lago George, en Nueva York y decidió montar su kayak. De pronto, comenzó a alejarse de la costa y terminó a la deriva.

Las aguas se pusieron turbulentas, varias embarcaciones se acercaron para ofrecer ayuda pero en ese momento no le pareció necesaria. Confiaba en poder volver a la orilla remando.

Sin embargo, la situación se complicó. No llevaba su salvavidas puesto, así que rápidamente se lo colocó y de pronto le hizo falta porque las aguas se agitaron, su kayak se inclinó y volcó.

“Pensé que iba a morir. Estaba absolutamente impotente y deseaba haber pedido ayuda antes. Estaba agitando mi mano y le pedí a Dios que me ayudara”, dijo.

Y Dios le respondió como Jesús rescató a Pedro de las aguas. ¿Cómo? ¡Con un bar flotante lleno de sacerdotes!

A bordo de la barca flotante se encontraban seminaristas y sacerdotes de los Padres Paulistas del Seminario de San José en Washington, DC La comunidad religiosa católica había estado de retiro cerca y estaban tomando un descanso en un barco alquilado.

Noah Ismael, uno de los seminaristas a bordo del bar flotante, le dijo a NBC Washington que fue “un movimiento del Espíritu Santo” que se encontraron con Macdonald en el momento adecuado.

Chris Malano, otro seminarista, le dijo a WNYT que, como seminaristas paulistas, son misioneros y “ese día, esa era nuestra misión, estar presentes y ayudar a alguien que lo necesita“.

Macdonald le dijo a WNYT que tomó el rescate como una “señal de Dios” de que su vida todavía tiene un propósito en la tierra.

También agregó que encontró divertido el rescate, en un sentido irónico. Macdonald es un adicto en recuperación que aconseja a otros durante la recuperación de adicciones.

“¿Qué tan gracioso es que haya estado sobrio durante siete años y me salve un bar flotante?” él dijo.

¡Qué misteriosos son los caminos de Dios!

El artículo fue publicado originalmente en Catholic News Agency.

[Ver: “Vengo a aliviar el sufrimiento”, la milagrosa aparición de la Virgen de los Pobres]

[Ver: “Estaré siempre contigo”, cuando Jesús le habló a Santa Teresa de Calcuta]

Compartir:

Comentarios

comentarios