Con esta milagrosa oración Santa Elena reconoció la verdadera Cruz de Cristo

Santa Elena
Créditos: Infovaticana / Wikipedia

Cada 18 de agosto celebramos a Santa Elena, quien rescató la Cruz de Cristo, la reliquia que hoy conocemos como la Santa Cruz. ¡La historia es asombrosa!

La oración milagrosa ayudó a Santa Elena a reconocer la Santa Cruz

La madre del emperador romano Constantino, Santa Elena, convertida al cristianismo, decidió realizar una peregrinación a Tierra Santa para localizar el lugar donde ocurrieron los acontecimientos importantes en la vida de Jesucristo

Estaba invadida por un inmenso deseo de preservar las reliquias de la fe cristiana que allí permanecieron. Uno de sus objetivos era encontrar el lugar de la crucifixión de Jesús y la misma cruz en la que fue colgado.

Al entrevistar a muchos lugareños, y con la ayuda del obispo de Jerusalén, San Macario,  descubrió el lugar  y encontró la Santa Cruz que los judíos habían escondido previamente.

Según el historiador Rufinus, la identidad de la Santa Cruz fue confirmada por una curación milagrosa después de que San Macario recitara esta oración:

“Oh Señor, que por la pasión de tu único Hijo en la cruz, te dignaste restaurar la salvación a la humanidad, y que incluso ahora has inspirado a tu sierva Elena a buscar la madera bendita en la que fue clavado el autor de nuestra salvación, muestra claramente cuál fue, entre las tres cruces, la que se levantó para Tu gloria. 

Distinguirla de las que solo sirvieron para una ejecución común. Dejemos que esta mujer que ahora está expirando regrese de las puertas de la muerte tan pronto como sea tocada por la madera de la salvación”.

La mujer tocó la Santa Cruz y se curó. 

La fecha de este descubrimiento y milagro, según la tradición, fue el 3 de mayo de 326 d.C. Santa Elena hizo construir una iglesia en el lugar original de la crucifixión, sepultura y resurrección de Jesús, conocida como la  Iglesia del Santo Sepulcro . 

Su hijo Constantino dedicó esta iglesia del 13 al 14 de septiembre del año 335 d.C. Incluso hoy, las  Estaciones de la Cruz  en Jerusalén, o la Vía Dolorosa, terminan en este mismo lugar.

¡Santa Elena, ruega para que podamos reconocer nuestra cruz y cargarla junto a Cristo!

Este artículo apareció originalmente en Get Fed de Catholic Company .

[Ver: La Gruta de la Leche, el lugar milagroso donde María cuidó a Jesús]

[Ver: Escucha al papa emérito Benedicto XVI cantar el Regina Coeli]

Compartir:

Comentarios

comentarios