“Satanás se quedará ciego”: la revelación de la Virgen sobre las Llamas de Amor de su corazón

Llama de Amor
Crédito: Wikimedia Commons

Según Isabel Kindelmann, una mujer húgara muy devota, la Virgen María le reveló este instrumento para la salvación de los hombres: la Llama de Amor de su Inmaculado Corazón.

Isabel vivió en Hungría entre 1913 y 1985. Entre esos años, habría recibido una revelación privada de Nuestra Señora. La Virgen le habría pedido que difundiera la devoción a la Llama de su Amor, como una forma de combatir el dominio del demonio sobre el mundo.

Las experiencias y mensajes que Isabel Kindelmann alega haber recibido de la Virgen se encuentran reunidos en su Diario Espiritual.

Como toda revelación privada, ningún católico tiene la obligación de creer en ella y se debe proceder con prudencia. Siempre el criterio para aceptar las supuestas revelaciones es que jamas contradigan los Santos Evangelios, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia.

La Llama de Amor de su Inmaculado Corazón

En el año 1962, Isabel dice haber recibido el primer mensaje de la Virgen mientras realizaba una oración de reparación a Jesús. Entonces la Virgen se manifestó y le dijo sollozando:

Quiero que así como conocen mi Nombre en el mundo, conozcan también la Llama de Amor de mi Corazón que hace milagros en lo profundo de los corazones“. (P.376)

“Con ésta Llama llena de gracias que de mi Corazón les doy a ustedes, enciendan todos los corazones en todo el país, pasándola de corazón a corazón. Éste será el milagro que, convirtiéndose en un incendio, con su fulgor cegará a Satanás. Éste es el fuego de amor de unión que alcancé del Padre Celestial por los méritos de las Llagas de Mi Hijo Santísimo“. (P. 38)

Cegará a Satanás

Según habría revelado la Virgen, la devoción a la Llama de Amor no sólo ayudaría a la salvación de muchos sino que cegaría a Satanás y liberaría las almas del Maligno.

“¡Dense prisa, hijita mía! Ya está cerca el momento en que mi Llama de Amor se encenderá y en aquel momento Satanás se quedará ciego, y eso Yo les quiero hacer sentir, para aumentar su confianza. Esta les dará gran fuerza.

Esta fuerza la sentirán todos aquellos a quienes llegue. Por que no solamente en las naciones que me han sido encomendadas sino en toda la redondez de la tierra va a encenderse y se extenderá por todo el mundo.

Aún en los lugares más inaccesibles, porque para Satanás no hay lugar inaccesible, saquen fuerza y confianza. Yo apoyaré su trabajo con milagros nunca vistas hasta ahora, que imperceptible, mansa y silenciosamente va obrar la reparación de mi Hijo Santo”.

¿Y qué pidió la Virgen?

Según esta mística católica, Nuestra Señora le pidió varias cosas, como sacrificios, penitencia, devoción a la Divina Misericordia y la veneración de las cinco llagas de Jesús. Pero además que tuvieran una Hora Santa de reparación en familia, y que rezaran un jaculatoria.

Hora Santa de reparación en familia

“Hija mía, ruego que consideres los jueves y viernes como días especiales de gracia y en estos días ofrezcan a mi Santo Hijo una reparación muy especial. La manera de hacerla es la Hora Santa de Reparación en la familia.

Esta hora que pasarán en familia haciendo reparación, comiéncenla con lectura espiritual y continúen con el rezo del Santo Rosario. Háganlo por lo menos entre dos o tres, porque donde dos o tres se reúnen, allí está mi Santo Hijo.

Al comenzar, santígüense cinco veces y mientras lo hacen ofrézcanse por medio de las Llagas de mi Santo Hijo al Eterno Padre. Hagan lo mismo al terminar. Santígüense de esta manera también al levantarse y al acostarse por medio de mi Hijo Santísimo al Eterno Padre y su corazón se llenará de gracia”. (P.378)

Jaculatoria para el Ave María

“A la oración con que me honran, el ‘Ave María’, incluyan esta petición y de la manera siguiente: Dios te salve, María, llena de gracia… Ruega por nosotros pecadores, ‘derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor sobre toda la humanidad’, ahora y en la hora de nuestra muerte, amén”.

No obstante la Virgen también habría dicho: “No quiero cambiar la oración con que me honran (el Ave María), sino que quiero sacudir con ésta súplica a la humanidad. Esta no es una nueva fórmula de oración, debe ser una súplica constante”.

¿Tú que crees?

[Ver: Religiosa tuvo una experiencia mística de la Divina Misericordia y escribió esta oración]

[Ver: Los Misterios que los ángeles caídos se negaron a aceptar según una mística católica]

Compartir:

Comentarios

comentarios