Sacerdote católico pronuncia una conmovedora homilía en el funeral de su hijo

Hijo
Youtube / CR file vía Catholic Review

Un sacerdote con un hijo e incluso una familia parece extraño, pero este es el caso del padre Albert Scharbach un exsacerdote anglicano ordenado católico en 2013.

El padre Scharbach ingresó a la Iglesia Católica con sus nueve hijos y esposa en el año 2009 y actualmente está a cargo de la parroquia Mount Calvary en Baltimore, Estados Unidos.

¿Por qué está casado y tiene hijos?  Porque en noviembre de 2009, el papa Benedicto XVI anunció, en la Constitución Apostólica Anglicanorum Coetibus, el establecimiento de una dispensa especial dentro de la Iglesia católica para acoger a los anglicanos que quisieran integrarse.

La dispensa establece una excepción restringida al celibato eclesiástico para los sacerdotes casados de aquella religión pero con limitaciones respecto al clero “ordinario”. Al “pasar” a la Iglesia Católica deben ordenarse nuevamente -porque su sacerdocio anglicano no es válido- y si enviudan no pueden volver a casarse.

También existe una dispensa especial para comunidades católicas de rito oriental como los maronitas libaneses, los coptos egipcios o la Iglesia Greco-católica ucraniana. Pero son situaciones excepcionales y la norma es el Canon 1042 del Derecho Canónico.

Sin embargo, el sacerdote cobró notoriedad porque fue él mismo quien presidió la Misa de Réquiem del segundo de sus hijos, Isaac, fallecido en un accidente automovilístico mientras montaba su bicicleta el 1 de agosto. Tenía 21 años.

Los casos como los del padre Scharbach que ingresan con su familia a la Iglesia son inusuales, pero que un sacerdote brinde palabras cristianas de consuelo en el funeral de su propio hijo es excepcional.

Quizás por eso, por estar tan cerca de Dios en el dolor más grande que puede atravesar una persona en la vida -la pérdida de un hijo-; la homilía conmovió a todos los asistentes.

Posted by Mount Saint Joseph High School on Monday, August 3, 2020

Con esta homilía, este sacerdote conmovió a todos en funeral de su hijo (debajo encontrarás la transcripción)

Estos son algunos extractos de la inspiradora homilía que encuentra Fe en Cristo en medio del dolor. La Misa de Réquiem coincidió con la Fiesta de la Transfiguración de Cristo:

Podríamos consolarnos diciendo: “Isaac está en la luz ahora – está en la Iglesia Expectante y en camino a la Iglesia Triunfante. La luz que tenía en la tierra solo se volverá más brillante “. Y ciertamente hay una verdad reconfortante en eso.

Pero si nos detenemos ahí, ese punto no nos serviría del todo hoy. ¿Por qué? Porque Isaac tenía mucho más para dar en este mundo.

Pero parecía que estaba comenzando cuando su luz se apagó. Esto  es lo que llamamos tragedia. Tenemos que mirar eso a la cara.

Decenas de personas nos han dicho: “Estamos devastados”. “Estamos destrozados”. “Lloré y lloré”.

Estas respuestas incluso provienen de muchas personas que no han visto a Isaac en años, por lo que el dolor por su fallecimiento no se debe necesariamente a un vacío en su vida. Habla de la aparente injusticia de un mundo caído. Si esto puede suceder, ¿qué es seguro? Todas las cosas parecen más frágiles de lo que alguna vez pensamos y más allá de nuestro control.

Puede que no queramos admitirlo ante nosotros mismos, pero la pregunta subyacente a la decepción y la consternación es: “¿Dónde está Dios en esto?” Y “¿Por qué dejaría que esto sucediera?” Esto amenaza con hacer tambalear nuestra fe.

Pero hay una pregunta que no muchos se hacen, pero que la fiesta de la Transfiguración nos llama a hacer. 

Es decir, ¿y si la muerte de Isaac sirve los propósitos de gracia de Dios más que nada? 

Para ser lo suficientemente audaces para hacer esta pregunta, debemos mirar más de cerca la Transfiguración.

¿Por qué Dios acortaría la vida de alguien que estaba tan dedicado a nuestro Señor y Su cruz? Mi respuesta: solo si sirviera para un propósito mayor. Tengo que creer eso. No veo esto con una perspectiva humana, pero puedo ver esto con los ojos de la fe. 

Isaac se entregó a sí mismo por los demás en su vida terrenal, y puede continuar intercediendo por los demás después de su vida terrenal. 

A la luz de esto, hagamos otra pregunta. ¿Podría ser que Isaac pudiera hacer más trabajo intercediendo desde el cielo que en la tierra?

Entonces alguien dice: “Sí, pero ¿por qué no hacer que viva más y luego hacer eso después de la vejez?” Esta objeción se me ocurrió —con mucha fuerza— hace dos días. 

Pero luego volví a pensar.  En 50 años, sería demasiado tarde para que él intercediera por ti, ¿no? Cuánto mejor para él estar intercediendo por aquellos que conocía en la tierra, aquellos que ya están cerca de su corazón y necesitan sus oraciones.

Isaac siempre estuvo dispuesto a darlo todo y creo que su muerte es una respuesta a la oración. En un nivel, quería esto. Me voy a atrever a decir eso. No habría pedido estos eventos específicamente , por supuesto. Pero se habría ofrecido completamente por los demás en total abandono a la voluntad de Dios.

Es el tipo de persona que habría orado con regularidad:

“Oh Dios, si hay algo que pueda hacer para ayudar a mi familia de tal o cual manera, o para darte a conocer a otros, lo haré. Daré mi vida, incluso.”

Y ahora está en camino de la Iglesia Militante a la Iglesia Expectante y Triunfante donde será llamado a interceder.

Mire, ya veo cosas buenas, casi milagrosas, que suceden como resultado de su muerte. Relaciones curativas. 

La niebla se disipa sobre algunos grandes problemas debido a la respuesta amorosa del pueblo de Dios en estas circunstancias inmediatas. No hay forma de que pueda entrar en detalles sobre esto ahora, pero debes confiar en mi palabra.

Luego está el regalo de la cruz que llevamos. Nosotros todavía queremos volver a Isaac y le echamos de menos terriblemente. El era mi mejor amigo. Mi esposa le dirá que esto es una agonía. Sí, deja un enorme vacío en nuestras vidas.

Pero ya estoy viendo que este vacío se está llenando en nuestra familia a medida que adoptamos más su enfoque cristiano el uno para el otro. 

Esto ya me está volviendo más suave y compasivo con los demás.  Y esto me recuerda la importancia de la familia. Esto es lo que Isaac quiere para nosotros. Y es solo el comienzo.

Esta homilía no se trata de Isaac sino del Evangelio. He usado su vida como ilustración porque eso es lo que nos ha atraído hasta aquí. Pero esta no es su historia, esta es la historia de Jesús 

Estamos llamados a ver nuestra historia en la historia de Jesús. En esto encontramos que Dios no pierde nada.  Nada está más allá del alcance de la redención de Dios.

¡Qué hermosas palabras las de este sacerdote sobre su hijo! 

[Ver: Dejada por muerta en un pozo, una joven musulmana dice que fue salvada por Jesús]

[Ver: ¿Sabías que no puedes creer en La Biblia sin creer en la Iglesia Católica?]

Compartir:

Comentarios

comentarios