Conoce la forma de ayudar a un familiar o amigo moribundo desde tu casa

Coronilla de la Divina Misericordia
Créditos: Wikipedia

Una de las oraciones más poderosas en la faz de la tierra es la coronilla de la Divina Misericordia. Esto se aplica especialmente a los moribundos. Así cuenta el sacerdote Fr. Gabriel Lickteig su experiencia en el acompañamiento de las personas a momento de su muerte.

Nuestro Señor le dijo una vez a Santa Faustina estas palabras sobre la Coronilla de la Divina Misericordia:

“Hija mía, anima a las almas a que digan la Coronilla que te he dado. Me agrada conceder todo lo que me piden rezando la coronilla… Escribe que cuando digan esta coronilla en presencia de los moribundos, me interpondré entre mi Padre y la persona moribunda, no como el juez justo sino como el salvador misericordioso…” (Diario de Santa Faustina, 1541)

¡Qué promesa tan asombrosa hecha por Nuestro Señor! ¡Se interpondrá entre la persona moribunda y su Padre como el Salvador misericordioso!

Permítanme compartir con ustedes una conversación que tuve una vez y cómo se relaciona con la vida de Santa Faustina en lo que respecta a rezar la coronilla por los moribundos.

Hablé con una enfermera que dijo que había rezado la Coronilla de la Divina Misericordia con uno de sus pacientes moribundos.

Mientras rezaba, sintió como una ráfaga junto a ella y salió de la habitación. Esta narración me dejó alucinado, en parte debido a la historia en sí, pero también debido a un relato similar de Santa Faustina.

Faustina, la gran santa de la Divina Misericordia, relató una experiencia similar durante su vida. Sin embargo, lo que hizo diferente la experiencia de Santa Faustina es que vio lo que sucedió detrás de escena, más allá del velo en el ámbito de lo sobrenatural.

Santa Faustina lo describe en sus escritos. Nuestro Señor le dijo:

“Hija mía, ayúdame a salvar a cierto pecador moribundo. Di la coronilla que te he enseñado para él.

Faustina luego declaró:

“Cuando comencé a decir la coronilla, vi al hombre muriendo en medio de un terrible tormento y lucha. Su Ángel Guardián lo estaba defendiendo, pero él era, por así decirlo, impotente contra la enormidad de la miseria de las almas.

“Una multitud de demonios estaba esperando el alma.

“Pero mientras decía la coronilla, vi a Jesús tal como está representado en la imagen. Los rayos que salieron del Corazón de Jesús envolvieron al hombre enfermo, y los poderes de la oscuridad huyeron en pánico.

“El hombre enfermo respiró pacíficamente por última vez. Cuando volví a mí mismo, entendí lo importante que era la coronilla para los moribundos. Apacigua la ira de Dios “. (Diario de Santa Faustina, 1565)

Como si este episodio no fuera suficiente para convencernos de rezar la coronilla por la persona moribunda, Nuestro Señor también agregó esta promesa:

“A la hora de la muerte, defiendo como Mi propia gloria cada alma que dirá esta coronilla; o cuando otros lo dicen por una persona moribunda, la indulgencia es la misma “. (Diario de Santa Faustina, 811)

Estas promesas, simplemente, son enormes y sorprendentes.

Dado el hecho de que rezar esta coronilla lleva unos 5-7 minutos, esta es una obra de misericordia increíble y vivificante que está al alcance de todos.

Dejémonos convencer de que a través del testimonio de Santa Faustina y el secretario de la misericordia de Dios, una de las mejores cosas que podemos hacer por una persona moribunda es rezar la Coronilla de la Divina Misericordia por ellos.

He visto de primera mano el poder de esta corona en lo que respecta a los moribundos, no solo en mi conversación con la enfermera mencionada anteriormente, sino en mis muchas experiencias al proporcionar los últimos sacramentos.

Ruego rutinariamente la Coronilla de la Divina Misericordia por la persona moribunda en mi camino para verlos. Me gusta pensar que es un “fuego encubierto” cuando me acerco con la misericordia del Señor manifestada en los sacramentos.

Muchas veces, mientras estoy en la habitación con la persona moribunda, percibo las manos misericordiosas del Señor sosteniéndolas, como solo Él, el Buen Pastor, puede hacerlo.

La misericordia de Dios es asombrosa. Él quiere que todos Sus hijos estén en casa con Él, no importa cuán oscuros sean sus pecados, y no importa cuántos demonios los esperen.

Él mismo declaró a Santa Faustina que “cuanto mayor es el pecador, mayor es el derecho que tienen a Mi misericordia”.

Con todo el aliento que pueda reunir, te invito: la próxima vez que escuches que alguien está muriendo, especialmente aquellos cercanos a ti, tómate 5-7 minutos y reza la Coronilla por ellos. Ayuda al Señor a salvarlos.

Qué cosa tan asombrosa es cooperar con la introducción de un alma a la vida eterna en la casa del Padre, hacer huir a los demonios cuando brotan los rayos de la Divina Misericordia.

Terminemos con esta oración directamente de los labios de Santa Faustina:

“Oh Jesús, inspira a las almas a orar a menudo por los moribundos” (Diario de Santa Faustina, 1015).

El artículo original fue escrito por el padre Fr. Gabriel Lickteig para ChurchPOP.com

[Ver: ¿Quieres ser un devoto del Sagrado Corazón? ¡Cumple estas tres cosas!]

[Ver: ¿Una manifestación de la Divina Misericordia? Esto ocurrió durante la transmisión de una misa el domingo]

Compartir:

Comentarios

comentarios