Un himno a la Santísima Trinidad para rezar en familia

Himno a la Santísima Trinidad
Créditos: Wikipedia

Comúnmente se lo conoce como Trisagio Angélico y es un himno a la Santísima Trinidad que repite tres veces la palabra santo en honor Dios, Uno y Trino.

La fiesta de la Santísima Trinidad se celebra el primer domingo después de Pentecostés y recuerda este inmenso misterio de un Dios que se revela como comunidad de personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Tres personas, una sola esencia divina.

El himno se reza los durante tres días, empezando el viernes antes de esta fiesta, y es una oración de alabanza y adoración a la Trinidad Beatísima.

¡Aprovecha a rezarla con tu familia! Una persona dirige al grupo (V) y los otros contestan (R).

Trisagio o Himno a la Santísima Trinidad

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

V. Señor, ábreme los labios.

R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

V. Dios mío, ven en mi auxilio.

R. Señor, date prisa en socorrerme.

V. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Se rezan tres decenas del siguiente modo cada una)

En primer lugar, dicen todos la deprecación Santo Dios…; después, como de costumbre, alternan el que dirige el rezo de las oraciones y los demás. A con­ti­nuación, se repiten nueve veces los versos siguientes, diciendo el que dirige el rezo de las oraciones A Ti la Alabanza… y respondiendo todos: Santo…; al terminar se añade Gloria al Padre…

Todos: Santo Dios, Santo fuerte, Santo inmortal, ten mi­se­ri­cordia de nosotros.

Padre nuestro.

V. A Ti la alabanza, a Ti la gloria, a Ti hemos de dar gracias por los siglos de los siglos, ¡oh Trinidad Beatísima!

R. Santo, Santo, Santo Señor Dios de los ejércitos. Llenos están los cielos y la tierra de tu gloria.

V. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Las otras dos decenas se dicen del mismo modo, comenzando por las palabras Santo Dios, etc).

Al terminar la última decena, todos dicen la siguiente:

Antífona

A ti Dios Padre no engendrado, a ti Hijo unigénito, a ti Espíritu Santo Paráclito, santa e indivisa Trinidad, con todas las fuerzas de nuestro corazón y de nuestra voz, te reconocemos, alabamos y bendecimos; gloria a Ti por los siglos de los siglos.

V. Bendigamos al Padre, y al Hijo, con el Espíritu Santo.

R. Alabémosle y en­sal­cémosle por todos los siglos.

Oración

Oh Dios to­do­poderoso y eterno, que con la luz de la verdadera fe diste a tus siervos conocer la gloria de la Trinidad eterna, y adorar la Unidad en el poder de tu majestad: haz, te suplicamos, que, por la firmeza de esa misma fe, seamos defendidos siempre de toda adversidad. Por Cristo nuestro Señor.

R. Amén. Terminada la oración, todos añaden: Líbranos, sálvanos, vivifícanos, ¡oh Trinidad Beatísima!

¡Esperamos que este himno a la Santísima Trinidad te ayude a unirte en familia!

La oración la hemos extraído de opusdei.org.

[Ver: Súmate a combatir la pandemia con esta oración a san Rafael Arcángel]

[Ver: La razón por la que el Cura de Ars fue el santo más odiado por el demonio]

Compartir:

Comentarios

comentarios