La Virgen Negra: la milagrosa imagen que no permite ser reparada ni destruida

Imagen
Créditos: Catholic Exchange

La imagen de la Virgen Negra, también conocida como Nuestra Señora de Czestochowa, tiene una historia increíble detrás. Se dice que no ha podido ser destruida pero tampoco reparada.

Cada 26 de agosto, Polonia celebra el día de la Virgen de Czestochowa, imagen que se convirtió en un símbolo nacional y una de las reliquias más veneradas. ¿Sabes por qué? Esta es su asombrosa historia.

La Virgen Negra: la milagrosa imagen que no permite ser reparada ni destruida

La enigmática antigüedad de la imagen

La antigüedad de esta imagen es tan grande que se desconocen sus orígenes. Según la tradición, se atribuye su creación a San Lucas, el evangelista, que “pintó un retrato de la Virgen en la mesa de madera de cedro en la que había comido”.

Se dice que Santa Elena, la reina madre del emperador Constantino, localizó el retrato durante su visita a Tierra Santa y lo llevó a Constantinopla en el siglo IV.

Después de permanecer allí durante cinco siglos, supuestamente fue transferido en dotes reales hasta que llegó a Polonia y la posesión de Ladislao en el siglo XV.

El asombroso episodio de los caballos

Existe un relato que liga a la imagen con unos caballos que la cargaban en un carro. Durante el tiempo de las invasiones, Ladislao movilizó el cuadro a una zona más segura. La imagen fue llevada a Czestochowa, donde se encontraba el monasterio de Jasna Gora.

Allí se colocó en una pequeña iglesia de madera llamada así por la Asunción. A la mañana siguiente, después de que el retrato fuera cuidadosamente colocado en su carro, los caballos se negaron a moverse.

Al aceptar esto como una señal celestial de que el retrato permanecería en Czestochowa, San Ladislao hizo que la imagen se devolviera solemnemente a la Iglesia de la Asunción.

Dañada pero no destruida

Según se cuenta, la imagen estuvo por cerca de cinco siglos en Constantinopla, actual Estambul, en Turquía. En aquella época, muchos enemigos sitiaron Constantinopla y el ícono se convirtió en un centro de esperanza para la gente de la ciudad.

Una vez, cuando la ciudad fue atacada y la capilla se incendió, todo fue destruido excepto una pequeña sección de la pared en la que se encontraba esta imagen de la Virgen Negra.

También se dice que durante la época de Ladislao, la imagen fue dañada durante un asedio, por una flecha tártara, “causando una cicatriz en la garganta de la Santísima Virgen”.

En 1430, los husitas robaron y dañaron la preciosa imagen. Uno de los ladrones sacó su espada, golpeó la imagen e infligió dos cortes profundos. Mientras se preparaba para infligir una tercera herida, cayó al suelo y se retorció de agonía hasta su muerte.

La imagen no permite ser reparada

Si este aspecto de la imagen de la Virgen Negra ya es asombroso, aún hay más. Según la tradición, el cuadro no permite ser reparado.

Los repetidos esfuerzos de artistas expertos para parchear las cicatrices fracasaron. Cada vez que lo intantaban, reaparecían los cortes faciales. Se cree, que fue la voluntad de María por lo que las cicatrices debían quedar como señal para todos los que quisieran profanar Su Santuario.

¿Venció un ejército?

En julio de 1655, Polonia fue invadida por suecos procedentes del norte con el objetivo de construir un Gran Imperio Báltico, unido por la fe protestante. El 18 de noviembre de 1655, después de capturar la mayor parte del país y obligar al rey polaco a esconderse en el extranjero, los suecos se acercaron a Jasna Gora.

Sin embargo, a pesar del asalto de artillería pesada de 36 cañones, los ataques y el fuerte asedio de 3000 regimientos suecos fuertes, el monasterio con solo 70 monjes, 170 soldados y 20 nobles polacos resistió. Después de cuarenta días, los suecos se retiraron. El prodigio fue atribuido a la Nuestra Santa Madre y su imagen.

La explicación según los especialistas

Más allá de los relatos de la tradición, algunos especialistas brindaron lo que consideran es la explicación más adecuada sobre algunos aspectos de la imagen de la Virgen Negra.

Leonard Moss afirma: “la figura tiene una forma claramente bizantina de los siglos XIII-XIV”. Janusz Pasierb afirma de la imagen que “en 1434 se pintó prácticamente de nuevo” debido a los grandes daños causados ​​por el vandalismo.

Agrega que “los autores de la nueva versión fueron fieles al original en cuanto a su contenido”. Esto podría explicar la persistencia de las marcas de daño mencionadas anteriormente.

Finalmente, tenga en cuenta que Pasierb ve el prototipo de Nuestra Señora de Czestochowa como “un icono bizantino … que desde el siglo V en adelante había sido adorado en una iglesia en el barrio ton hodegon de Constantinopla”.

Más allá de estas explicaciones, la imagen de la Virgen Negra es un símbolo que une a los polacos y extranjeros a Nuestra Santa Madre María.

¡Nuestra Señora de de Czestochowa, ruega por nosotros!

Este artículo utilizó información de marianvalley y la University of Dayton.

[Ver: “Vengo a aliviar el sufrimiento”, la milagrosa aparición de la Virgen de los Pobres]

[Ver: “Satanás se quedará ciego”: la revelación de la Virgen sobre las Llamas de Amor de su corazón]

Compartir:

Comentarios

comentarios