“Tu iglesia doméstica puede ser un refugio del caos”, la experiencia de una madre católica

Iglesia doméstica
Créditos: Carlos Daniel vía Cathopic.

Hoy más que nunca necesitas fortalecer tu iglesia doméstica. Muy probablemente en algún momento te has preguntado si puedes vivir tu fe en plenitud en un mundo que se aleja cada vez más de Dios y la Iglesia.

En un artículo publicado en el National Catholic Register, una madre católica comparte su opinión sobre cómo la iglesia doméstica puede ser un refugio para vivir el Evangelio en una sociedad alejada de Cristo.

Aquí te compartimos las partes que creemos más importantes de su reflexión.

“Tu iglesia doméstica puede ser un refugio del caos”

La iglesia doméstica siempre fue importante, pero ahora podría importar aún más.

A menos que hayas estado viviendo bajo una roca, lo que, francamente, suena bastante bien ahora, sabes que nuestra cultura se ha sumergido en el caos. Quizás lo peor de todo es que no parece haber un final a la vista.

Veo la forma en que las cosas están evolucionando en casi todas las formas posibles y simplemente no sé qué depara el futuro para nuestra sociedad, o para la Iglesia Católica, o para mis hijos, o para nuestra capacidad de vivir y adorar libremente.

Si antes creíamos que teníamos el control, ahora sabemos que claramente no lo tenemos .

Pero, en cambio, haré todo lo posible para contarte un par de cosas que sé, y la primera es simplemente que tu iglesia doméstica es algo independiente de lo que esté sucediendo fuera de tu puerta.

Todavía puede buscar el amor, la justicia y la paz dentro de su familia. Puede cantar himnos, leer excelentes escritos espirituales y rezar un Rosario todas las noches. También enseñar a sus hijos la verdad objetiva y real, maravillarse con los dedos de las manos y los pies de un bebé pequeño y perseguir lo bueno y lo bello.

Puede vivir su fe, volverse más santo y guiar a sus hijos a hacer lo mismo.  Independientemente de cómo se desarrollen las noticias o los tweets del día, puede tener un hogar marcado por la fe, la esperanza y el amor.

Por supuesto, lo segundo que sé es que no somos completamente inmunes ni estamos aislados de lo que sucede a nuestro alrededor en nuestras comunidades y el mundo en general. Dios nos ha colocado a ti, a mí y a nuestras respectivas familias, aquí y ahora, por una razón

No somos criaturas incorpóreas flotando fuera del espacio y el tiempo. No, al contrario, estamos diseñados para estar en (pero no del) mundo, en pos de la misericordia, la justicia y el amor.

Mientras mi esposo y yo hemos reflexionado, orado y discutido estas preguntas durante los últimos meses, hemos decidido que, en última instancia, debemos volver a dedicarnos al largo trabajo de amar a nuestro Señor y dar forma a nuestra familia de la mejor manera posible.

Hemos vuelto a comprometernos con un Rosario familiar todas las noches. Estamos reservando más tiempo para la instrucción del catecismo y la discusión con los niños, desde niños pequeños hasta adolescentes.

Estamos dando prioridad a la importancia de la comunidad y la conexión con otras familias de ideas afines.

Básicamente, tenemos que ser capaces de informarnos (y plantear problemas) sin caer en la desesperación, ver las cosas como son sin perder la esperanza. Dios es el mismo ayer, hoy y mañana. Está tan activo en el mundo como siempre y estamos llamados a hacer su trabajo. Lo mejor de todo es que estamos llamados a estar en relación con Cristo y a ser parte de Su Iglesia, ¡la plenitud de la fe!

Siempre, siempre se encuentran buenas noticias, incluso en la oscuridad. Y su iglesia doméstica puede ser absolutamente un refugio, incluso (y tal vez especialmente) cuando el cielo se está cayendo”.

¿Tú que piensas?

Este artículo fue escrito por Brianna Heldt y publicado en National Catholic Register

[Ver: Cuando un adolescente bloqueó marcha del orgullo gay con cruz y rosario en mano]

[Ver: ¿La mariquita toma su nombre de la Virgen María? ¿Cómo es eso?]

Compartir:

Comentarios

comentarios