Capital de Corea del Norte se consagra a Nuestra Señora de Fátima

Nuestra Señora de Fátima
Créditos: El Mundo / Álvaro García Fuentes vía Cathopic

La consagración a Nuestra Señora de Fátima tiene un poder inmenso. En sus apariciones en 1917, la Virgen pidió que consagraran Rusia a su Inmaculado Corazón para evitar una catástrofe: que los errores del comunismo se esparcieran por el mundo promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia.

Consagración a Nuestra Señora de Fátima: la esperanza de Corea del Norte

Con este antecedente, el arzobispo de Seúl, el cardenal Andrew Yeom Soo-jung decidió consagrar la Diócesis de Pyongyang a Nuestra Señora de Fátima.

El día de la consagración fue el 15 de agosto, fecha en que la Iglesia celebra la Solemnidad de la Asunción de la Virgen. Además coincide con el “Día de la Liberación”, la fecha en que Corea fue liberada del dominio colonial japonés.

“En este año significativo, que marca el 75 aniversario de la Liberación [de Corea] y el 70 aniversario del estallido de la Guerra de Corea, decidí dedicar la Diócesis de Pyongyang a Nuestra Señora de Fátima a través de una cuidadosa oración y discernimiento”, escribió el cardenal Yeom.

“Espero que la Iglesia de Corea del Norte pueda alabar al Señor nuevamente con alegría y paz tan pronto como sea posible a través de la protección y ayuda de Nuestra Señora”, señaló.

Además, el cardenal afirmó: “Espero que llegue pronto el día en que podamos compartir la alegría y la felicidad de la Asunción con nuestros hermanos y hermanas norcoreanos“.

Con la consagración a Nuestra Señora de Fátima, el Arzobispo de Pyongyang busca la protección de la Virgen para todos los cristianos.

La terrible situación de los cristianos

El sufrimiento de los cristianos en Corea del Norte continúa. Un informe publicado por la comisión de derechos humanos de las Naciones Unidas el 28 de julio detalla la violencia sexual, el aborto forzado y la tortura de mujeres en las cárceles de Corea del Norte.

El informe se basa en entrevistas con mujeres norcoreanas que fueron detenidas en Corea del Norte entre 2009 y 2019.  Habían intentado escapar cruzando la frontera entre China y Corea.

Una red informal de grupos cristianos y ONG gestiona un “ferrocarril subterráneo” para llevar a estos fugitivos norcoreanos fuera de China. Sin embargo allí se enfrentan a la repatriación.

El cardenal Yeom dijo que no hay un solo sacerdote activo en Corea del Norte. “Como jefe de la Arquidiócesis de Seúl y la Diócesis de Pyongyang, creo que la gracia especial de Dios es necesaria para resolver esta desafortunada realidad“.

El cardenal pidió a los cristianos coreanos que apoyen y practiquen la evangelización con determinación. Así busca que los católicos norcoreanos puedan algún día disfrutar de la libertad de fe como fruto de esta dedicación mariana.

¡Nuestra Señora de Fátima, ruega por los cristianos perseguidos!

Este artículo fue originalmente publicado en Catholic News Agency.

[Ver: Virgen de Fátima visitó una cárcel en Argentina y así reaccionaron los presos]

[Ver: Las 5 gracias que rezar el rosario diariamente puede dar a tu mi familia]

Compartir:

Comentarios

comentarios