¿Cómo será el Juicio final? Todo lo que un cristiano debe saber

Juicio final
Crédito: Wikipedia

Quizás alguna vez te preguntaste cómo sería el Juicio final, aquel momento que marcará el fin de los tiempos. ¡En este artículo te contamos lo más importante que un cristiano debe saber!

Muchas veces, cuando pensamos en este último juicio lo hacemos con aquella visión típica que surgió en la Edad Media. Los medievales vivían la idea del juicio con angustia y temor porque Cristo vendría a juzgar nuestras faltas.

Sin embargo, en el cristianismo antiguo veían el Juicio final con una profunda esperanza en la restauración definitiva en Cristo y la salvación de los buenos. Recuperando esta fe compartimos todo lo que tienes que saber sobre este momento crucial en la historia de la salvación.

El Juicio final

¿Cuándo ocurrirá?

Por las Sagradas Escrituras sabemos que ocurrirá después de la resurrección de los muertos.

¿A quiénes se juzgará?

Estarán sometidos los malos y los buenos por igual, pero con una significación distinta para los pecadores y los que murieron en amistad con Dios. Para los buenos significará la confirmación de su comunidad con Cristo, para los pecadores significará condena eterna.

¿Quién será el Juez?

Aunque es el Padre quien tiene la última palabra sobre el destino del hombre, hablará por medio de Cristo. Durante la historia terrena los hombres tuvieron libertad para decir todo tipo de cosas en contra de Dios y Él guardó silencio. En el momento del juicio sólo hablará Él y toda la creación tendrá que oírle.

El cielo y la tierra desaparecerán y sólo quedará -según la visión de San Juan- en el espacio infinito el trono blanco, y sentado en él el juez de los vivos y los muertos.

¿Cómo se juzgará?

La medida del juicio será el amor de Dios revelado en Cristo. Cristo será la norma según la cual el Juez dará esta última sentencia, no la idea del bien o el mal en general sino la relación con la persona viva de Cristo, la medida en que cada uno se han dejado configurar por ese amor.

El amor de Cristo se realiza en el amor a los hermanos, el amor al prójimo es amor a Nuestro Salvador, y toda negación de ayuda al hombre es una negación hecha a Jesús.

¿Y qué pasará?

El juicio final separará lo bueno y lo malo. Los buenos serán liberados para siempre de la compañía de los malos, y estos últimos serán arrojados para siempre de la comunidad de los buenos.

¿Qué se juzgará?

Se juzgarán todas las acciones y pensamientos de la criatura desde el principio hasta el fin. Todo se hará público para que cada uno pueda reconocer que la existencia que Cristo a inaugurado es la única verdadera y auténtica.

Al mismo tiempo será visible para todos el número de pecadores arrepentidos y perdonados, pero no será para vergüenza suya  sino para gloria de Dios. Se verá cómo el amor de Dios perfecciona al hombre aún después de las negaciones y rebeliones.

Al final ser verá toda la verdad de todo lo creado por el hombre con intención buena o mala. Se verá cómo aquello que parecía grande y poderoso resultó pequeño y corruptor, así como lo que insignificante se verá como salvador.

Y después de todo esto nacerá un nuevo mundo, la Jesusalén celeste.

¡Ven Señor Jesús!

Fuente: Michael Schmaus, Manual de Teología Dogmatica.

[Ver: ¿Sabías cuál es la Hora de la Misericordia? Cuando Jesús concede lo que pidas]

[Ver: ¿Por qué Dios permite las enfermedades?]

Compartir:

Comentarios

comentarios